¡Huérfanos del festival de Salamanca!

Hace ya años que el festival de Las Hermanitas de los Pobres cantó su réquiem. Esta tarde de San Juan de Sahagún fue la fecha más taurina de Salamanca, la que congregaba a lo más granado de la torería para colaborar en esa obra benéfica. La que sirvió para que muchos de nosotros, siendo aún niños, presenciáramos los primeros festejos con El Viti, Camino, Puerta… junto a otros torerazos que, ya retirados, descolgaban el traje corto para regalarnos los mejor de su torería y hurgar en la nostalgia de la afición.

¡Qué grandeza tuvo el festival de Salamanca! Si, así lo llamaban los aficionados del resto del país, porque gozó de tanto importancia, que fue el mejor de los organizados en su época; por encima del de Navidad que organizaba Balaña, en Barcelona al final de temporada; del de Chinchón, bajo la mano del viejo Julio Aparicio; del de Medina de Rioseco, con Ángel Peralta al timón. El charro tuvo tanto sabor y color que sirvió para que se escribieran muchas de las páginas más bonitas de la historia de La Glorieta, siempre con algún miembro de la familia Pérez-Tabernero al frente. Desde el viejo Alipio, más tarde su sobrino Juan Mari, a continuación su hijo Juan Ignacio, para pasar el testigo a Alipio Pérez-Tabernero Martín.

Fueron muchos lo momentos señeros en su larga historia. Inolvidable en una de las ediciones con unos lances de Gitanillo de Triana que hicieron pellizcarse a una afición emocionada y, como tantas veces escribió el inolvidable Alfonso Hortal ‘Don Lance’, no se explica como no quedó un azulejo perpetuando aquel monumento del arte a la verónica. Días destacados en la agenda de Santiago Martín ‘El Viti’, quien siempre reservaba esa fecha entre sus grandes compromisos para comparecer en esa causa tan solidaria de su tierra. Y con El Viti llegaban sus compañeros para satisfacción máxima de la afición charra. O después El Niño de la Capea y Julio Robles, habituales casi dos décadas y llenando de torería la plaza. Además, El Niño de la Capea, en el momento de empezar a brillar como ganadero en esa tarde logra sus primeros éxitos que lo catapultan como ganadero de éxito estando aún en activo. Fue a raíz de aquellos festivales históricos en los que lidió a ‘Pesetero’ y, después’, a ‘Espiguito’, ambos indultados por Ortega Cano.

Y un día el festival se acabó con un canto del cisne de lujo. Fue con el inolvidable Julio Robles de ganadero, quien trajo a varios de sus compañeros –Dámaso, Manzanares, Curro Vázquez, Miguel ‘Armillita’…- para regalar una bonita tarde llena de nostalgia, sin que nadie quisiéramos reconocer que se estaba cerrando una página histórica en Salamanca y en la torería. Porque era el entierro del que fue ‘el festival de Salamanca’, el que alimentó la vocación de decenas de chavales, sin que los actuales tengan un escaparate para alimentar la llamada de su vocación.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “¡Huérfanos del festival de Salamanca!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *