Adiós a Limeño, el rey de los Miura

Se fue Limeño en silencio. Como era su vida. Sin dar un ruido y ajeno a cualquier algarabía. Porque a José Martínez ‘Limeño’ siempre le gustó pasar tan inadvertido que incluso apenas le gustaba hablar de esos momentos tan gloriosos que protagonizó en el toreo durante la pasada década de los 60. Sobre todo en la plaza de Sevilla al abrir cuatro años consecutivos la Puerta del Príncipe, en tres ocasiones tras desorejar a los toros de Miura, hierro tan aliado a sus trayectoria. Sin embargo los contundentes triunfos no le valieron para torear en Madrid –plaza en la que triunfó de novillero–, ni en las ferias del norte, lo que le impidió ser figura, por lo que un día de 1971, aburrido y desengañado, decidió marcharse. Aunque reapareció en dos ocasiones, en ambas de manera fugaz.

Recuerdo a Limeño en sus tiempos de veedor de toros, arte en el que fue figura. Viajaba con frecuencia a Salamanca, siempre con su apostura natural y sencillez. Se hospedaba en El Cruce de La Fuente de San Esteban y fueron muchas las veces que lo saludé y compartí un rato de agradable conversación. Porque Limeño era un señor. Un santo varón.

PepeLimeño_12

 

De él escribí lo siguiente en el libro ‘Mi Verdad del Torero’:

“O el caso especial y sorprendente de un valiente que brilló, por encima de las demás, en las corridas de Miura como fue José Martínez ‘Limeño’, quien en tres años logró cuatro Puerta del Príncipe y no le sirvió ni siquiera para torear en Madrid de la forma merecida cuando estaba embalado. Aunque aquí pesó en su contra que era apoderado por Diodoro Canorea, quien en esos momentos, estaba peleado con la empresa de Madrid. Limeño, que fue grande, fue figura en Sevilla, plaza en la que tuvo infinidad de partidarios y en la extensión de las plazas de su rincón gaditano, fue otro caso inexplicable de injusticias que existen en el toreo. Aunque su leyenda de valiente no se la quita nadie, como tampoco su amor a la Fiesta, a la que ama sin ningún tinte de amargura en sus palabras y a la que sigue vinculado desde su profesión de veedor de toros en el campo”.

dentro2

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “Adiós a Limeño, el rey de los Miura

  1. Leo en silencio la triste noticia del fallecimiento del maestro Limeño. Solo lo vi en un par de ocasiones, las dos junto al maestro Pedrés.
    Un miércoles del mes de abril, me llevaron en la DKV de D.Miguel Arjona al Collado de Malvarin, de D.Fernando de Velasco. También iban Pepe «porvenir»y mi padre. Y por supuesto yo. Ese día me iba a poner delante de mi primer becerra( erala). Corría el año 59 o 60
    Mi primera vez, me sentí el amo del mundomundo. Quería ser torero.
    Ese recuerdo de los dos maestros perdura en mis recuerdos.
    D.E.P. Maestro Limeño.
    Pedro, un fuerte abrazo.
    Paco, eres un fenómeno, da gusto leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *