Carlos Perelétegui, un lujo para Villamayor

¡Qué lujazo para Villamayor! Para ese pueblo que abre la puerta de La Armuña y regaló de sus entrañas la hermosa piedra arenisca que convirtió a la vecina capital un monumento. Villamayor, a caballo entre una moderna ciudad dormitorio con las numerosas urbanizaciones levantadas sobre sus besanas y el pueblo labriego y cantero que siempre fue, va a tener la dicha de contar con el alcalde que sueñan los ciudadanos, con una persona íntegra que siempre llevó a gala la bandera de la honradez y el trabajo, de las cosas bien hechas, del compañerismo y de la solidaridad. Se llama Carlos Manuel Perelétegui y es la gran apuesta del partido socialista para esa localidad. Apuesta ganadora en una personalidad tan necesaria en la política.

Carlos Manuel, con sus manos limpias y su mente lúcida, con sus ganas de trabajar por la sociedad y de empujar a su querido Villamayor a las alturas del progreso, ya carga las baterías para esta campaña electoral que se avecina y, el último domingo de mayo, lo llevará directamente al sillón municipal de la villa armuñesa, porque cuando llega alguien de su capacidad, de su entrega y lo más importante en estos tiempos, de su honradez, jamás se puede poner en duda esa apuesta.

Y quien escribe estas líneas lo hace con la perspectiva del conocimiento tras haber sido compañero de Carlos Manuel durante más de veinte años, de tener infinidad de vivencias a su lado; de días mejores y otros peores, pero sacando lo mejor de cada situación. De aprender a su lado y admirar su temple, su humanidad y buscar siempre el lado positivo de las cosas. Han sido infinidad de viajes a su lado, montones de reportajes con alguien incansable y que jamás tuvo día ni noche, ni poner una mala cara en la adversidad; por eso en su profesión de fotógrafo fue una figura mientras hubo dignidad, sabiéndose ir a tiempo cuando en ese oficio comenzó tanta gente a venderse por un favor o a convertirse en meros mayordomos, algo que para alguien con su pureza no entraba,

Ahora, que acaba de desembarcar en las arenas de la política, se ha convertido en la apuesta para gobernar Villamayor. Y olé por este pueblo de tanta fama cantera y labriega, el que parió a aquel genio de nuestro folclore como fue el gran Medes; olé porque han dado en la diana con alguien como Carlos Manuel Perelétegui, el fiel amigo, el mejor compañero y de quienes jamás nos cansaremos de elogiar su personalidad y esas virtudes de las honradez y el trabajo que harán de él un alcalde ejemplar.

           

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “Carlos Perelétegui, un lujo para Villamayor

Responder a Puntillero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *