Camino de Hinojosa de Duero

Pocos lugares, si es que hay alguno, encontró el viajero en sus caminos ibéricos con el encanto atesorado de Hinojosa de Duero. Un pueblo con un paisaje de postal abrazado al Duero, sin olvidar a unas gentes que hacen gala de la hospitalidad con aquel que pisa sus calles y respira sus aires para disfrutar de la amenidad de sus vecinos y paladea las exquisiteces de sus productos gastronómicos.

Uno de ellos es el queso, que ha abierto mercados en todos el país gracias a la calidad que lo ha convertido en un manjar. En la más exigente mesa no suele faltar el aperitivo de un queso curado de Hinojosa, que ha logrado ese punto gracias a los magníficos pastos de la zona y el buen clima que lo domina todo el año. Desde siempre las familias de Hinojosa que tenían rebaños de oveja elaboraban queso artesano para empezar el prestigio de un producto que fue tan demandado, con los secretos de elaboración heredados de generación en generación. Hoy, Hinojosa de Duero, cuenta con dos industrias lácteas dedicadas a la producción del queso.

12800103_155714714817271_1212003386315207906_n

Queso Artesano Cynara, el exquisito producto de una familia que ha dado mucho prestigio al queso de Hinojosa con unas elaboraciones elogiadas por quien las paladea.

Fruto del buen nombre de sus quesos, hace años se puso en marcha la Feria Internacional del Queso, convertido desde hace varias ediciones en el evento sectorial más importante de la Comunidad dedicado a un único producto. Un certamen ya muy consolidado en el sector y con amplias puertas al vecino Portugal, país por el que siempre apostó José Francisco Bautista, el alcalde hinojosero, convertido en puente en las dos naciones ibéricas.

13083189_234100523645356_2873412446049639218_n

La feria acerca cada año a miles de personas a esta entrañable localidad, porque además del encanto de visitar casi un centenar de stand dedicados al queso hay elaborado un variado programa de actividades, intenso en las dos jornadas del sábado y el domingo. Un fin de semana en el que bien vale acercarse a este rincón charro y aprovechar para hacer turismo por lo zona, algo que cautivará a los turistas. Un buen recorrido es bajar hasta la presa de Saucelle y descubrir uno de los rincones más hermosos de España. O después atravesar la presa y tomar una carretera que conduce a Barca D’Álba paralela al Duero y que es un lujo en medio de la vegetación mediterránea de los naranjos, vid –en cuidadas terrazas-, olivos… hasta alcanzar Barca, en tierras portuguesas que hacen frontera con España. Allí se descubrirá el encanto de disfrutar de los inmensos barcos que llegan desde Oporto cargados de turistas y lo convierten en el segundo puerto fluvial más importante de la Península Ibérica, tras Sevilla. Y después el regreso otra vez por Hinojosa, que es un lugar en el que jamás se aburre el viajero. Porque descubrir la Feria Internacional del Queso es prendarse de ese rincón y ya apuntar esa fecha para no faltar en las sucesivas ocasiones.

 Será un feria que comenzará el sábado a las 11.30 y le dará el pistoletazo de salida un grande. Grande en su faceta deportiva y humana. Se trata de Jorge D’Alessandro, relevante deportista que fue un mito en la mejor Unión Deportiva Salamanca y estrella de la liga española en el segundo lustro de los 70 y primeros años 80. Entonces su nombre se aupó a los altares y causaba admiración allá donde acudía. Tiempos inolvidables con El Pibe protagonizando paradas imposibles para un club al que le dio tanto que incluso en su defensa perdió un riñón y aquellos días, Jorge D’Alessandro fue noticia nacional con todo el mundo pendiente de su estado, mientras su vida pendía de un hilo. Sufrió múltiples transfusiones y ya desde entonces su sangre fue plenamente salmantina. Se recuperó y al cabo de cinco meses recuperó su puesto en la portería charra para volver a entusiasmar durante varias campañas más con su portento con excelente portero.

Bautista-y-DAlessandro-1-696x392

Jorge D’Alessandro, quien años inaugurará la Feria, junto a José Francisco Bautista, el alcalde de Hinojosa de Duero y un hombre que sabe encontrar la llave de las soluciones a los problemas que afectan al ámbito rural

El día que decide retirarse empieza su carrera de entrenador en el que ha logrado brillo en numerosos equipos. Es el caso del Mérida, al que ascendió a Primera; dos etapas en el Atlético de Madrid, en una de las ellas evitando el descenso, en el Betis, en el Elche, varias veces al Salamanca… en todas ellas dejando su personalidad, su conocimiento del fútbol, su pasión y la humanidad de la que ha hecho gala este caballero del deporte. Señor con mayúsculas, que ahora cada noche dicta lecciones de fútbol en El Chiringuito, siempre con su pasión y sabiendo sujetar las riendas para analizar lo que ocurrió en los campos de fútbol.

Con el variado programa y las cosas bien hechas en esta Feria Internacional del Queso, merece la pena acercarse a este lugar y maravillarse de tantos encantos como lo rodean. Merece la pena.

12936644_216911308697611_9119250261980411012_n

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *