Andrés Vázquez, un maestro con grandeza

12141782_629085573898568_9001153062816105745_n12079659_629085587231900_3973818921082172301_n11214128_629085600565232_2821318417096123279_n

Lo absurdo y lo patético siempre se dan la mano y conviven bajo el falso abrazo. Duele que un grupúsculo ande buscando tres pies al gato para desprestigiar la leyenda del grandioso torero Andrés Vázquez en su pueblo. Pero lo triste es que a esos personajillos que lo integran –minúsculo, pero hace ruido- dominados por el mal nacional de la envidia se le hace tan cuesta arriba reconocer quién ha sido como figura este villalpandino universal que llevó el nombre de su querido pueblo por todos los ruedos de España, Francia, Portugal y América. E incluso en importantes foros de Estocolmo, París o Roma cuando fue invitado a disertar por su condición de torero grande y de un símbolo de la España que le tocó vivir.

Es triste que el Ayuntamiento de su pueblo lo haya ninguneado al no darle los honores que se supo ganar con su arte, valor y carisma. Siempre abrazado su éxito al de su villa natal en tiempos que el genial Matías Prats repetía en la televisión en blanco y negro de la época “el gran torero de Villalpando”. Hoy, paradojas y realidades, ha tenido que ser el grupo socialista del Ayuntamiento quien hace lo posible para reivindicar al ilustre hijo lo que le corresponde, después de que el PP siempre diera de lado al prestigio y categoría de Andrés Vázquez. Que es suya y nadie se la regaló.

Y hasta (¡que atrevida es la ignorancia!) se atrevan a decir solemnes barbaridades como “no hizo nada por su pueblo”. ¿No es hacer nada ser el gran embajador, quien logro que esa villa conocida en todo el orbe taurino?

Lo triste es ser olvidadizo y por eso conviene refrescar la memoria más allá de sus doces puertas grandes de matador, que son las reales aunque algunas estadísticas indiquen que once. Gracias a Andrés Vázquez y a su esplendor Villalpando recibió numerosas visitas de personalidades que se acercaban y se acercan a su leyenda. Allí, en tiempos que aún era un pueblo de barro y labranza llegó en una ocasión nada menos que Orson Welles, el cineasta más grande de la historia –tras dirigir Ciudadano Kane- cautivado por la grandeza de Andrés. El gran Orson Welles pateó esas calles, habló con las gentes, disfrutó de un cocido hecho en la chimenea por la madre del maestro y admiró esa España profunda de los 60 que comenzaba a abrir los ojos tras tantos años de penuria.

Andrés llevaba a la gente con naturalidad, presumiendo siempre de ser de ese rincón de la Tierra de Campos. Como cuando invitó a comer otro cocido nada menos que a don Santiago Bernabéu, el mejor dirigente que ha habido en el mundo del fútbol y español de máxima relevancia. Bernabéu quería a Andrés como al hijo que nunca tuvo y por eso un buen día se acercó a conocer la raíz de sus orígenes. Como hizo mucha más gente, famosa y anónima. Desde futbolistas de élite, como Gento; ciclistas que triunfaron, caso de Bahamontes, o a aquel genial boxeador llamado Pedro Carrasco que también paseó por la plaza el dédado de Villalpando de la mano de Andrés. Del gran Andrés Vázquez. Y no digamos de numerosos toreros que estuvieron con él en su pueblo, entre ellos la leyenda de Antonio Ordóñez, sin olvidar a Santiago Martín ‘El Viti’, a Jaime Ostos, a su padrino Gregorio Sánchez, a Mario Coelho –que además fue banderillero suyo en época gloriosa- y otros muchos.

Me llevan los demonios que se intente ningunear a tan excelso artista. A un zamorano ilustre y villalpandino de corazón y orgullo. Que se busquen argumentos falsos para esconden su grandeza entre la maleza humana o intenten argumentar con algo que no hace más ridiculizar sus planteamientos. Y lo notorio es que esa postura ha tenido que salir del PSOE, porque el PP de Villalpando ha estado dormido y mirando para otro lugar en vez de ver la realidad de Andrés Vázquez como un torero de leyenda. Como un maestro que ha escrito una historia mucho más importante aún que sus numerosas puertas grandes de Madrid.

De un artista castellano por quien siempre alzaremos la voz para reivindicar lo que es suyo y nadie le puede ningunear. Porque ningunear a este grandioso maestro es caciquear.

 

DSC_8600 DSC_8554 IMG_4858 IMG_4899 DSC_8590 DSC_8682 IMG_4945 DSC_9927Cordobés, Leandro, AndrésDSC_8595

 

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

2 comentarios en “Andrés Vázquez, un maestro con grandeza

  1. Gracias por su enorme aportación al reconocimiento a nuestro villalpandino ilustre, el maestro Andrés Vázquez. Estamos a las puertas de ver cómo se hace justicia. Le esperamos en el gran homenaje que se le tributará, que le tributaremos todos, villalpandinos o no, en agradecimiento y reconocimiento a su trayectoria profesional y humana, por eso le fue concedida, entre otras distinciones, una gran cruz por tanto torear benéficamente. Llega la hora de ver nuestros deseos hechos realidad. Un saludo para usted lleno de agradecimiento por su encomiable apoyo.
    Pablo Modroño

  2. sr Cañamero gracias por estas letras que dedica al “maestro de villalpando” ” brujo de villalpando” pero ud es sabedor de la envidia que suscita por su sencillez por ser eñtrañable como es y por que siempre que se le ha llamado presto,ha acudido y si dicen que nunca hizo nada por su pueblo es incierto. Sea cual sea el resultado de ese pleno Nadie le quitara ese titulo que el presume y presumira ser Español matador de toros de villalpando. Eso no lo pueden decir todos. GraciasPaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *