El desmoche de Renfe en Salamanca

 

A Salamanca la siguen desmochando de sus comunicaciones por ferrocarril. Rama a rama ha sido desarbolada para convertirla en un estandarte de eso que los políticos  llaman la España Vaciada, en su afán por seguir cosechando votos aún a cuenta de un pueblo hastiado de tantas promesas. Esa España rural que ellos vaciaron al dejarla fuera de cualquier proyecto de futuro, a la que cerraron servicios y lentamente comenzaron a desertizarla, debe despertar harta  de seguir pariendo jóvenes a quienes no les queda otro camino que la emigración.

Ahora, en el particular desmoche, Renfe anuncia la eliminación del Tren-Hotel Madrid- Lisboa que atravesaba cada noche la provincia con paradas en Salamanca, Ciudad Rodrigo y Fuentes de Oñoro. Era el único tren de viajeros que circulaba en el trazado férreo entre la capital y la frontera, formado por material Talgo, servicio ferroviario que fusionó los históricos Lusitania y Sudexpreso, y ya tiene escrita su esquela. Dentro de poco, el recuerdo de ese convoy quedará en una lapida sentimental que con tanto ahínco ha cultivado la empresa estatal en esta tierra. Ahí está la incompresible supresión del Tren Duero y su espectacular trazado con tantas voces reivindicando su recuperación. O la también incomprensible de la Ruta de la Plata, que vertebraba España de norte a sur.

Lo triste es que la nueva decisión llega en el momento que se lleva a cabo una inversión multimillonaria para electrificar la línea de Portugal, cuyas obras están muy avanzadas. Y en medio de esa inversión se va a suprimir su último tren de viajeros en este nuevo desmoche a la economía charra. En esta semilla que acaban de sembrar los políticos de Madrid en la España Vaciada.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Un comentario en “El desmoche de Renfe en Salamanca

  1. Hace ya más de 20 años tuve un negocio en la estación de Ciudad Rodrigo que mantuve abierto durante 8 años. Uno de los días acertó a pasar un tren que los operarios de Renfe apodaban Tamagochi…(ya no recuerdo porque)…Me invitaron a subir en el y a hacer el final del recorrido hasta Fuentes de Oñoro pues provenía de Salamanca…según me comentaron el tren habia tardado en hacer el recorrido hasta Ciudad Rodrigo 35 minutos parando 5 minutos en La Fuente de San Esteban…otros 12 minutos tardo en llegar a Fuentes de Oñoro…por lo visto estaban haciendo pruebas para su posible implantación en la zona, extrañamente nunca se llegó a poner en marcha…en fin casualidades o intereses (Mis sospechas tengo) pero necesitaría también tener certezas para poder denunciar lo que parece un conflicto de intereses entre empresas y Junta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *