Lloran las encinas…

Este lunes 13 de febrero, vísperas del día de los enamorados lloran las encinas de toda Salamanca y hasta las existentes más allá de la Raya portuguesa sienten la humillación de ver cómo se avecina el peor de los finales, el que ha traído el egoísmo y el dinero carente de sentimientos. Hoy su sangre, esa savia que cada primera empieza a correr alegre por su alma, se ha transformado en lagrimas de desolación por el despiadado crimen ecológico llegado con el asesinato de miles de ellas en tierras de Retortillo para convertir su suelo en una mina de muerte y cáncer. De miseria para el mañana. Otra vez el dinero podrido, el maldito dinero sin pudor trae el réquiem uno de los paisajes más hermoso de la provincia, mientras la impotencia se dueña entre una población que no deja de hacerse preguntas.

Lloran las encinas y los hombres, con el rostro curtido de los fríos invernales, muestran su impotencia ante un terrible atentado ecológico sucedido en el precioso rincón del Yeltes   y consentido por instituciones carentes de sentimientos que se han dejado mangonear por una mafia a la que nada interesa la historia de esta tierra. La mafia de Berkeley, matones del más hermoso monte charro tras comprar voluntades de gente vacía de talento, a golpe de talonario con sus haceres prepotentes. Hoy el horror de Berkeley se hace presente con su barco atracado en esos parajes para sembrar discordia y matar a las miles de encinas que lloran impotentes tras ser derribadas a golpe de bulldozer.

¡Charros! Ya es hora de despertar. Ha llegado el momento de encadenarse en las encinas que aún siguen de pie para defender su rico legado. Y echar a los asesinos de Berkeley con el capitán Javier Colilla al frente para declararlos personajes ‘non gratos’ del Campo Charro. Porque han abusado de la gente de alma limpia que solo busca paz y  ve morir un maravilloso monte con encinas de más de ocho siglos de existencia que son tumbadas cada día al suelo. Encinas que bajo sus sombras apaciguaron los tórridos calores del verano y en invierno suavizaron las rigurosas heladas de esta tierra. Encinas que, en muchos casos, ya destacaban en esos campos y lucían esplendorosas durante los muchos siglos que vieron pasar el tiempo. Las mismas que acogieron a segadores, a pastores, a gañanes y también a arrieros que hacían un alto en el camino.

Encinas generosas que vieron sestear a las ovejas en la modorra del verano. O que facilitaron su ramaje para que nidificaran aves, desde grandes rapaces a otras más comunes; que cedieron las oquedades de su tronco para que en su interior criasen lechuzas, búhos, cárabos o cernícalos, bellísimas aves, todas ellas protegidas y ahora también  condenadas a muerte en esta página tan triste que constituye el peor de los atentados contra el medio ambiente.

O quién sabe de toda la historia que guardan y han matado. Porque seguro que muchas de ellas sirvieron para encuentros de lances amorosos y hoy, en esta víspera de los Enamorados han sido masacradas en medio de una página tan negra. De las peores pesadillas que uno recuerda del Campo Charro.

Ya son miles de ellas las que están muertas por la fuerza bruta y la prepotencia de Berkeley, encargada de traer la miseria al Campo Charro. Porque hoy no hay nada más triste que ver llorar a tantas encinas, impotentes ante el abuso. ¡Qué asco das Berkeley! ¡Que desprecio mereces! Habéis humillado al Campo Charro y aquí vuestros nombres quedarán tallados con el formón del desprecio.

Ahora sumemos fuerzas. Defendamos lo nuestro. Evitemos más humillación para salvar del bulldozer las encinas que aún no han sido derribadas  y nos libere de la impotencia de verlas llorar en un final que no merecen ni en la peor de las pesadillas.

LAS FOTOS SON DE VICTORINO HARCÍA CALDERÓN.

16711744_10212408323070971_4750652889833851593_n

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

7 comentarios en “Lloran las encinas…

  1. El llanto es común tod@s lloramos con las encinas árbol sagrado para los salmantinos. Los buitres asesinos de Berkleley borrarán de un plumazo una forma de vida milenaria. Dejándonos sumidos en el dolor, terror y miseria.Salamanca despierta, piensa, organizate y lucha, no consientan que borren algo que es santo, seña y orgullo de tus hijos. No a la mina, si a la vida.

  2. UN ESCALOFRÍO DE INDIGNACIÓN me ha colmado la mañana y la tarde y la noche por esta aberrante atrocidad cometida contra el campo de Salamanca. Cuando despreciamos una piedra, un árbol, un vestigio, un recuerdo de la memoria de lo que fue un paraje emotivo y lleno de vida, ejerciendo sin piedad la tala indiscriminada de las encinas charras, estamos abocados a la nada, por mucho dinero que dé el maldito uranio. Y los ecologetas y casi todos los poderosos callados como putas…

  3. Marcan las encinas para cortarles la vida….Y nadie marca a nadie…para cortarles…el desmán. Dónde están los políticos locales.

  4. La solución, querido amigo, creo que no estaría en encadenarse para defender con nuestros cuerpos las encinas. Mandarían a alguien a cortar esas cadenas con el amparo de la ley.
    Este atropello hay que atajarlo desde el organismo que ha dado los permisos para esa tala masiva.
    Tristemente es así!!!
    A la pregunta que te hacían en el comentario anterior, la respuesta es simple. Los gobiernos defienden siempre a los poderosos y a los pelotas que les bailan el agua.

  5. Y que hace la Junta y el Gobierno ante semejante barbarie? NADA. POR FAVOR HAY QUE PARAR ESTO DE UNA VEZ POR TODAS. ==NO A LA MINA== Ni a esta ni a ninguna en nuestro territorio.
    Esto es vergonzoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *