¡Salvemos la presa de Yecla!

Yecla de Yeltes se ha vuelto a alzar, con las armas de su legítimo orgullo, ante la inoportuna desdicha de la Confederación Hidrográfica del Duero –CHD-, que pretende destruir la presa existente en el Huebra dentro de su término municipal. Ya hace un tiempo, de forma trasnochada y sin saber las adversas consecuencias que traería, sellaron las compuertas perdiendo el uso la instalación. Tras esa medida la esperanza seguía viva a la espera que al frente de la CHD estuviera alguien con cordura y supiera de verdad la realidad de nuestros río. Que patease sus cauces y no diera órdenes desde la comodidad de un despacho, para justificar un suelo y prebendas, desconociendo la evidencia.

Ahora, como el aburrimiento es muy malo, no se le ocurre otra cosa que dar luz verde al derribo para acabar de matar un hermoso paraje y un rincón con múltiples aprovechamientos. Sin embargo, ante la locura de esa Administración, el pueblo de Yecla, en su mayoría y en medio de una lección de civismo, ha dicho ¡NO! Que ya está bien de tanto abuso y que la presa no se tira. Que se recupera para su utilidad ganadera, como necesario lugar de ocio veraniego, para repostar las aeronaves en los incendios y, si llega la necesidad, para abastecer a la población, sin descartar la producción de electricidad.

En medio del atropello, lo más hermoso es la reacción tan positiva de las gentes de Yecla, al igual que una parte de la comarca, al hacer cuanto está en su mano para no consumar el atropello. Porque de seguir en sus ‘13’ la CHD, entonces se tomarán medidas más serias y se convertirá en noticia nacional esta falta de tacto y de conocimiento demostrada por la Confederación.

El derribo de la presa de Yecla es otro abuso más de los tienen, actualmente, como diana a la Salamanca pobre. Muy cerca de Yecla, en los bellos parajes de Retortillo y Villavieja de Yeltes se está cometiendo la locura de pretender construir una mina de uranio que traerá un posterior cementerio nuclear, una bestialidad de proyecto que cada día tiene más gente en contra. Y también cerca se ha llevado a cabo otra tropelía, esta ejecutada por estos ineficaces políticos que nos representan y han condenado a la muerte a la provincia. Se trata de la histórica reivindicación del Tren del Duero, la misma que ahora lo han ‘solucionado’ enrejando varios túneles, bajo la disculpa de que en sus oquedades crían murciélagos. ¡Qué locuras! Y qué santa la gente de estos pueblos que cargan sobre sus espaldas el paso de tantos abusos.

Por eso desde aquí felicitamos a las gentes de Yecla de Yeltes que han abierto las puerta a la realidad para abandonar ese pasivismo de esta tierra que del que se han aprovechado los políticos para quitarlo lo poco que le queda y no darle nada. Olé por Yecla y la defensa tan cabal y justa que hacende su presa. Porque su triunfo es la medicina que necesita el Campo Charro para reaccionar de una vez.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “¡Salvemos la presa de Yecla!

  1. Gracias cañamero es cierto q sobre la impotencia a tenemos los vecinos por tanta barbarie no nos queda más remedio q pedir q estos incompetentes se den cuenta de la barbaridad q nos quieren hacer y retrocedan a tiempo muchas gracias por tu ayuda Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *