La peor ‘cornada’ de David Mora

No me gustaría estar en el pellejo de David Mora. Ni me imagino las bilis que debe andar tragando el diestro madrileño afincado en Borox ante este injusto destino que ha sido su peor cornada. Porque duelen más las cornadas del despacho y la sinrazón de la mentira, que las de verdad, que son gloria y grandeza. Y no porque su faenón de Madrid, frente a al magnífico ‘Malagueño’ de Alcurrucén, apenas lo hayan distinguido entre los jurados y el premio de la feria ha ido a manos de quien no toreó en el ciclo de San Isidro –no olvidemos que la histórica faena de Manzanares fue en la Beneficencia, no en las fechas del santo labrador-. No, todo por la horrible decisión de ponerse en manos de Simón Casas para buscar contratos y la realidad sea que además de no tener contratos las comisiones del palabrero francés le llevan hasta el último céntimo en corridas que ya tenía hechas de antes. Porque ni siquiera lo anuncia en sus plazas –ahí está el caso de Alicante- tras el colosal triunfo madrileño en el colmo de la injusticia. De otra más a cargo de un ‘sistema’ que tanto daño hace a la Fiesta y tiene en esta francés a uno de los ‘jeques’. Porque con gente como Casas no hacen falta los de Podemos para mellar el toreo. Ni los antitaurinos. Ahí está el caso el ejemplo de Mora, con quien se está cometiendo una injusticia rayana con la canallada. Por cierto, me gustaría saber qué opina de todo esto Antonio Tejero, su apoderado y quien luchó tanto a su lado sin abandonarlo en los interminables meses de la recuperación. Porque Tejero es un hombre sensato.

David Mora –y quien lo aconsejó- cometió el gravísimo error de irse con Simón Casas alegremente y sin saber que el francés no tiene apenas credibilidad y su trabajada palabrería, en tantas ocasiones, se le lleva el viento. Lo hizo sin preguntar a los toreros que, con anterioridad, fueron estrellados por este personaje que no tiene palabra mala ni hecho bueno. Este fabulador que semeja ser un charlatán de feria y ha dejado en las cunetas a un montón de toreros. ¡Que pregunten a Finito de Córdoba por su liquidación!

Ahora, David Mora alejado de muchas ferias, ha visto fracasado su revulsivo con el francés, que ha sido la peor cornada que ha sufrido. Y lo peor es tanto dinero y contratos como va a perder justo en el año que debía redondear su cuentas y llevar esplendor a su carrera tras tantos meses de interrogantes. Porque merece estar en todos los sitios más allá de su sufrimientos tras el cornalón que lo tuvo casi dos años en el dique seco. Pero por buen torero y la elegancia frente al toro, algo demostrado en San Isidro y que puso a todos de acuerdo.

 Mora3

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *