los currículum de Sevilla…

Veo al toreo desnortado, con el rumbo perdido y lo peor de todo sin fe en el futuro por parte de un ‘sistema’ caduco y obsoleto que únicamente mira por y para su bolsillo. Las ferias son una sucesión de los mismos con las mismas, con las principales nombres al frente de unas ‘casas’ que entre ellas se lo guisan y se lo comen, sin tener jamás en cuenta la atención del público, quien paga. En esos grupos cerrados es literalmente imposible meter cabeza, además de cortársela al osado que intente sacarla. En esa situación grandes toreros apenas torean y tiene el añadido de no fomentar el futuro con las novilladas. Por eso la Fiesta está tan mal y no es culpa de los antis, ni de Podemos, ni de la ONU

La gran empresa ya no conoce a los novilleros, ni se interesa por las novedades. Jamás se acerca a ver a los protagonistas del futuro y, ejemplo de ello, es el exigir el envío de currículum para intentar torear ¡en Sevilla!. ¡Como si fueran a presentarse a la Guardia Civil! ¡O a opositar para Prisiones! Cuando siempre un empresario de Sevilla y su gente conocían a los novilleros para hilvanar unos carteles apañados y a la altura de la plaza. Esta está perdido y ocurre en Sevilla, en manos de Ramón Valencia, quien está llevando a La Real Maestranza a las profundidades del desprestigio, tan lejos del prestigio que siempre debió tener. ¿Qué pensaría de ello el viejo Balañá, Manolo Chopera, Emilio Miranda, González Vera, Canorea…?

Ese ya es el mayor de los ridículos y el claro ejemplo del nulo interés del ‘sistema’ por las bases. Porque jamás se toreó por currículum, sí por méritos y con taurinos que sabían abonar el terreno viendo a los chavales en el campo, en novilladas de pueblos… Pero el problema es que quienes están hoy al frente del ‘sistema’ no son aficionados, ni se preocupan por el futuro; ni les interesa la Fiesta. Solamente quieren el dinero rápido, porque ni ellos mismos confían en el futuro de esta Fiesta. ¡Y es que pedir currículum para torear ya me parece el mayor de los ridículos!

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “los currículum de Sevilla…

  1. Unos de los problemas es que no hay novillada sin caballo y sin los boletines necesarios no puede debutar con caballos y las clases prácticas de Andalucía no hay seguridad social no cuenta , y sin novillada picada tampoco puede tener los boletines necesario para la alternativa. Asta donde va esto…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *