Un brindis para Javier Castaño

Esta mañana marzal alzo mi brindis de admiración y respeto a un torerazo. A Javier Castaño, que ya espera la cita abrileña de Sevilla para embutirse en el chispeante de seda y oro frente a la corrida de Miura. De esa leyenda de las cinco letras que le espera cincelada bajo el terror y gloria con la que tiemblan tantos toreros y que para él es un baluarte que ha dado tanta grandeza a su carrera, con una impactante hoja de servicios en la que brilla con luz propia ese nombre. Como aquel día de Nîmes que se encerró en solitario y la Tauromaquia amante de la emoción y la gesta vivió un acontecimiento escrito con la tinta de la torería y el esfuerzo para que las nuevas generaciones alimenten su afición.

Castaño 061

Ahora que Javier deja atrás otro desierto, el más duro de cuantos le tocó vivir y el agua fresca del oasis ya sacia su sed es el momento de que el campanario del sentimiento taña de alegría ante esta temporada que le espera y será tan especial para él. Realmente todas han tenido un punto de superación, de demostrar su fondo y que es capaz de sobreponerse a las más exigentes barreras que llegan a su camino. Pero la pasada lo ha sido más con este reciente invierno en el que hubo que enfrentarse a otro toro, inesperado y marrajo, para poderle y alimentarse de nuevas motivaciones. Porque Javier, que es un chaval extraordinario y de enorme fuerza interior, fue capaz lidiar sus inciertas embestidas para finiquitarlo de una estocada en lo alto de las agujas y poder disfrutar de cuanto legítimamente ha ganado. Porque es un torerazo y un tío.

Castaño (Nimes)

Lo fue siempre, como la época del ostracismo profesional en el que su nombre quedó apartado de la agenda de los empresarios y únicamente él creyó en sí mismo con la fuerza y el ánimo de Chus. Apenas toreaba hasta que una tarde de la feria de León frente a una corrida del Puerto dio un serio golpe de atención. Fue una llamada para que las gentes del toreo supieran que estaba vivo y quería regresar a las ferias con nuevas credenciales. Y la prueba fue que al final de temporada, en el momento que las mulillas se disponían a arrastrar el año taurino, cuajó magníficamente aquel Cuadri, que parecía la máquina del tren, en El Pilar de Zaragoza que ya le dio el pasaporte para las ferias. Y lo hizo a lo grande, con la emoción presente en sus faenas. Aliado al señorío de su persona. Sintiendo orgullo de ser torero, ya sea con la dura o la comercial.

Ahora que ya le espera Sevilla en el inicio de la nueva campaña me descubro ante este Javier Castaño que es un ejemplo para el toreo. Y una persona admirable para la vida. Olé por ti, Javier.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *