La Fiesta busca su propio burladero

Desde hace años, coincidiendo con la llegada de Rodríguez Zapatero al poder, el PSOE ha dado de lado a la Tauromaquia. A partir de ahí la Fiesta empezó a ser azotada desde diferentes sectores con la complacencia del entonces inquilino de La Moncloa. En su política se permitieron infinidad de hachazos, sin que el toreo reaccionase en ese momento, aunque si hubo un enorme malestar. Más aún al ser un partido –como era el PSOE- que tantos votos arrastró de taurinos y gente de la Fiesta. De aficionados y profesionales.

Conozco bien el toreo y lo escribo de forma cabal habiendo tratado a tantos y tantos votantes socialistas vinculados al toreo e incluso muchos que ocuparon cargos de concejales, alcaldes…. Infinidad de banderilleros y picadores, también de matadores eran socialistas y lo mostraban con orgullo, tanto de antaño –Gregorio Sánchez o Antoñete fueron dos claros ejemplos-, como otros más actuales. Sin embargo, desde el propio PSOE de Rodríguez Zapatero se continuó dinamitando con fuerza un potencial que fue despreciado mientras se humillaba a la Tauromaquia en una página de ingratitud olvidando ese partido su propia historia. Y rechazando a miles de socialistas que fueron taurinos.

Y si en tiempos de ZP comenzó a despreciarse el arte del toreo, más grave fue después. Justo con la llegada de Pedro Sánchez, al alimón con sus socios de Podemos, quienes han venido con la guillotina de la Tauromaquia y no se han cortado en hacerlo público, con consecuencia ya, ejemplo de la muy taurina villa madrileña de Galapagar.

Ahora ignoran estas nuevas huestes que dominan todos los hilos del país que España también es la Tauromaquia, ese arte que pretenden prohibir, del que comen tantas familias y tiene millones de adeptos. Por eso, las gentes del toreo buscan a quien respete su dignidad, mientras añoran a aquel  viejo PSOE de González, Guerra…, que siempre enarboló la bandera de la defensa de Fiesta y esas misma siglas, tiempos después y en manos de los Rodríguez Zapatero o al actual Pedro Sánchez.

Y ojo que el arte del toreo está abierto a todos, de hecho ha habido muchos comunistas vinculados a él, desde los hermanos Domingo y Pepe Dominguín, sin olvidar a Alberti, a Juan Antonio Bardem… a tantos otros encuadrados en la hoz y el martillo que siempre mostraron con orgullo su pasión taurina. Y a miles de socialistas. Hasta que esos partidos olvidaron su historia desde que cayeron en manos de dirigentes a quienes Dios libró de la esclavitud del talento.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *