Paco María, en la senda de los grandes

Salamanca, tierra de grandes picadores, no deja de parir profesionales de lujo. Junto a los históricos nombres que llevaron a esa tierra a lo más alto, hoy continúan sumando esa leyenda otro conjunto de chavales para dejar la historia de los picadores charros en lo más alto. Al tan aplaudido Tito Sandoval, protagonista de infinidad de momentos para el recuerdo, se suman los Ángel Rivas (hijo), los hermanos Manuel José y Óscar Bernal, Alberto Sandoval (sobrino de Tito) y también el dinástico Paquito María, el hijo de Paco María Cenizo, otro hombre grande entre los toreros a caballo. Paquito María, que desde hace dos años disfruta de la grandeza de ir con José María Manzanares en el grupo especial, de una primera figura, que es el sueño de todos los profesionales, lleva su nombre al camino de ser una referencia. A gozar la máxima consideración y respeto.

Ahora acaba de disfrutar de una página gloriosa en la corrida del Domingo de Resurrección en Sevilla. Esa tarde, el joven Paquito María, protagonizó un espectacular tercio de varias que puso en pie a La Maestranza y entre los más mayores revivió las leyendas de Martín Toro, del viejo Barroso, del gran Juan Mari García, del antiguo Atienza, de Epifanio ‘El Mozo’, de Ambrosio Martín, de Sanlúcar, de Salitas… o de tantos otros que llevaron tanta grandeza al arte de picar y sobre el amarillo albero de La Real Maestranza escribieron sus mejores páginas.

Hoy nos queda el sensacional tercio de varias de este muchacho de San Muñoz enrolado en la cuadrilla de Manzanares, del hijo de Paco María Cenizo, del que ya esbozamos que fue otro excelente picador y nieto de otra leyenda de los caballistas del Campo Charo, como fue el señor Paco ‘el de Rodasviejas’, toda la vida de vaquero y hombre de confianza en casa de don Ernesto Castaño.

Brindo por Paquito María por seguir haciendo grande el arte de picar y continuar con la tradición de esta familia que ha dado excelentes varilargueros. Gente de campo, noble y aireando la bandera de la sencillez a los vientos de la vida y donde el último bastión escribió una página de oro nada menos que en Sevilla. ¡Y el Domingo de Resurrección!

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “Paco María, en la senda de los grandes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *