La México pisotea la grandeza de la Fiesta

Anoche, bajo la cencellada que teñía de blanco las encinas, me quedé viendo la corrida de La México a través de los canales de internet, de la maravilla de la modernidad que ha eliminado las fronteras del mundo. Me quedé a verla porque prefiero tener la propia opinión de lo que ven mis ojos –estos que algún día se comerá la tierra- y también por no fiarme jamás de las crónicas, disfrazadas con excesivos tintes triunfalistas, que llegan desde el otro lado del charco. En esta ocasión se contaba con el añadido de ser un cartel de interés, con Ponce en otro año mágico –y van…-; con Joselito Adame, aupado en su tierra al altar de las figuras y con El Payo, un torero de sumo gusto e innata elegancia. Sobre el papel el interés era máximo, además contaba con el añadido de lidiarse toros de Barralva –junto a otros de Teófilo Gómez-, con sangre ‘atanasia’ y fue lo último que vendieron los descendientes de Atanasio Fernández, el ‘mago de Campo Cerrado’ -¡si levanta la cabeza y ve qué ha sido de su legendaria ganadería los mata a todos-, unos años antes de oficializar el crimen de llevarla al matadero.

Volviendo a La México el primer gran fracaso de la tarde fue la entrada, al no cubrirse ni de cerca el medio aforo de la plaza. Con un cartelón así La México siempre se llenaba, al menos si no se cubría totalmente, sí el numerado y había mucha gente en el graderío alto. Lo del aforo entre 20.000 y 25.000 espectadores en una plaza que puede acoger a 50.000 es para pensarlo y saber que algo se hace mal y no se ha encontrado el remedio. O no interesa. Porque si el público azteca no acude a un gran acontecimiento es algo. No sirve buscar vueltas, señores taurinos.

Y claro, la justificación estaba cantada –otro domingo más-. Se vio nada más en empezar a salir por chiqueros toritos indecorosos y de pitones mutilados, impropios de ser lidiados en algo anunciado como una corrida de toros, que son palabras mayores. Sin diferencia alguna entre las caras de los lidiados a pie –junto a su escasa presencia- con el de rejones.

Después también es triste comprobar como La México ha perdido su seriedad y ya no existe rigor alguno. No hay más que ver cómo se conceden premios tras estocadas indecorosas y que si se respetase la Fiesta jamás tendrían premio limitándose a recoger el torero una ovación  de reconocimiento. Pero jamás un doble trofeo en un claro desprecio a la suerte suprema y en busca de ese triunfalismo que se impuso en América y hace un tiempo también llegó a España.

En fín. Que no busquen culpables en políticos y antis. El verdadero peligro de la Fiesta está dentro. En quienes la (mal) gobiernan. También en las figuras y no hay más que ver lo que hacen en las plazas de América y con qué toritos se dejan anunciar. La Fiesta es más seria y su grandeza no se puede patear así. Y me fastidia que Ponce entre y forme parte de este juego, porque tiene poder y arte para dignificar la Fiesta con el toro a modo e ideal. No más grande, ni más chico, el que siempre fue para La México. No el insulto de anoche.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *