El aroma caro de David Salvador

David Salvador acababa de brindar a Leandro -su apoderado- y plantó firme su muleta frente al primero para surgir muletazos largos, con el sello innato de su pureza para despertar los olés del público mexicano. La pena que el toro solo tomaba los dos primeros y al tercero se rajaba completamente impidiéndole rematar las series, porque ese trasteo era de lío gordo; sin embargo lo que nadie quita fue el sabor de la faena, las formas del salmantino y la interpretación de que hizo gala, con la sobriedad y pureza de la escuela castellana. El buen hacer en su primero le permitió el premio de poder torear el sexto, un torete de escasa condición y con David sobrepuesto que volvió a dejar muestras de su magnífico concepto y calidad en la interpretación y, otra vez, a despertar de los olés de ese afición, cuando ya cayó la noche sobre la inmensa capital azteca.

Fue el debut repleto de buenas sensaciones y con paso firme para volver muchas veces más a La México, al ‘embudo’ de la avenida de los Insurgentes, la plaza más grande del mundo y que anoche se enamoró del buen toreo de David Salvador, con su aroma caro.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

6 comentarios en “El aroma caro de David Salvador

  1. Y con la ilusión Paco,que tenía de verle en mi lugar.
    Desde que le acartelaron.
    Así que como aficiónao,me quedé con la miel en los labios.
    Que este puede ser el torero que esperamos de Salamanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *