Nuestro homenaje a López Simón

Texto de presentación y video (Gracias a las imágenes de Canal Plus Toros, Culturo y Taurovideos) con el que recibimos al ganador del V premio a la Excelencia del toreo de GlorietadIgital y Café Torero: 

POR CARLOS MATEOS

«La única razón para que el tiempo exista, es que no nos ocurra todo a la vez, decía Einstein. A Alberto López Simón se le cruzan los relojes en el albero y en la vida: es el nilo es posiblesi esente de la Fiesta con la violencia que sde su capotea. lo es posible si esente de la Fiesta con la violencia que sde su capotea. ño que decidió que estaba dispuesto a entregar su vida al toro, el huracán que agita el presente de la Fiesta con la violencia del viento que arrastra todos los saberes del pasado y las ambiciones del futuro, el hombre que hoy se enfunda el terno del torero del mañana.

Por eso, en esta quinta edición de los premios Glorieta Digital a la excelencia en el Toreo, queremos premiar a esa verdad escondida en muy pocos artistas, que hablan esa lengua silenciosa que es la genialidad.

Nuestro premio surgió de una tribuna libre, nuestra web glorietadigital.es, en la que nada pesan intereses de empresarios ni amiguismos con toreros, y como Cañamero y yo somos de letras, mucho menos pesan los números fríos, que aquellos que quieren reducir a estadísticas los sentimientos, aplican para escalafones que a nadie importan. Al menos para el buen aficionado, las orejas no son goles, ni puntos en una clasificación, sino una simple tradución de un aplauso comunal, de un abrazo que agradece a quien te ha hecho sentir algo diferente. Eso es, eso representa este premio, que no es más que el abrazo de un grupo de aficionados a quien salvaguarda los valores y la excelencia de una forma de torear y vivir en torero.

Por eso, sin ser un premio a una faena, a una temporada, a una estocada… huyendo del tiempo efímero y fijándonos en la huella y el poso que han dejado en nosotros hombres como Juan Mora, Diego Urdiales, El Fundi o Javier Castaño, hemos querido premiar estilos diferentes, pero sobre todo miradas y hombres que comparten el sagrado valor de respetar y honrar las esencias del viejo arte de torear. De esa mentira que nos acerca a la verdad, que así definía Picasso a todo arte.

López Simón, de quien mejor nos hablará mi maestro Cañamero a continuación. Un torero que cita a Kurt Cobain: “prefiero que me odien por lo que soy a que me quieran por lo que no soy”, a Calamaro o a Sabina, es una actualización del rito; una APP del toreo que descargar en la memoria; y que más allá de llevar un año que parece un siglo de suculentos segundos vestidos de triunfo; dobla la apuesta al rojo sangre, si es necesario, cada tarde; porque los mitos se forjan con tiempo y sueños. En tiempos del paisaje corto y falso de los espejos, en los que muchas figuras empiezan a ser el reflejo de su pasado, Alberto se viste de rojo y prisa para torear más despació, pero mandar en el toreo cuanto antes. Lo dicho, un desafío al tiempo que nos regala en las plazas cada tarde, como si mañana fuera hoy».

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *