¡Cuando existían figuras de una plaza!

Echado el cierre de la temporada 2017 llega el momento de los balances. De mirar las cosas sobre las que se debe cultivar el futuro y luchar para erradicar otras malas sobre las que se quiere levantar un futuro sin cimientos, como el triunfalismo con el toro mocho y descastado. Hay mucha tela que cortar y de ello escribiremos en los próximos días debido a que la Fiesta está más monopolizada que nunca y con unas cuantas figuras acaparando los carteles y los dineros, segando la hierba que alimenta a un segundo grupo que ya no existe y con un histórico gran peso en el toreo. Porque ahora las llamadas figuras lo dominan todo y allá donde hay una plaza con un ‘jornal’ para llevarse no dan paso a nadie. Ni a los toreros que siempre debían ser los protagonistas de esas plazas.

Además, las nuevas formas de negocio y gestión han acabado con algo propio como era la figura de un determinado lugar. Me refiero a toreros del segundo grupo que gozan de máximo cartel en una determinada plaza y en el resto no destacan. El caso más representativo fue el de Chamaco en Barcelona, donde formó una auténtica eclosión social. Tanto que cuando estaba a punto de acabar un festejo en el que había sumado un nuevo triunfo, ya anunciaban el siguiente acontecimiento que generalmente sería el jueves, a través de una pizarra que paseaban por el callejón en la que se leía:

– El jueves ‘Chamaco y dos más’.

Aquel ‘Chamaco y dos más’ pasó a la historia de Barcelona y fue el caso más señalado de un torero que fue figura en una determinada plaza, sin serlo en el resto, dentro de una época que la Ciudad Condal programaba más actividad taurina que en ningún otro lugar y en el que numerosos espadas escribieron las mejores páginas de su carrera. Y es que Barcelona en su gran época, sobre todo en la del viejo Pedro Balañá Espinós y primeros de los hijos del mismo nombre dio toreros que allí gozaron nombre y predicamento que no tuvieron en otro lugar. Como el salmantino Manolo Martín, el también salmantino Víctor Manuel Martín, que llegó años después y para diferenciarse del anterior añadió a su nombre el de Víctor, el vallisoletano Manolo Blázquez y muchos otros más que allí escribieron sus mejores días extendiendo sus tentáculos en e precioso coso balear de Palma. ¡Ay, lo que añoramos a la Barcelona taurina!

Lo mismo ocurrió en Sevilla con José Martínez ‘Limeño’ tras varios impactantes triunfos con las duras corridas de Miura. Entonces cuando llegaba el ciclo el empresario Canorea lo llamaba y ofrecía mejores condiciones que a la mayoría -excepto Ordóñez, Romero y poco más-. Sin embargo, Limeño no alcanzó relieve lejos de Sevilla, tardando incluso hasta en confirmar la alternativa, que lo hizo cuando ya había perdido la frescura y quizás un poco cansado de que los éxitos de Sevilla solo le sirvieran para volver a esa plaza. O en esa misma plaza con Rafaelito Torres, quien al final tras no aprovechar tantas oportunidades como le dieron se hizo banderillero de postín, inicialmente a las órdenes de Manolo Vázquez.

377990_3071741390522_1521826512_n

Otro particular caso de figura en una determinada plaza fue Julio Robles en sus años más difíciles, antes de su definitiva eclosión, cuando su Salamanca lo mimó como nunca hizo con nadie, tanto que mandaba en esa feria y a la llamada de su nombre se llenaba la plaza logrando que, cada nueva edición, aumentase el número de festejos en el abono. Esa afición sabedora de su arte y de lo que tanto le costaba abrirse camino en otros lugares desde que debutó de novillero se lo dio todo y siempre le dispensó el mayor de los afectos. Aún toreaba El Viti, ya consumada su leyenda de figura histórica, sin embargo su gran rival en su tierra era El Niño de la Capea, que estaba arriba, toreaba en todas las ferias, tenía reconocimientos y era rico, mientras Robles, apuntando y sin disparar, se esponjaba a partir de septiembre cuando estaban repartidas las fechas y los dineros para triunfar en su Salamanca del alma, en Valladolid, en Logroño -donde fue torero de culto-, en Zaragoza e incluso en la Feria de Otoño de Madrid,  dejando la tarjeta de presentación de lo que podía ser.

Porque la verdadera medicina de Robles, sobre todo desde 1972 y hasta 1983, era La Glorieta de Salamanca en el mes de septiembre donde casi todos los años triunfaba y mojaba la oreja a las figuras; las mismas que disfrutaban de un estatus que él empezó a gozar a partir de 1983,  cuando llega su primera salida en hombros de la plaza de Las Ventas y empieza a sentir la felicidad de esperar a que los empresarios llamen para ofrecer.

Y es que aquella Fiesta que daba figuras para una determinada plaza tenía otro encanto, otro toro y otra personalidad que se echa de menos en esta ‘ligt’ que ha impuesto el llamado ‘sistema’.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

2 comentarios en “¡Cuando existían figuras de una plaza!

  1. Cierto y preciso el artículo de Cañamero.Estaremos atentos al análsis del articulista,pero a vuela pluma hay toreros a los que se les debía haber dado huecos dese Abril o Mayo y ah´han quedado con,alrededor,de 20 tardes:Del Alamo,Lopez Simón,Urdiales porno decir toreros que apenas han toreado 8 o 10 tardes como Rafaelillo,Moral o Morenito de Aranda.Podría decirse que los mandones solo han hecho hueco a Escribano y ara éso “tragando”.Enfín así está e patio.
    Ahora se descuelga Morante con sus pretensiones de torear 5 tardes en Sevilla.Que sea ambicioso;que no se quede ahí.Le doy una humilde idea:3 en Sevilla;3 en Madrid y otra 3 en Bilbao en Agosto y que abrá el abanico y amplie ganao que se quede en Nuñez,Domingo Hernandez o Victorinos del Rio……Saludos.

  2. Para mí la palabra clave del artículo y de la situación del primer grupo es “jornal”. Mucha enjundia encierra esa palabra entrecomillada que ha utilizado el periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *