Javier Castaño, ¡un respeto!

Ahora que septiembre trae tantas tardes de toros entre sus Vírgenes del 8 y los Cristos del 14 en el último gran ‘reprise’ de la temporada hoy brindo por un torerazo en el lecho del dolor. Por un hombre noble y que siempre ha sabido tener la dignidad, desde los difíciles tiempos del banquillo cuando había que bajar al barro o al saborear el éxito y pisar las alfombras de los mejores hoteles en la época que su nombre estaba colgado en la cartelería de las ferias. Siempre ha sido el mismo, un señor y un artista que nunca dejó de crecer, de mejorar para sorprender en el ruedo y emocionar a los públicos. Vaya este brindis a Javier Castaño con toda mi admiración. Por el respeto que se ha sabido ganar.

Ayer en Navaluenga, por tierras de Ávila, un toro de Escolar lo corneó en el cuello y milagrosamente todo ha quedado en un doloroso susto. Ahora quedará la secuela en una cornada de las llamadas de espejo, de esas que dan los buenos días al levantarte cada mañana, la que recuerda la dureza del toreo y la que permanecerá para siempre como una medalla, la que va a ser desde hoy la ‘cicatriz de Navaluenga’ y dibujará su cuello para traer el recuerdo de ese día de la Virgen de septiembre.

Ahora, en una semana comparecerá en la feria de Salamanca y ojalá de nuevo se vuelva a entregar su tierra con este torerazo, con quien se ha sabido ganar a todos con un respeto y una elegancia que solo tienen los grandes. Ojalá triunfe y mientras ellga ese momento de aplaudir su salida en hombros por la Puerta del Toro arrojo mi gorrilla charra a sus pies como tributo de tanta admiración que le guardo.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

12 comentarios en “Javier Castaño, ¡un respeto!

  1. Estuvo mal dirigido en sus principios de novillero y matador por Pablo chopera,lo utilizo y cuando no le sirvió lo tiro con a un estropajo viejo.
    Después con tesón supo reinventarse pero es una víctima más del sistema actual de favores del taurinismo.

  2. No cabe más pundonor en un torero.
    En Madrid le recordaremos por grandes tardes, pero pasará a la historia su generoso destacado gesto de parar la lidia al finalizar el tercio de banderillas y concederle a su cuadrilla dar una de las más clamorosas vuelta al ruedo que se hayan dado en Las Ventas.
    Su extraordinario gesto, no fue valorado por toda la crítica como se marecia, excepto el diario El Mundo, que lo sacó en la portada del dia siguiente.
    Toda mi admiración por Javier Castaño.

  3. Ánimo Javier toros más bravos que este has toreado y han salido de todas así que ánimo maestro mucha fuerza que está rodeado de lo más bonito… tu familia y la gente que te quiere un beso campeón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *