Madrid debe acoger la gran manifestación taurina

La manifestación de Valencia ya está en marcha y aunque se observen detalles que no encajen –la intempestiva hora junto al mangoneo de Simón Casas con el programado concurso matinal de recortes- hay que apoyarla y sacar las conclusiones positivas, al igual que todo lo que sume para el esplendor de la Fiesta. Siempre para tratar de quitar el óxido con la que ha sido castigada la Tauromaquia por la moderna política unido a las malas gestiones del sistema empresarial que actúa más pendiente de su estómago que de dar luz al espectáculo.

Debe quedar claro que la Fiesta no puede dar la actual imagen de inseguridad a ojos de la sociedad y de semejar un barco a la deriva en la mares de las dudas con la proliferación de estas manifestaciones que se ponen de moda, algo ocurrido el pasado año en Castellón y Valladolid. Y es que el gran problema de los taurinos ha sido la desunión reinante en todos sus ámbitos –excepto el colectivo de banderilleros y picadores– al olvidarse de remar juntos para poner a la Tauromaquia a flote de tanta problemática como la envuelve.

Se ha permanecido demasiado tiempo con los brazos cruzados y nadie ha movido un dedo cuando llegaban azotes por popa y por proa; a babor y a estribor. De todos los colores y ámbitos. Se perdió Barcelona y salvó un par de reacciones, hechas tarde y mal, no se protestó de la manera que se debía ante el grave atropello a la libertad; ni tampoco con Palma o La Coruña; o incluso con San Sebastián, aunque más tarde en esta capital al perder la alcaldía los proetarras de Bildu volvieron los toros.

Está claro que hay que mostrar la cultura y tradición al enemigo bajo la bandera de la unión y del enorme impacto que supone el toreo en la historia de España. De lo que ha significado y significa con sus cifras de empleo o el enorme movimiento económico como segundo espectáculo de masas del país, pero también su impresionante legado cultural del que han bebido todas las artes. Y en este punto incidir, una vez más, que siempre se han dejado pisar y robar el protagonismo natural que corresponde al toreo. Sin ir más lejos en el cine se entregan unos premios llamados ‘Goya’ y lo normal es que los taurinos hubiesen llevado esa distinción, por el hecho que don Francisco de Goya mojó sus pinceles en la inspiración taurina y en su época no existía el cine. Pero la Tauromaquia, históricamente, se deja pisar por los de fuera por culpa casi siempre de quien la mangoneado. ¡Y ahora cualquiera le tose a los cine! 3365776966_48c6dff919_b

¿Y cuál es la solución para dar el definitivo golpe en la mesa y hacerse sentir? Algo tan elemental como una manifestación de verdad y bien hecha, con todos los cabos bien atados. Que sea el orgullo del toreo y de los aficionados para que nos las trincheras de enfrente cesen sus tiroteos y los partidos enemigos de España que quieren erradicar se den cuenta que ese árbol es frondoso y no lo van a podar con la facilidad que creen.

La gran manifestación taurina debe celebrarse en Madrid el día 15 de mayo, festividad de San Isidro y domingo en esta ocasión, que es una fecha identificada en el corazón del mundo del toro gracias a la Feria de Madrid, la más importante del mundo, la que da y quita. Ese es el momento de dar el golpe de timón que se necesita y Madrid debe ser más taurina que nunca ese día para que, entre parejas de chulapos que van a la pradera del Santo, el centro de la capital albergue la manifestación cultural jamás conocida. Con miles y miles de personas llegadas de toda España. Con todos los profesionales y aficionados mostrando el orgullo de esta Fiesta que nos identifica.

Allí deben estar los grandes maestros que siguen despertando añoranza –Curro Romero, El Viti, Camino, Andrés Vázquez, Julio Aparicio Martínez, el viejo Litri, Paula, Capea, Domínguez, Teruel, Rincón, Curro Vázquez…–, junto a nombres ilustres de la actual torería –José Tomás, Juan Mora, Ponce, El Juli, Perera, Talavante, Urdiales…–, los ganaderos –Victorino, los Fraile, los Domecq, los Miura, los de las figuras, los de segunda línea, los de las duras y los de ‘segunda’…–. La Cultura al completo sin faltar Vargas Llosa, Sabina, Joan Manuel Serrat, Miquel Barcelo, Imanol Arias, Antonio Banderas, Bertín Osborne, Díaz Yanes, Echanove…–. También el mundo del periodismo con Carlos Herrera, Jiménez de los Santos, José Ramón de la Morena, Relaño, Carles Francino…, del no taurino y del taurino que deben volcarse en sus tribunas para apoyar al toreo en las horas que más lo necesita. Y también la gente del deporte con significada pasión por la Fiesta como Enrique Cerezo, Camacho, Del Bosque, Carlos Sainz, Induráin, Santana, Romay, Pirri… y también, claro está, todos los políticos normales (absténgase los corruptos, oportunistas y figurantes) buscando el compromiso de socialistas de distinguida afición como han sido José Bono, Múgica, Juan Antonio Arévalo, Miguel Cid, Alfonso Guerra, Corcuera…–, porque el PSOE siempre ha sido un partido taurino, aunque los memos que lo mangonean en la actualidad ignoren esa evidencia, sin dejar al margen a los demás colores con gentes de reconocida pasión taurina, que las hay a montones.

Esa gran manifestación es posible y con tiempo suficiente para llevarla adelante en el significativo mediodía festivo de San Isidro para que toda Europa y el mundo sepa qué es la Tauromaquia y lo que aporta. Desde ya debería tomar impulso esta idea y prender la mecha, porque es el momento de trabajar, de buscar la unión, de motivar a las peñas para fletar autobuses y paralizar Madrid bajo la bandera del orgullo taurino que siempre distinguió a esa capital para que la Fiesta recupere el brillo que nunca debió perder.

madrid8 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

6 comentarios en “Madrid debe acoger la gran manifestación taurina

    1. Falso. La manifestación esta hecha por aficionados, de las calles de los pueblos. Nada que ver con las empresas. Aquí hay afición de verdad queriendo defender lo nuestro. Lo digo porque estoy al tanto desde el primer día que se empezó a organizar el tinglado. Y conozco a los organizadores. Gente humilde y trabajadora que esta haciendo mas por la fiesta que nadie. Ocupando gran parte de su valioso tiempo por una afición que es «el bou» para que lo entienda EL TORO. Me parece que hay gente que confunde las cosas. No es obligado ir al concurso de recortes ni a la corrida. Simplemente hay que venir para decir SI a los toros. Usted como aficionado venga a decir sin miedo lo que siente de manera pública. Luego vaya donde quiera. Un saludo

  1. Tienes toda la razón, en Madrid habría que hacer una gran manifestación taurina. Pero siento discrepar con tu artículo, creo que no te informaste bien de cómo se está gestando la manifestación valenciana. Los precursores de esa iniciativa son principalmente los aficionados a los festejos populares, curiosamente, en tu artículo ni los mencionas.
    Ya es hora que los taurinos nos unamos y rememos en la misma dirección. El mundo del toro se tiene que unir con todas y cada una de sus vertientes. No se puede excluir ni una sola y ahí es donde peca tu artículo.
    El día que vayan de la mano presidiendo la manifestación la federación nacional de festejos populares, la unión de criadores de toros de lidia, empresarios, políticos de cualquier color, representantes de los toreros y profesionales del toro será el día que ganemos esta batalla.
    Pero hasta entonces perderemos muchas batallas, muchos pueblos se quedaran sin sus vaquillas en las fiestas y muchas plazas importantes se quedaran sin su ferial taurino.

  2. Soy de Villavieja de Yeltes y estoy de acuerdo que se organice la manifestación en apoyo a la Fiesta Taurina pues me gustan los encierros y por supuesto me sólidarizo con el torero antes que con el toro

Responder a Anibal Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *