Del Campo Charro a Portland

El atleta Álvaro de Arriba se ha convertido en la gran estrella del Campo Charro. En una figura en ciernes del atletismo que, en cada evento deportivo que está presente, da nuevas satisfacciones a sus miles de seguidores. Para conocerlo un poco mejor y hacer llegar sus inquietudes a todos, nos citamos con él en Vialia, lugar al que llega a la hora señalada. Vestido de sport enseguida saluda y rompe el hielo hablando de sus actividades y de la vida misma.

12833235_10207502445391250_1590225816_n

Álvaro, enhorabuena por sus recientes éxitos en el Campeonato de España de pista cubierta y su inmediata participación en el Campeonato del Mundo que se le celebra la próxima semana en Portland (Estados Unidos).

Muchas gracias.

¿Realmente de dónde es usted?

Desde niño vivo en La Fuente de San Esteban, pero soy de un pueblo cercano llamado La Sagrada. Resulta que al llegar el momento de ir al instituto mis padres facilitaron todo a mi hermano y a mi para buscar un entorno ideal. Entonces se dieron cuenta que el mejor sitio para vivir era La Fuente y de esa manera también mi padre podía seguir atendiendo sus tierras con más facilidad que si hubiéramos ido a vivir a Salamanca.

¿Actualmente va mucho por La Fuente de San Esteban?

La verdad que no. Todo mi esfuerzo está dedicado al entrenamiento y apenas tengo tiempo de poder ir. Pero allí están muchos de mis amigos y sin duda momentos de la infancia que han sido tan felices.

 ¿Solamente se dedica al atletismo?

No, mi actividad deportiva la alterno con mi labor en una empresa de telecomunicaciones en la que trabajo en sistemas informáticos, ya que estudié un módulo de esa rama. Ahora estamos inmersos en un proyecto del COE que desarrolla la empresa y es algo que me satisface mucho, porque estamos implicados varios deportistas. Me gusta,  ya que me permite tener tiempo suficiente para entrenar sin ningún problema.

¿En qué momento entra el atletismo en su vida?

De niño, con unos diez u once años. Entonces jugaba al fútbol con los compañeros de clase y justo crearon la escuela de atletismo en el colegio de La Fuente de San Esteban, que se hizo posible gracias a la ayuda del Ayuntamiento. Se dio la circunstancia que el entrenador era Juan Carlos Fuentes, que es natural de un pueblo cercano llamado Sancti Spiritus. Entrenábamos al salir de las clases y allí me empezó a entusiasmar el atletismo. Lo que en principio fue una actividad más acabo siendo el eje de mi vida.

12834647_10207502446831286_863128044_n

 Y Juan Carlos Fuentes sigue ahí a su lado. ¿Es fundamental para usted?

Si, claro. Es un hombre que exige y te hace comprometer. Te da mucha confianza. Es la persona ideal, además de mi descubridor.

Se ha especializado en los 800 metros. ¿Por qué en esta y no en otra disciplina?

De pequeño hacía cross y fondo, el de 3000, pero entonces tuve una lesión y ya al entrar de juvenil comencé en 800 metros. Empecé a probar en él, se me daba bien y ahí empezó todo. Enseguida fui al campeonato de España y ya me quedé siempre en 800.

¿Los primeros triunfos se hacen esperar ?

Ya de cadete de primer año acudo con la selección de Castilla y León al Campeonato de España y logramos la medalla de bronce por equipos. Entonces era pequeño y aún era como un juego, pero ya desde entonces me empecé a dar cuenta de lo quería. Sobre todo en el momento en el que soy juvenil de segundo y quedo cuarto de España en mi categoría. A continuación llegó el junior de segundo, en el que fui segundo clasificado e logré mínima para el campeonato de Europa, que se celebró en Italia y  fue el primer gran bombazo, el éxito que ya dio alas definitivas a mi carrera.

¿Cuál es la clave del éxito?

No hay ninguna clave. Lo primero es que te tiene que gustar y disfrutar de los entrenamientos, de los viajes. Saber que vas a estar mucho tiempo fuera. Tienes que vivir para ello con entrenamiento y dedicación.

(Álvaro cautiva por su saber estar, por el buen temple con el que habla de su vida y sobre todo por la seguridad que transmiten sus palabras. Se le ve un chaval de su época feliz con la actividad que lo ha lanzado a la fama para convertirlo en uno de los grandes nombres del deporte salmantino y nacional).

¿Qué le aporta el atletismo?

Felicidad. Hacer lo que quiero, junto a la disciplina y la necesaria humildad. Un orgullo lograr un triunfo después de tanto entrenamiento como el que queda atrás.

Aún así en busca de ese logro sacrifica los mejores años de su vida. ¿Compensa el esfuerzo?

Si, por todas las razones. Me ha permitido conocer mundo, otras culturas y he disfrutado mucho con atletas de máximo nivel, de quienes he aprendido tanto. Gracias a ser atleta he visitado numerosos países que de otra forma a mi edad sería muy difícil que conociera.

Y ahora a Estados Unidos al Campeonato del Mundo de pista cubierta. ¿Le emociona cruzar al charco?

Sí, siempre. Pero ya es la segunda vez que lo haré. Estuvo en el Mundial de Sao Paulo, en mi primera internacionalidad absoluta y fue una experiencia maravillosa, aunque la verdad que este viaje a Portland para mí es algo apasionante por los deseos de conocer ese país tan maravilloso que es Estados Unidos.

Imagen alvaro._xoptimizadax--490x490

¿Sabe ya con quien competirá?

Aún no. Estos días nos lo comunicarán. El domingo voy a Madrid y salimos el lunes por la mañana. Estaremos unos días aclimatándonos a la temperatura y al ambiente, antes de entrar en competición.

¿Se siente más cómodo en pista cubierta?

No, al aire libre mejor.

¿En el atletismo a quién tiene idealizado?

Siempre he tenido por encima de todos a tres atletas a los que tengo idealizados, que son Kevin López, Luis Alberto Marco y Álvaro Rodríguez. Ahora los tres son amigos, algo que jamás me podría imaginar. Porque hasta hace unos años eran una referencia en los que tanto me fijaba, algo que aún sigo haciendo hoy.

¿Qué le dicen los nombres de Sánchez Paraíso, de Rosa Colorado, Antonio Sánchez…?

Grandiosos y mitos a seguir, que lo fueron todo. Coincido frecuentemente con ellos al ser entrenadores y es un orgullo tenerlos cerca así como escuchar su consejo. Nosotros los jóvenes estamos trabajando para devolver el esplendor del que gozó Salamanca con aquella sección de atletismo de la Unión Deportiva Salamanca que fue varias veces subcampeona de España. La verdad que me tratan muy bien, pero hay que ir con calma y sin parar de entrenar nunca.

¿Le quitaron horas de dormir esas centésimas que le faltaban para poder acudir al Mundial?

No. He estado bastante tranquilo. Sabía que en la repesca iría y de hecho ha sido así e incluso va gente con mucho peor tiempo. Tenía una buena marca, la misma que ahora intentaré mejorar en el Mundial.

¿Competirá en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro?

Sí, pienso que sí, a ello no se puede renunciar. Tomaré contacto con una olimpiada, que es algo impresionante para lo que no hay palabras, aunque mi gran meta es Tokio-2020, a la que llegaré en plenitud de edad.

A quienes le vemos correr nos sorprende su esprín final en el que dejas atrás a tus rivales con esas impresionantes zancadas. ¿Es su punto fuerte?

Sí, es un punto fuerte. Es algo que hay que entrenarlo mucho, porque tener un final es definitivo a la hora de subir al pódium. Ahí nunca puedes dejar perder al primero, lo debes tener siempre controlado para el ataque final.

img_577058

Y para finalizar, ¿le gusta el fútbol?

Sí, mucho y soy del Real Madrid y de la Selección Nacional. Aunque también cada vez me atraen más otros deportes.

Álvaro, enhorabuena y desearle que siga llevando el nombre del Campo Charro por todos los pódium del mundo en loor de triunfo. De orgullo de la tierra.

Muchas gracias.

img_55921

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

7 comentarios en “Del Campo Charro a Portland

  1. Enhorabuena a los dos a Paco q conozco y para Alvaro q le sigo y le veo en la tele,muchachos como Alvaro es lo q necesitamos todos, mucga suerte y a ganar

  2. Magistral entrevista del amigo Paco que nos hace conocer un poco más a este chico que tantas ilusiones despiertan. Confiamos mucho en Álvaro y gracias de nuevo a Paco por su talento periodístico.

  3. Ya era hora que se escribiese que ese chico es de La Sagrada, al igual que sus padres y sus abuelos. En La Sagrada somos pocos, pero muy orgullosos de los éxitos de Álvaro.

Responder a Uno de La Sagrada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *