El sospechoso silencio de La Fuente de San Esteban

El Campo Charro sufre el mayor atentado medioambiental producido en España durante décadas. Un impacto producido por los inmensos bulldozer que arrancan decenas de centenarias encinas para teñir de tristeza y desolación una zona que, desde hace años, debería haber sido declarada Parque Natural ‘Riberas del Yeltes’. Todo con un asesino de protagonista, la multinacional Berkeley obrada por las manos sucias de sus dirigentes –Javier Colilla y Francisco Bellón, quienes dan la orden de matar sin ningún escrúpulo y solo pensando en el dinero al impresionante paisaje charro-. Y lo gravísimo es que humilla a esta tierra una multinacional extranjera que actúa sin permisos, haciendo de su capa un sayo, engañando a las gentes de esta comarca y creando una división entre los moradores. A gentes a quien mienten con el caramelo envenenado en forma de puestos de trabajo –pocos, sin cualificación profesional, solamente para ocho años y por el contrario un precioso balneario, situado al lado que cuenta con setenta trabajadores en su plantilla se verá obligado a echar la trapa del cierre-.

Berkeley traerá muerte y cáncer a un paraje que quedará desértico. Las viejas encinas, que conformaban las estampa tan bella, darán paso a un tétrico solar con inmensas balsas de ácido sulfúrico al aire libre, habrá partículas radiactivas en el aire fruto de las explosiones y se perjudicará gravemente a todo el contorno. Sin olvidar el mismo río Duero, al que desembocan los Yeltes y el Huebra con mucha posibilidad de contaminar la preciosa zona del Douro vinhateiro. Por cierto de nuevo otra vez Portugal está dando lecciones de cordura para impedir ese atropello. Y es que no olvidemos que el final de todo esto será un cementerio nuclear con los restos de la central de Garoña, junto a los residuos generados y toda la mierda nuclear que no quiere nadie. ¡Y que aún haya algunos que no luchen contra esa barbaridad!

2017021110003664204 equo

De momento Boada, Villares, Villavieja y cada vez en mayor número Retortillo se han unido frente a este tropelía. Sin embargo llama la atención el sospechoso silencio de La Fuente de San Esteban, pueblo que será uno de los grandes perjudicados por esta farragosa mina. No olvidemos que el mismo centro urbano de La Fuente será atravesado cada jornada por camiones cargados con productos para la mina al ser una de las dos vías de salida; otros con cisternas de ácido sulfúrico, por el propio uranio o por basura nuclear. Si, no lo olviden, pasarán por el casco urbano de un pueblo tranquilo que pronto perderá su paz. ¿Recuerdan la explosión de un camión que pasaba al lado del camping de Los Alfaques y dejó 217 muertos? ¿Y otros accidentes producidos con cisternas de productos químicos? A ese peligro dentro de muy poco se expondrá La Fuente, el gran perdedor de estas minas, junto al agravante de dejar también en el paro a una decena de vecinos de esa localidad trabajadores del balneario de Retortillo.

Y aquí hay algo que llama la atención. En general los vecinos informados de La Fuente están en contra de la mina, pero sin comprometerse a una lucha para evitar algo que les afectará más que a nadie. Y lo extraño es que ocurra con un antecedente producido hace algo más de década y media. Entonces sus habitantes se declararon la guerra dividiéndose en dos bandos al proyectarse en su término una planta de Material Específico de Riesgo. Entonces. Con ese motivo la localidad se partió en dos -espoleados por el interés de las formaciones políticas- para protagonizar una página triste en su historia abriendo día sí y día no las ediciones de los tres medios de prensa escrita existentes entonces en Salamanca. Aquello no tenía nada que ver con la problemática actual, era inofensivo comparado a la bestialidad que ha traído Berkeley tras comprar silencios a golpe de talonario. ¡Y ahora callados!

Recuerdo que en plena guerra por la planta de La Fuente el cineasta Alex de la Iglesia estrenó su película ‘La Comunidad’, un filme de humor negro protagonizado por los miembros de un bloque de viviendas, quienes literalmente se mataban por hacerse con la herencia de un viejo vecino afectado por el complejo de Diógenes, creyendo que guardaba en su casa sacos de basura llenos dinero, pero a la hora de la verdad no tenía más que eso, que basura.

Con la MER ocurrió igual, casi se matan por algo inofensivo –con los políticos de las dos principales formaciones jugando muy sucio-; mientras que ahora está el peligro latente para el pueblo y un sospechoso silencio se ha adueñado de la mayoría de sus moradores, sin moverse para defender un futuro digno cuando la muerte y el cáncer llama a sus puertas.mina-uranio-berkeley-3-700x472.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

23 comentarios en “El sospechoso silencio de La Fuente de San Esteban

  1. Los pueblos que no luchan por sus derechos están condenados a desaparecer. Y los que imponen todos estos proyectos destructivos del entorno lo saben. Como dice el refrán .. El que calla otorga

  2. Tenemos la oportunidad de defender nuestra tierra y nuestra salud.Personas muy comprometidas nos la brindan a diario con sus actuaciones e información.Reaccionemos ya!!!!!NO A LA MINA

  3. No soy salmantino pero estoy enamorado de esa tierra. Todos los años procuro escaparme un par de veces para disfrutar del campo charro y del toro bravo. He pasado muchos momentos inolvidables sentado bajo una encina sin más compañía que mi soledad y la presencia de los toros de sus ganaderías. En los alrededores de Retortillo…Sanchez Arjona, Sepúlveda, Justo Nieto, El Sierro…que triste me pone pensar que el egoísmo de unos pocos pueda acabar con tan magnífico paraíso. Si puedo ayudar, cuenta conmigo Paco. Un abrazo desde Murcia

  4. Si tuviéramos un gobierno regional (repito: regional), y no esa cosa que nos chulea desde Valladolid, buena parte del Campo Charro sería Parque Nacional, como lo es Cabañeros. Pero claro, allí sí tenían defensa en casa, y aquí nos dan la espalda. Por cierto: ¿los movimientos ecologistas estiman que el Campo Charro tiene menos importancia que Cabañeros, desde el punto de vista medioambiental?

  5. Fue curioso el empecinamiento que tuvo un político en poner la planta MER en Fuentes, cuando lo “natural” era que la hubiera puesto en su finca, o en el pueblo donde está su finca. Ahí es donde vi que nos querían vender la burra.

  6. D. Rufino, alcalde de La Fuente es a la sazón diputado de medio ambiente en La Salina en todos estos años de lucha jamás movió un dedo. Este personaje está mas interesado en bailarle el agua a los altos mandos del partido para sacar tajada en forma de cargo o aspirante a mayores empresas, lo que ocurra en la comarca le trae al fresco, pues no estaba contento en el reciente congreso pepero riendo las gracias de Montoro en un corrillo…..Había que significarse y hacer méritos…
    Chupadores de sangre ajena sobran por estos lares y él se emplea con ahínco en ello aunque tanta culpa tienen los que le mantienen en la alcaldía ….

  7. HOLA , CAÑAMERO PACO , me parece muy acertada tu exposicion y me uno a tu comentario , soy de los pocos luchadores como TU de este estropelio que pretenden hacer a unos 15 km de nuestro amanecer ( habitante.censado en la fuente de San esteban ) espero que gracias a ti y tu comentarios en tu periodico digital el pueblo reaccione y se informe de lo que se esta construyendo dentro de un paraje Natural y que acarrea : 1) un cierre de unos baños centenarios donde como mencionas hay 70 puestos de trabaja , alguno directos del pueblo ..2)el problema que conlleva para los ganaderos de la zona . comarca . y agricultura donde el polvo sostenido en el aire radiactivo que se respirara , humanos , animales ,plantios , llegara a contaminar la vida ..

  8. NO A LA MINA!!!!!!
    Me cabrea este tema. La encima que tarda más de 100 años en ser un árbol, para mi es el árbol mas majestuoso que existe y los cortan como si fueran zarceras, aqui no aparecen los ecologistas? Ni los forestales? Todos unos

  9. Desde Madrid pero visitante asiduo de la zona, me parece una salvajada lo que van a hacer en el campo charro aprovechándose del paro, envejecimiento y baja densidad de población, con lo cual a los que no son de alli y menos a los politicos no les importa nada. Solo espero que todavia se esté a tiempo de parar este atentado contra toda una comarca y que como ha dicho antes alguien deberia haber sido declarada parque natural como minimohace muchos años.

    Animo, y fuera Berkeley del campo charro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *