Berkeley gafa al Salmantino

La vida no solamente es dinero, que es el ‘valor’ principal y que mueve a la australiana Berkeley desde que desembarcó en esta tierra para triturar una preciosa zona del Campo Charro. Para matar sus maravillas por la contaminación de sus actividades y la muerte que sembrará para los restos. Berkeley, además, ha conseguido mucha desunión en su política de ‘divide y vencerás’.

Sin embargo no siempre el dinero trae la felicidad, es más bastantes ocasiones ensucia y hasta trae mal ambiente como le ha ocurrido a esta multinacional de la muerte en varias de su actividades, a quien cada vez le salen peor los cuentas. Sin que sus objetivos tantas veces traen el efecto contrario al pretender comprarlo todo a golpe de talonario. Y aprovecharse de tanta necesidad como existe actualmente.

Ocurrió con el patrocinio al Salmantino, uno de los equipos de fútbol charros que luchan por recuperar añejas glorias. El Salmantino ascendió a Tercera División tras una brillante temporada y comenzó al año lanzado, líder desde del inicio. Sin embargo al mes y medio de la competición se tomó la decisión de apostar por Berkeley, la empresa que han dividido a la provincia, como patrocinador principal. Y justo, a partir de entonces, al imbatido Salmantino comenzó a tener los primeros problemas, a sumar las primeras derrotas y además en otro gravísimo error deciden cesar al entrenador María –una decisión que fue escandalosa-. Ya eran los tiempos de Berkeley, medida que trajo consigo la deserción de muchos aficionados que no casaron con la llegada de una empresa tan sucia para patrocinar a este club del fútbol.

Y lo peor es que en la camiseta de este Salmantina asoma el escudo de la extinta UDS. Aquel escudo de la encina y el balón –del himno de nuestra llorada UDS-. O sea que llega la enorme contradicción de pretender presumir del querido escudo de ‘la encina’ y luego los patrocina la empresa que ha arrancado miles de encinas en el paraíso del Campo Charro. La misma que ha gafado al Salmantino, que ya está tan lejos del liderato.

 

Coletilla final: Me fastidia porque en el Salmantino hay gente maja y muy válida para el fútbol. Desde varios jugadores que atesoran magníficas condiciones y proyección; sin olvidar al director deportivo, el gran Ángel Lozano, el histórico portero de nuestra UDS y sabio del fútbol; sin olvidar a otros, caso de Vicente García, otra leyenda del fútbol modesto local y gran tipo.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

7 comentarios en “Berkeley gafa al Salmantino

  1. Chatarra, auténtico negocio de intereses mexicanos nada claros. Sólo recogen lo que siembran los usurpadores y suplantadores de la sagrada UDS, unión sólo hubo una. Viva el fútbol del pueblo un socio un voto

  2. El equipo del pueblo también recibió la oferta para lucir la publicidad de la mina arranca encinas y unionistas declino tal oferta. Son grandes dentro del terreno de juego pero son mas grandes aún fuera de él

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *