Pongamos que hablo de Madrid

Avanza San Isidro y, hasta ahora, la empresa Plaza-1 con Simón Casas no ha descubierto ningún Mediterráneo. Mucha palabrería, demasiado humo y bastante discurso barato para no aportar nada nuevo. Es más, transcurrida casi una semana de festejos, jamás la feria había mostrado niveles tan bajos. Las excepciones son los chispazos artísticos de un castellano, de Morenito de Aranda, quien con su enorme clase debería estar acartelado en las ferias de no estar esta Fiesta en las manos que está. De ese ‘sistema’ –Matilla, Casas, las llamadas figuras…- que hacen más daño que Podemos y los antis juntos. También hay que destacar el valor y  las ganas de Jiménez Fortes, a quien se desea ver con otros toros para calibrar su verdadera dimensión.

Junto al vacío y falta de definición de la actual feria, Madrid vive un tremendo desorden y se echa en falta una identidad, porque esa plaza debe aferrarse a su histórico punto de exigencia y ya únicamente mantiene ese rigor el Tendido-7, que ojalá nunca se pierda. Aunque es cierto que ahora son unas Hermanas de la Caridad comparado a aquel ‘7’ que existió en Madrid hasta hace 20 años y jamás pasó por alto ventajas de las figuras y las imposiciones del taurineo.

En medio del desconcierto el peor parado del ciclo ha sido Curro Díaz. Los mismos que hasta el lunes lo idolatraban al crepúsculo de esa jornada cargaban las tintas contra el artista de Linares da la manera más injusta. Desconocen que los toreros de ese corte están reñidos con la regularidad y todos han tenido días menos afortunados y por ese motivo no se acaba el mundo, es más sirve para aprender. ¿Hemos olvidado que Ordóñez, Camino, Antoñete, Romero… tuvieron tardes negras? ¿O posteriormente Manzanares, Robles, Curro Vázquez…? Es más quienes lo zaherieron seguro serán los primeros en volver a subirse al tren del éxito cuando cuaje de nuevo otro toro con su empaque y gusto, algo que ojalá sea mañana. Pero antes que nada hay que saber el tipo de torero que se juzga y Curro Díaz es de letras, nunca de números. Y las letras son esencia, empaque, pellizco y aroma.

Otro torero que tiene por delante una nueva ocasión por delante para resarcirse con Madrid y con él mismo es el salmantino Juan del Álamo. Será el ocho de junio con la corrida de Alcurrucén, que siempre es un punto de garantía. Del Álamo ha roto la impresionante racha de cortar tantas orejas en Las Ventas y en varias ocasiones tuvo en sus manos el umbral de la puerta de Madrid. Aquella frescura y ganas de comerse el mundo para  acabar de conquistar la cátedra madrileña.

 Del Álamo lleva seis años de matador de toros y gracias a esos éxitos toreó en todas las ferias, lo que en cualquier torero hubiera supuesto una enorme rentabilidad. Sin embargo me cuentan que el diestro charro no ha logrado en propiedad más que la vivienda de su residencia y poco más cuando lo lógico es que, ahora mismo, debería ser dueño de varios inmuebles y eso que en esta época ya no ganan los toreros de su entidad ni la cuarta parte que antes. Pero Del Álamo ha estado cinco temporadas en las ferias y en muchas de ellas pagan muy bien, caso de Pamplona, Bilbao, Santander… sin olvidar que a Madrid iría bien arreglado gracias al aval de tantas orejas. Desconozco los motivos, pero es un secreto a voces que ha sido mal administrado antes de llegar a las buenas manos de Rui Bento, quien velará por su carrera por conducirlo a la elite sabedor que tendrá que nadar contracorriente al perder la frescura inicial y competir con muchos toreros jóvenes rifándose las oportunidades.

Por lo demás a esperar y ojalá clareen los horizontes, pero de momento otra vez más ha quedado claro que Simón Casas es un charlatán. Y el tuerto que reina en este país de ciegos con su palabrería vacía.

Las fotos son de Muriel Feiner

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “Pongamos que hablo de Madrid

  1. discrepo de la acertada conducción de Rui Vento en la carrera de Juan del Alamo:¿ Qué ventajas obtiene para Del Alamo con dar y más dar puestos en Portugal a toreros de la casa Matilla o a otros empresarios-apoderados como es el caso de Ferrera.? Nada,absolutamente nada.¿ Esto es rentabilizar para Del Alamo su posicion privilegiada de empresario potente en Portugal:?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *