López Simón, un lujo de ‘Excelencia del Toreo’

Llegó Alberto López Simón al ‘Café Torero’ hecho un pincel. Venía acompañado de Domingo Siro ‘El Mingo’, su peón de confianza y varios amigos más, siempre con su elegancia natural repartió saludos y se fotografió con casi todos los presentes que se lo solicitaron. Iba a recoger el premio ‘Excelencia al Toreo’ y a formar parte de una exclusiva lista formada por Juan Mora, Javier Castaño, El Fundi y Diego Urdiales, en la que desde hoy brillará su nombre. El de un torero joven que ha sabido situarse en lo más alto y alcanzar el estatus de figura (si de figura, con todas las letras y responsabilidad que conlleva esa distinción) en estos tiempos que parecía un milagro tutear a las quienes han tirado del toreo.

López Simón lo ha conseguido con la autenticidad de su interpretación y la emoción, poniéndose en el sitio de la verdad. Por esa razón  los públicos se le han entregado para abrazarse a un sitio distinguido. Lo glosó con su habitual brillantez Carlos Mateos en palabras poéticas y tras recoger el galardón (una preciosa obra del joyero Ángel Recio) el torero agradeció el gesto: “Me hace especial ilusión por ser en Salamanca, la tierra en la que resido sin olvidar que tengo raíces en Ledesma”. López Simón que ya comienza el inmediato fin de semana la temporada manifestó su deseo de presentarse en La Glorieta, “una de mis ilusiones de 2016 es debutar en la histórica plaza de La Glorieta y sumar mi nombre al de todos los grandes maestros que han contribuido a escribir su leyenda, sobre todo El Niño de la Capea y Julio Robles”. Finalizó con gratitud, “agradezco sinceramente la distinción y espero estar siempre a la altura en el ruedo”.

A continuación se invitó a los presentes a conocer más al protagonistas gracias a una magistral película realizada por Carlos Mateos sobre momentos de López Simón tanto en las arenas como en la vida que puso fin a un acto ante el aplauso unánime de los presentes que abarrotaban la sala. Entre ellos numerosos jóvenes de Asociación Juventud Taurina al frente de Gonzalo Sánchez y el inquieto Rubén Gudino. También se encontraban los aficionados prácticos de la escuela que dirigen Andrés Sánchez y Salvador Ruano, sin olvidar a numerosos profesionales, entre ellos Juan José, Flores Blázquez, Pascual Mezquita, Alejandro Marcos, Alberto Escudero, Javier Gómez Pascual, Tito Sandoval, Rubén de Dios… miembros de la Federación de Peñas con su secretario Pablo del Castillo, el club taurino de Estella (Navarra), aficionados de Zamora con Fernando Primo y José Luis Maderal a la cabeza, de Hinojosa de Duero -Alejandro Bartol, Virginia e Isabel Bartol, alma del exquisito queso Cynara-, y otros llegados de diferentes puntos para aplaudir a este torerazo llamado Alberto López Simón, aupado ya al pedestal de las figuras por la verdad y emoción que ha traído con su toreo.

Y NUESTRAS MÁS SINCERAS GRACIAS A FERMIN RODRÍGUEZ, EL GRAN FOTÓGRAFO DE MEDINA DE CAMPO Y EXTRAORDINARIA PERSONA POR ACOMPAÑARNOS Y CEDERNOS ESTAS FOTOGRAFÍAS.

12799440_1061940760523417_3195184379951202561_n 12717623_1061940350523458_6778109230808443025_n 12804891_1061940637190096_3996811267461155902_n 12795491_1061940267190133_4383246031725682029_n 12804789_1061940627190097_5303671747003019374_n 12804820_1061940917190068_3375889209687376004_n

12790860_1562682270714191_81824873605506160_n

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *