Mitificamos a los golfos

Rara avis es la gente del toro. No tiene parangón con la protagonistas de otras artes. El taurino, por regla general es diferente y sigue abrazado a vicios incorregibles. Pero sobre todo esquiva la urgente necesidad de mirar adelante para cambiar los esquemas de la Fiesta en pos de una necesaria modernización de sus estructuras, amén de defenderla de tantos zarpazos sociales y políticos como recibe en los últimos tiempos, mientras que sus gentes siguen agazapadas siguiendo adelante entre tantas embestidas y sin buscar otras cosas que llenar el bolsillo incomprensiblemente ausentes de dar la cara en la legítima defensa del arte del toreo.

muy bonita

Es gravísimo que con todo lo que ocurre las élites y el ‘sistema’ miran para otro lado, nunca para el sitio donde está la diana desde la que apuntan. Grave la situación cuando hay que soltar tanta lastre que limpie el interior organizativo de la Fiesta. Pero será tan difícil como complicado y aun tardará mucho tiempo en tener una normalidad. Hoy todos saben quien son los nombres del sistema que más daño han hecho a los esquemas del negocio taurino. Quienes son la metástasis de un cáncer que debería estar curado, pero sigue vivo. Todos tienen nombre y apellidos. Desde los españoles, el francés o los que llegaron de México como redentores y no han hecho más que seguir echando sal a las heridas.

Pero sin embargo el resto de profesionales, desde importantes gentes de la empresa hasta los de ‘medio pelo’ le gusta presumir de ‘ser muy amigos de…’. Y ese ‘de’ casi siempre es uno de los personaje con menos escrúpulos que hay en el toreo. “Yo llamo a…”. Les encanta mitificar a los más golfos y de ello presumen en todos sus círculos. Es lo mismo que si los militantes de un partido político le hacen la ola a quienes están imputados por corrupción.

No se entienden esas lastras tan habituales y que tanto daño han hecho a la evolución de la Tauromaquia. La de mitificar a los golfos y de ello hay mayor prueba que habla usted con cualquier taurino y enseguida le gusta presumir que es amigo de los ‘próceres del sistema’.  Aunque sepan que le están robando. Pero así de real es muchas veces este mundo, con estas cosas tan incomprensibles.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

2 comentarios en “Mitificamos a los golfos

  1. Como dice el gran maestro y comentarista taurino EMILIO MUÑOZ , respeten ustedes a los que nos gusta los toros y todo el arte de la tauromaquia , y al que no le guste solo eso respeto , a mi no me gusta la opera , no voy pero la respeto . Y la tauromaquia es CULTURA y ARTE , con todos mis respetos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *