Chapó para Chapu

Cerrado el particular esportón de San Isidro, del largo ciclo madrileño, ahora llegan las conclusiones de un año especial y diferente. Por delante queda el postre de la Beneficencia, la llamada corrida de la Cultura y la novillada para los triunfadores que se celebrarán esta semana. También un montón de deliberaciones de las que hablarán largo y tendido profesionales y aficionados.

Más allá de lo acontecido en el ruedo hay un detalle del que merece la pena recordar y colocarlo en el pedestal merecido. Se trata de la revelación televisiva que ha llegado de la mano Chapu Apaolaza, quien es uno de los grandes triunfadores del ciclo. No fue fácil para Chapu el inicio al proceder del mundo de la prensa escrita –donde brilla como reportero de excepción- y tener encima la difícil papeleta de suplir a la leyenda de Moles y hacer olvidar a los nostálgicos. Además, en los inicios trataron de hacer diana gentes de mala fe para zancadillearlo y quedarse con su sillón, entonces Chapu sacó lo mejor de sí gracias a su estilo reposado, a su sabiduría para llegar a la gente y ganarse cada tarde nuevos partidarios. Cada día era un lujo escuchar a este periodista que ha sabido volar tan alto. A quien ha traído innovación y talento, a quien sabe transmitir el gran acontecimiento de la una tarde de toros. En definitiva Chapu es el narrador que estábamos deseando tener en la televisión taurina, lo cual es una inmensa noticia para la propia Fiesta. Me alegro de corazón por el éxito alcanzado por el periodista donostiarra que ahora saborea el dulce sabor del triunfo. De un triunfo logrado a base de talento y esfuerzo. ¡Enhorabuena!

COLETILLA: Os recomiendo la lectura del libro ‘7 de julio’. Es una auténtica maravilla que plasma la grandeza de San Fermín con la exquisita prosa de Chapu Apaolaza. Cómprenlo y me dirán, merece la pena para conocer esa magia que encierra San Fermín. Junto a la novela ‘Fiesta’, de Ernest Hemingway es una obra necesaria para enamorarse de Pamplona y su fiesta mundialmente conocida.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “Chapó para Chapu

  1. Después de 25 años escuchando a Moles, Chapu ha sabido ganarse a los espectadores por lo menos así ha sido en mi casa, al principio se echaba en falta a Moles pero a fin de san Isidro ya somos «chapulistas».

Responder a alfonso Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *