De la soledad a la búsqueda de la gloria

David Salvador ha vivido largos meses en la soledad del ‘banquillo’. Viendo el transcurrir en la temporada sin que su nombre apareciera en los carteles. Malos tiempos para la lírica en el mundo novilleril, sin apenas programación de festejos menores y los escasos que se celebran copados por los mismos nombres y dejando sin apenas … Sigue leyendo De la soledad a la búsqueda de la gloria

¡Aquellas ferias de Logroño!

Tiempos de la vieja Manzanera cuando Logroño, taurinamente, era un vergel. Ya con la temporada exprimida, en época de vendimia y, casi siempre, acompañados de un tiempo revuelto, los primeros ‘sanmateos’ que conocí sellaron para siempre una íntima relación con esa tierra. Desde entonces en pocas ocasiones falté a la cita anual escrita en decenas … Sigue leyendo ¡Aquellas ferias de Logroño!

Un atentado ecológico en el Huebra

Las mañanas dominicales de agosto hemos sentido el inmenso privilegio de descubrir los encantos del Huebra. A pinrel desde las faldas del Cervero, justo en el nacedero hasta el hermoso paraje de Yecla que recibe las aguas del Yeltes. Preciosa excusión dividida en varias etapas para disfrutar de un río tan charro y tan cambiante, con … Sigue leyendo Un atentado ecológico en el Huebra

Treinta años de periodismo y toros

Lejos quedan aquellas ferias de los ochenta. Tiempos de reinado del Niño de la Capea, de Julio Robles, que despertaba el volcán de su plenitud artística. El Viti, el gran señor y maestro del toreo salmantino, llevaba ya unos años retirado y asomando su figura a La Glorieta –ya con la inconfundible cabellera plateada-, para … Sigue leyendo Treinta años de periodismo y toros

Los viejos caballos del tiovivo

A Pío Baroja le gustaba el ayer. Prefería los viejos caballitos de su infancia a las modernidades de su vejez con los intermitentes juego de luces y los sonidos estridentes. Era más feliz con los recuerdos añejos que llenaban de luz su alegría infantil que la algarabía de la madurez, por lo que escribió una … Sigue leyendo Los viejos caballos del tiovivo