La encrucijada de Juan del Álamo

Juan del Álamo suma una nueva ruptura en su carrera. Ahora ha dicho adiós al dúo Mariano Jiménez-José Ignacio Ramos tras una gris temporada donde perdió nombre y cartel. Una temporada atípica marcada, inicialmente, por la ruptura de Rui Bento –hace ahora un año- y donde se le fue Madrid sin registro positivo alguno, saldó su paso por Pamplona con una orejita –que después por mor de unas declaraciones televisivas tuvo consecuencias menos positivas- y en su Salamanca tampoco acaba de destaparse. El resto prácticamente se limitó a corridas en pueblos, donde en la época actual no hay dinero, ni mucho menos prestigio. Lejos quedan ya los tiempos donde una destacada faena en los pueblos era una medalla, como de la de Ortega Cano en Zarautz, que le sirvió para levantar vuelo; la de Manzanares, en Hellín; la de Dámaso, en Villarrobledo; la de Robles, en Colmenar Viejo… O tantas otras

Y eso que el propio Del Álamo al dejar a Rui Bento dijo: “quiero torera en los pueblos para ganar rehacerme y acabar en las ferias”. Craso error en estos tiempos tan confusos donde a muchos toreros le sobran amiguetes que se arrimen al calor del triunfo y se ven huérfanos de alguien que les asesore taurinamente  y de verdad, como es el caso, pese a llevar ya tan larga carrera en los ruedos. Porque de tenerlo no hubiera realizado jamás esas manifestaciones, ni tampoco las de Pamplona que sentaron tan mal a la afición navarra, donde tras matar al toro que le cortó una oreja dijo ante la cámaras de televisión: “he tenido que salirme de mis formas para hacerlo de cara al público”. Esas palabras fueron como un jarro de agua en una afición que, en muchas épocas, se rompió con toreros artistas, ejemplos de Ordóñez o El Viti. Por ese cayó fatal en los ambientes taurinos pamploneses y sanfermineros. Como tampoco debió decir jamás que “dejé a Rui Bento para crecer como torero”. Sobró porque el tiempo ha demostrado que con Rui creció como torero, estaba acartelado en las ferias y gozó de aureola, gracias a esa política de poco y bueno de la que, erróneamente, desertó por el mucho y malo de la última temporada, al pretender torear de cualquier manera apoderado por Jiménez y Ramos.

Desconozco qué camino tomará el próximo año, pero lo que si está claro es que el mayor lastre de su carrera ha sido dejar a Rui Bento, excelente taurino y todo un caballero que veló por su carrera y por su prestigio viviendo a su lado los años dorados.  Ahora el interés de Del Álamo ya no es el mismo y su lastre han sido varios errores que, en distintos momentos de su carrera, mermaron sus perspectivas. Porque las decisiones son muy importante y lo cierto es que de aquí para adelante las oportunidades, que serán menores, deberá aprovechar cada ocasión. Ahora llega una nueva época y su paso por Madrid lo va a marcar, por esa tarde debe salir a por todas sin excusa alguna para levantar el vuelo, siendo el único camino para recuperar sus tiempos de esplendor,  donde Rui Bento únicamente buscaba carteles con calidad.

 

 

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

3 comentarios en “La encrucijada de Juan del Álamo

  1. Yo creo que hace bien quitándose de encima al dúo sacapelas .Atate juan los machos cuando te presenten las cuentas: tendras que pedir un credito para saldar la deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *