La dignidad de Juan Mora

Juan Mora es el torero más digno de esta época. Un ejemplo por su categoría artística, además de un hombre que va por el mundo aireando la bandera de la verdad y la dignidad. Un modelo de torero del que debiéramos asomarnos a su brocal para aprender de Tauromaquia con toda la transparencia, lejos de las formas que se educan a los nuevos aficionados –al interés del sistema y bajo el paraguas del triunfalismo-.

El de Plasencia, uno de los muy poquitos que merecen ser distinguidos con el sello de maestro en la actualidad, desde que quiso ser torero recibió de su padre, el inolvidable Pepe Mirabeleño, el consejo de beber de las aguas de la honradez y saber impregnarse una verdad que quieren orillar quienes manejan esta Fiesta. Quienes quieren orillarla porque ahora hay demasiada mentira, mucho exceso de intereses y bastante charlatanería, algo en las antípodas de quien es un hombre recto que va siempre con la verdad por delante. Una persona que siempre tuvo presente que un apretón de manos sellaba el trato más serio y no necesitaba de la firma de un notario.

Ahora, en este martes de Cuaresma, Juan ha revolucionado twitter para brillar, otra vez más, su integridad. El primero tuit surge al estar en las quinielas de la Feria de San Isidro barajadas en la últimas fechas y salir al paso para explicar que nadie habló con él; mientras que el segundo lo hizo para aclarar al empresario el fondo que no entendió del primero. Porque muchas veces quienes guían el volante del torero no están más que a la defensiva. Sin embargo lo que de verdad fastidia de esto, a mi y a cualquier aficionado, es que se nos ha privado de un maestro, otra vez más, en la Feria de San Isidro. De un torero que engrandece la Tauromaquia y es el espejo para que se miren los nuevos aficionados. Juan Mora es en estos años lo que trajo para los chavales de los 80 la frescura de Manolo Vázquez y Antoñete en su histórica reaparición. Aunque a Juan Mora, el ‘sistema’ que mangonea la Fiesta, apenas lo deje y le de sitio para demostrar su exquisita torería.

C6RWQJ6WQAAWM7c.jpg-large

Nos privarán de él próximo ciclo madrileño, pero nadie nos privará de seguir aprendiendo sus lecciones de la vida, de ser tan íntegro y tan puro; sin dejar que lo hagan un cercado, al igual que ocurre con la mayoría de los espadas. Porque a un alto número de participantes en San Isidro le han comunicado -¡¡¡vía wasap!!!- que estarán presentes en la feria, pero se acartelan sin la clásica negociación de despacho, a merced del gusto del empresario, quien después le liquidará a su antojo. Porque este año, excepto para las llamadas figuras, las liquidaciones de Madrid van a traer muchas sorpresas e infinidad de lágrimas. ¡Al tiempo!

C6UULuyWMAAykh2.jpg-large

Y es que, aunque no nos dejen disfrutar del arte supremo de Juan Mora, nos queda su dignidad demostrada, de nuevo, esta tarde para coger el toro por los cuernos y anticiparse a quienes han intentado lucrarse con su glorioso nombre.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

32 comentarios en “La dignidad de Juan Mora

  1. Oleee pa beneficio de la fiesta que no se olviden los arrebañasobres que los protagonistas son el toro y los que se ponen delante, maestro en todo Juan Mora

  2. Todos (todos los aficionados) sabemos como se las gasta Juan Mora. Nunca aceptó montajes ni atajos ni atropellos. Siempre fue serio. Pero ahora no se qué ha pasado. No encuentro comunicado del empresario, que merezca esta “fuerte” respuesta del torero. Es posible que me haya perdido algo.

  3. Gran torero.Hombre de trato afable.Parece que intervendrá en la llamada Corrida de la Cultura.Buena elección.No desentonará ní en lo taurino,conoce el oficio,ní en lo cultural,escucharle es un verdadero placer.Y como hable con el capote y la muleta,que decir ¡Castelar!

  4. No permitir que te humillen, es sinónimo de seriedad, de responsabilidad, de respeto para con uno mísmo…y para con los demás. Es sinónimo de Juan Mora.

  5. No solo para Madrid sino para todas aquellas plazas de toros que tengan en sus tendidos aficionados con un punto de sensibilidad y gusto por el TOREO. Nosotros somos los que mas perdemos,acordarse de Guerrita. Chocolate

  6. Donde están los periodistas taurinos? A vale cogiendo el sobre con las entradas, que pica vergüenza tiene la prensa, esto es para no comprar nunca nada a estad gentes. Prensa de trapo. Felicidades maestro por su entereza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *