¡Réquiem por aquellos ‘julios’ de Madrid!

Madrid, por segundo año consecutivo, volverá a vivir los domingos de este mes de julio con la soledad de no tener toros. El de ver cerradas las puertas de Las Ventas durante los domingos de este mes tan taurino que ahora comienza. Del que ha sido escenario de tardes para el recuerdo en La Monumental de la calle de Alcalá. De acontecimientos que enriquecieron su historia y sirvieron de banderín de enganche para nuevos aficionados. Hasta que el francés Simón Casas, el más nefastos empresario de la historia de esa plaza, ha puesto la primera piedra para acabar con la temporada madrileña, con las corridas de la ‘canícula’, con esas ‘domingueras’ de tan grato recuerdo y que han dejado tanta grandeza en esa plaza. Simón Casas ha dado al traste con esos domingos de julio que tantas ocasiones tuvieron sello de acontemiento.


 

¿No querían a Casas en Madrid? Ahí lo tienen, destrozando un legado y una tradición. Porque en Madrid se programa un buen cartel en julio y la gente va –se ha demostrado-. Y con las novilladas igual, tanto que el vendehúmos de Casas atacó a la anterior empresa con su planteamiento de los festejos menores, el exagerado volumen de las reses y los percances. Cuando la realidad es que en su mandato se han producido tantos percances en los novilleros. ¡Palabrero!

Durante los próximos meses escribiremos mucho más de Simón Casas ante el bochorno de sugestión. Ante la palabrería de este vendehúmos a quien hay que despojar del trono veneteño. Pero hoy, antes de cerrar estas líneas me dejo llevar por la nostalgia y recuerdo tantas corridas de julio que han quedado herradas en los grandes recuerdo de mi vida de aficionado. De hecho habría que recordar al francés que hasta no hace mucho años, en ocasiones las grandes corridas de Las Prensa e incluso La Beneficencia se dejaron para el mes de julio. Y aquellos cartelazos que organizaba Manolo Chopera con las figuras.

Pronto se cumplirantreinta y cinco años del  domingo diez de julio de 1983. Esa tarde, achicharrado y feliz, sentado en un tendido alto y con la piedra ardiendo ¡a cuarenta grados!, con el no hay billetes vibre con la emoción de la adolescencia viendo a Antoñete y a Manzanares, pero doliéndome las manos de aplaudir a Julio Robles. Aquel día, el gran Julio Robles salía por primera vez en hombros de Las Ventas después de que, en los años anteriores, el comisario Font le privase en varias ocasiones ese premio. Todo fue en julio, en las grandes corridas de este torerísimo mes en Madrid, el mismo que ahora ha matado el nefasto Simón Casas. Porque con gente como él a la Fiesta no le hacen falta enemigos.

COLETILLA FINAL: Madrid debería convocar ta un nuevo pliego y conceder la plaza a alguno de los pocos taurinos que hay serios y formales. Las Ventas es una plaza de toros y ese es significado, no una discoteca, ni un centro de otras actividades, ni un cenador. Si las hacen que se programen sin molestar al calendario taurino. Porque como maten Madrid que apaguen la luz del toreo.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

8 comentarios en “¡Réquiem por aquellos ‘julios’ de Madrid!

  1. Parece que de las empresas siempre hay que sospechar. Yo lo hago. Pero de este empresario y apoderado, siempre he sospechado y nunca me ha dado argumentos para dejar de sospechar. De Choperas y Lozanos he sospechado, pero me han dado más argumentos positivoS que este. Este, NINGUNO.

  2. Los Lozano hicieron bueno a Manolo Chopera,
    Taurodelta hizo bueno a los Lozano,
    y Casas ha hecho bueno a Taurodelta.
    y me temo que el próximo empresario de las ventas el ancianisimo y riquísimo Baielleres hará bueno a Casas.

  3. Pero Paco, si han montado el cartel con Javier Cortes y Chacón que fueron dos toreros que se merecieron la repetición y no habían ni un cuarto de entrada! Quien va a montar toros en Julio para perder dinero? Si esto se está cayendo por su peso, le queda un telediario.

    1. Antonio, esa repetición está bien. Pero si has leído bien yo me refiero a toreros de más nombre, algo que hacía Chopera. Obliga un domingo a ir a tres figuras y verías si iba gente, pero aquí falta mucha imaginación.

  4. Estoy de acuerdo es la peor empresa que ha pasado por Madrid, además son unos soberbios que tratan sin respeto a los apoderados y a los Toreros humildes, ni los reciben ni atienden.

    1. Estoy de acuerdo es la peor empresa que ha pasado por Madrid, además son unos soberbios que tratan sin respeto a los apoderados y a los Toreros humildes, ni los reciben ni atienden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *