Archivo por meses: agosto 2016

Hay muchos Corpa…

Contra el taurino golfete Abraham Corpa ha comenzado la cacería desde que el novillero extremeño Tulio Salguero denunció sus sucias actividades mercantiles. A Abraham Corpa se le ha puesto cara en tiempos convulsos del toreo y necesitado de un cabeza de turco. Se ha buscado a quien atizar para tapar otros intereses y que fuera un empresario de poca monta. Porque los grandes –de peor calado que el golfete de Corpa- hacen más daño al toreo y, sin embargo, el taurinismo a la hora de denunciar sus tropelías miran para otro lado por miedo a represalias. Y nadie se ha atrevido a decir todo lo malo que hacen las poderosas empresas, con decenas de damnificados en sus gestiones, algo que en esta página lo hemos denunciado tantas veces  dejándonos solos antes el peligro.

Pero el ‘sistema’ necesitaba un cabeza de turco para distraer la atención y que la gente olvide sus fechorías en algo semejante al pan y circo copiado por los dictadores a los romanos. A bote pronto ahí está la caída de Bilbao a los infiernos de la desidia, la gran cacicada del festival homenaje organizado en Valladolid al malogrado Víctor Barrio y del que la familia no tuvo constancia -al menos hasta hace una semana- y con la empresa barriendo para casa al programarlo en el abono. De los abusos del Juli con el impresentable ganado que lidia en muchas plazas. Del vendedor de humo llamado Simón Casas –¡que le pregunten por él a Finito de Córdoba!-. De los grandiosos toreros víctimas del ‘sistema’ a quienes apenas le dan sitio y se lo han ganado con creces, ¿verdad Morenito de Aranda? ¿verdad Javier Jiménez? De la repetición de los mismos carteles de las ferias uno tras otro. Del mencionado olvido de las grandes empresas por las novilladas, que es el vivero del futuro. De no tener el espectáculo taurino un precio acorde de la realidad. De matar tantas ilusiones…

Por eso hay muchas cosas que arreglar; la primera echar a quienes lastran la Fiesta, semejantes al golfete Corpa, para que no vuelvan más con actividades propias de los bandoleros que atracan a los infelices que salen en el camino. A todos si hubiera unión habría que ponerle cara. Como también a los grandes, que en esta web aquí siempre lo hemos hecho solos ante el peligro. Ahora en medio del escándalo provocado por el ‘sistema’ para distraer la atención, yo me pregunto, ¿porqué no hace pública Salguero -un chico que tiene todo mi respeto- la liquidación de la novillada de Madrid? Es lo que debe hacer, que la gente sepa de una vez cómo paga Madrid a los novilleros fuera de San Isidro. Eso es aún más grave que los hechos del taurino golfete. Porque nadie debe olvidar que, ¡Madrid! liquida a los novilleros y no les llega para cubrir gastos en una página lamentable de la Fiesta.

Y es que la realidad de las novilladas es muy dura y todo culpa de quien dirige los hilos de la Fiesta que las ignoran por su falta de rentabilidad. Porque solo piensan en recoger la cosecha, sin importarle que antes se debe abonar el terreno y sembrar. Por esa razón hay otro problema gravísimo y se trata de los chavales anunciados en los festejos menores de Las Ventas, plaza a la que llegan sin preparar por la falta de novilladas, se juegan la vida en ella y al final se le liquida con una cantidad ridícula. Tan ridícula que ni siquiera cubren el cien por cien de gastos por más que indiquen que se trata de los mínimos. Y en muchos casos además deben aguantar las malas formas y despóticas de José Luis Blanco, gerente de la plaza, con su falta de tacto en su papel de malo de la película.

En fin, que el asunto de los novilleros es muy grave y no solo tiene la culpa a quien ha denunciado. Porque entre los organizadores de novilladas hay mucho Abraham Corpa, entre ellos varios nombres de los más poderosos, sin olvidar el gravísimo problema de Las Ventas, ¡eso si es que es vergonzoso!

 

Ciclo de novilladas 2016 en la Maestranza de Sevilla.jpg_small

¡A esta Fiesta la están matando!

De manera lenta, sintiendo dolorosamente cada nueva cuchillada inferida en sus adentros por el ‘sistema’ y clavada sin escrúpulos desde gestiones carentes de creatividad necesaria para dar brillo a tan bello espectáculo. A la Fiesta, que está muy herida, bastante más de lo que parece, aunque intenten taparlo desde el triunfalismo inventado para no dejar ver la auténtica realidad.

Escribo esta crónica desde la decepción adueñada en la Tauromaquia y vivida personalmente por esas plazas el último mes. La última este fin de semana en la antes postinera Calahorra, ya caída a los infiernos. Lejos de la feria que llegó a programar seis corridas con figuras –tardes memorables de Robles, Domínguez, Capea, Juan Mora, Curro Vázquez, los Campuzano, Manzanares…– de tanto realce a la dura y cruda actualidad. Ahora únicamente con una corrida a pie que fue una vergüenza con los pitones mutilados de manera escandalosa –algo tapado por la prensa riojana presente- y que no cubrió tan siquiera media plaza, a la de caballos que tampoco tuvo interés alguno –y eso que los toros estaban ¡mejor presentados¡ que el día anterior-. Y digo Calahorra, pero no olvidemos que a lo largo del país hay muchas Calahorras muertas y en la agonía por los abusos de los taurinos. Muertas por no sembrar en el futuro y vivir de un pasado que no supieron renovar.

Pero no son solo ferias menores las que han hundido. También muchas de prestigio y como prueba ahí está el caso de Bilbao, antes importantísima y hoy otro escaparate del crítico momento que vive la Fiesta con la sucesiva pérdida de público sufrida en los últimos años. A Bilbao la tienen hundida, sin ser capaz de generar ilusión a unos aficionados hartos y hasta la coronilla de tantas mentiras. Bilbao es el último ejemplo de una feria modélica que se pierde a velocidad supersónica. Y todo por culpa de una Junta Administrativa que ha trabajado para hundir su histórico prestigio. Una Junta con un Javier Aresti a la cabeza, que todo lo ha hecho mal. Con él al cargo se perdieron las novilladas que tuvieron tanta pujanza y en su día fueron el espaldadazo de toreros de postín –Manzanares, Galloso, El Niño de la Capea, Julio Robles, Raúl Aranda…-, además de dejar en su día que El Juli mangonease en todo a su medida –y por tanto se abrieran las puertas al toro afeitado impropio de lo que fue una catedral de la pureza-.

14401744252017Javier Aresti, culpable de todo lo malo que ocurre en Bilbao y de la pérdida de prestigio que sufre la plaza de Vista Alegre.

Aresti, miembro de una familia muy adinerada, pero anónimo para la masa encontró en la Tauromaquia un escaparate social y lo utilizó para figurar y chapar cámara del Plus, a la par que su incompetencia hunde Bilbao. Lo mismo hizo el ‘segundón’ de Juan Manuel González, un personaje ascendido socialmente -dicen las malas lenguas que a base de medrar- y que tanto le gusta presumir en los callejones de provincias con pases gorroneados y también ser entrevistado por los medios –sobre todo Canal Plus- sacando pecho de Bilbao. Cuando la realidad es que él ha hecho un daño tremendo a esa plaza y demasiadas averías en su historia. Lo mismo ocurre con el presidente Matías González, quien fue muy bueno y serio al principio, pero al final acabó creyéndoselo para crear un personaje y hoy piensa que las ‘corridas generales’ son él con su manera de presidir mirándose el ombligo de su vanidad. Lo de Matías ya es de juzgado y sobre todo un caso de delirios.

UnknownEl bilbaíno Juan Manuel González es un personaje causante de muchas de las averías del toreo.

A partir de ahí arrastra mucho de lo malo que se ha adueñado con Bilbao y debe remediarlo su afición para obligar a dimitir a esos tres ‘callejoneros’. Y echarlos de sus cargos a gorrazos para nombrar gente con mejores ideas y, sobre todo, ganas de trabajar, algo que ignoraban esos figurones, convertidos en una verdadera lastra y con una daño extensivo a gente muy valiosa. Es el caso de Javier Jiménez, al que ningunearon su éxito y puerta grande en Las Ventas, sin ser capaz de darle un sitio en las ¡cuatro! sustituciones que ha habido. Y es lamentable la feria que han permitido, junto a la colaboración de Canal Plus defendiendo y justificando las pobrísimas entradas, también los carteles de tan escaso interés e incluso a verdaderas mansadas. Canal Plus tiene en sus manos una importantísima labor e incluso ellos podían reconducir la Fiesta y tratar de sacarla de lo infiernos, pero hacen justo lo contrario en un circo de muchos intereses, donde le da igual confundir al televidente y ocultar realidades.

Con todo ello y aunque el ‘sistema’ trate de evidenciar la realidad, pintan bastos en el futuro de la Fiesta. Así de claro. Llámenlo como quieran. Pero se pone freno ya a tantas cosas mal hechas o se va de los manos en muy poco tiempo. En menos del que creen y aquí no es culpa de los antitaurinos, ni tampoco de los partidos radicales. La prueba es el desinterés de tantos aficionados que, impotentes, ven a su Fiesta hundida y lastrada merced de las políticas basadas en el ¡a llevárselo pronto en el mano! Porque cono están haciendo más que matarla de manera lenta con esas cuchillada inferidas en sus adentros por el ‘sistema’.

PD: La cosas buenas también las veo y las disfruto –sobre todo a ese Garrido magnífico-, pero ya tienen demasiados ‘cantores’ y también hay que mirar todo lo demás para tratar de ayudar a levantar el toreo.

 

 

 

Salamanca, en deuda con Chanito

Se fue Chanito en soledad y sin algarabías, como le gustó vivir desde que se vio obligado a colgar el traje de luces. En paz consigo mismo y con todos; disfrutando de su familia, siempre unida y que era el motor de su felicidad. Se fue y quedó el legado de su intachable trayectoria, de un torero sobrio y que dio la cara allá donde era anunciado. Con suficiente valor para no hacer ascos a ninguna ganadería y con una espada que era un cañón y tuvo en ella el fuerte de su Tauromaquia, junto a su muleta poderosa.

Hoy, con la noticia fresca duele su pérdida y saber que ya es un recuerdo el saludo al encontrarlo por las calles de Salamanca, donde era frecuente verlo hasta hace unos años por la Plaza del Oeste, Wences Moreno, Puerta de Zamora… Hasta que se marchó su mujer, cuya muerte lo dejó sumido en la tristeza y ya nada volvió a ser igual. Entonces muchas veces hablé con él y nos hicimos amigos más allá de la cercanía geográfica de nuestros lugares de nacimiento, porque lo escuchaba encantado desempolvar vivencias de su época, al igual que también su opinión sobre el toreo actual, que explicaba de manera cabal, sin pelos en la lengua y llamando las cosas por su nombre.

libro-sebastian-1

Su grandeza e importancia en la década de los 60 está ahí y quien lo conoció lo avala por su valor y entrega hasta que una desgraciada cornada lo retiró. Sin embargo para los  nuevos aficionados se escapa quién fue este torero, al igual que para la mayoría de quienes escriben de toros y nunca lo vieron, ni tampoco les interesa el pasado, porque están más pendientes de esta época de triunfalismo que les ha vendido el ‘sistema’ y pregonar la chorrada que hoy se torea mejor que nunca.

Ahora, Salamanca debiera tener el detalle de dedicar un acto a su memoria, algo más que merecido. A falta de poca más de dos semanas para la feria charra, su tierra debe tener un recuerdo con Sebastián Martín ‘Chanito’. El que jamás se le hizo en vida a uno de los grandes toreros charros y el que presenta el mejor balance de puertas grandes en Madrid. Cinco corridas toreadas por tres triunfales (aunque la tercera cortó dos orejas, pero no pudo salir por la gravísima cornada inferida en el cuello por un toro de Pío Halcón).

Ahí queda un guante que no trata nada más que reconocer lo que ha sido Chanito y hacerle justicia a un torero que se distinguió por ser siempre charro, además de un hombre cabal.

 

 

En la muerte de Sebastián Martín ‘Chanito’

 

chanito 1

 

CON MOTIVO DE LA MUERTE DEL DIESTRO CHANITO, OCURRIDA EN LA JORNADA DE AYER EN SALAMANCA OS PASO UNA ÚLTIMA ENTREVISTA QUE LE REALICÉ Y SE PUBLICÓ EN EL DESAPARECIDO DIARIO ‘TRIBUNA DE SALAMANCA’. FUE EN 2007 Y DEBIÓ SER LA ÚLTIMA QUE CONCEDIÓ EN VIDA.

Chanito llega a la cita sin perder su percha de torero. Nos saluda, se sienta, pide un café y antes de pasar al ‘grano’ se improvisa una conversación que gira en torno a personajes de su pueblo natal, de Martín de Yeltes (Martín del Río, dice él, en honor al antiguo nombre de esa villa) y salpica con alguna anécdota de las que protagonizó en su vida torera. Una vida truncada por un cornalón sufrido en Madrid. Pero antes de ese revés queda una estadística prácticamente imposible de superar: Cinco corridas en Madrid y tres salidas a hombros.

Ahora reside en Salamanca, a caballo entre la capital y un chalé en Aldeaseca de la Armuña, ajeno a barullos y lejos de un mundo que, de forma efímera, le dio fama y gloria.

Sebastián, ¿cómo va la vida?

Bien, ahí andamos. Muy bien, aunque apenas vengo a Salamanca, pues estoy casi siempre en Aldeaseca de la Armuña. Allí tengo un chalé y vivo de manera muy tranquila.

¿Añora su época del toreo?

Mucho, mucho. Sueño con volver.

¿Fue buen torero?

Yo no soy quién para juzgarme, pero salía a darlo todo y a ganar la partida a los demás.

¿Al dejar forzosamente de torear a raíz de la cornada que sufrió en el cuello sintió envidia de sus compañeros?

Mucha, pero sana. Fue una pena no poder continuar en activo.

 

hqdefault

 

Hace poco leía en una revista que tiene el mejor porcentaje de salidas grandes en Madrid, ¿lo sabía?

Sí, date cuenta que toreé únicamente cinco corridas y salí tres a hombros. De novillero también salí dos tardes.

Ahora, un torero con ese bagaje de éxitos se hace multimillonario, ¿usted le vio ‘color’?

Sí, pero no pude ‘rematar’ por culpa de aquella gravísima cornada. Yo llegué a ganar en Madrid 375.000 pesetas, que en aquella época era un cifra considerable. Muy importante.

¿La vida torera le hizo justicia?

No, a pesar de esos triunfos no se me hizo justicia. El público sí, pero al apoderado no. Era Santiago Martínez, hermano de Juanito Martínez, un hombre fuerte de la empresa de Jardón y Stuick.

¿O sea, que vivió en sus carnes las injusticias?

Sí, por ejemplo cortar dos orejas en abril y no hacerlo en San Isidro fue algo muy injusto. Aquel día, que toreé con Benjumea y Falcón tuve que matar cinco toros por cogidas de ellos.

¿De quién eran los toros?

De Celestino Cuadri. Pero de aquellos ‘cuadris’ de antes, que eran malísimos.

¿En su época era más bravos los toros que en la actualidad?

Sí y con más fortaleza. Comían algarrobas y no piensos compuestos como ahora. Antes no se caían y en cuanto veían algo que se movía, se arrancaban.

Y de las figuras de ahora, ¿qué?

Que la mayoría están cortados por el mismo patrón y abunda la monotomía. El derechazo y el natural en serie.

¿Qué torero de la actualidad le gusta ver?

Me metes en un lío. El que tiene valor no tiene clase; el que tiene clase, no tiene valor. No sé, Ponce, por decir alguno, pero tiene muchas picardías.

¿Sigue pendiente de lo qué sucede en los toros?

Sí, continúo siendo aficionado. Voy a los toros, me gusta mucho, aunque a las plazas únicamente acudo a la de Salamanca, en la que tenemos dos barreras.

¡Una feria que va a menos!

No me extraña, con esos precios y el aburrimiento que generalmente hay en la plaza. La gente no es tonta y no va.

Lo del precio de las entradas es escandaloso, ¿verdad?

Sí, antes estaba equiparado, por ejemplo al precio de las entradas del fútbol, y cualquiera podía ir a las corridas. Pero ahora hay que ser rico y por eso, la Fiesta pierde y deja de ser un espectáculo popular como ha sido siempre.

Usted surgió en el escenario de un entrañable pueblo como es Martín de Yeltes, pero, ¿que le impulsó a dar el paso?

Las ganaderías que había en la zona, el ambiente que se vivía. Pero yo como estaba en casa de Jumillano, en la que trabajaba mi padre veía a Parrita, a Emilio ‘Jumillano’, a Manolete, a Posada. Y aquel veneno se metió en mí.

¿Vio a Manolete?

Sí, en casa de Jumillano y en el campo. Era muy niño, pero lo recuerdo bien.

De los toreros que conoció en su época, ¿quién fue el que más le motivo?

Santiago Martín ‘El Viti’, una figura de época. Fue mi espejo y lo admiraba tanto que cuando toreaba yo en Madrid siempre le decía que las S. M. de mi nombre lo pusieran muy grandes para ver si se me pegaba algo. Lo admiré mucho. Y lo sigo haciendo.

En el ámbito local, de épocas posteriores, ¿quién le gustó?

Julio Robles.

¿De entonces a quién le motivaba darle un repaso?

A todos. En cuento hacía el paseíllo, yo pensaba en lo mío, que no era más que en triunfar. Pero eso sí, para ‘desaborio’ estaba Riverita, el hermano de Paquirri, que llegaba a la plaza y no saludaba a nadie.

¡Qué gran plaza para los que empezaban la de Vista Alegre!, ¿verdad?

Sí, magnífica. Yo toreé allí varias veces y salí cuatro veces a hombros. Tenía mucho sabor, y a los novilleros nos servía de mucho torear en Carabanchel.

¿Cómo ve el futuro de la Fiesta?

Mal. Muy mal. En franca y plena decandencia.

¿Y eso?

Las entradas son carísimas. Los toros apenas transmiten emoción, carecen de casta. Antes aunque les dieran 20 puyazos aguantaban, pero ahora hay que cuidarlos, estar pendiente que no se caigan y únicamente les dan un puyazo. Además, en una corrida la gente tiene que vibrar, estar pendiente, emocionarse. Y ahora, ya ves tú.

Usted surgió en casa del señor Isidro ‘Jumillano’ y después lo apoderó Primitivo Lafuente. Después ya lo apoderó Jumillano ¿por qué ese cambio?

Creo que el señor Isidro al principio no acabó de creer en mí, me vería más como trabajador de su finca y por eso me apoderó Primitivo Lafuente. Luego, cuando ya toreaba mucho nos llamó un día a Aldeávila de Revilla, su finca, para que fuéramos mi padre y yo. Allí propuso apoderarme.

¿Y qué le dijo el señor Primitivo Lafuente?

Que no desaprovechara la oportunidad, que con Jumillano tenía muchas puertas abiertas.

¿Guarda buen recuerdo de él?

Del señor Primi, el mejor. Fue como un padre para mí. Nunca olvido aquellos viajes, como cuando íbamos a Murcia en el tren con la fiambrera llena. Fue un gran hombre al que quise mucho.

¿Quién le asustó en la plaza por su valor?

Mi amigo Dámaso González y Miguel Márquez. También Pedrín Benjumea. Los tres eran de mi época.

¿En su época la prensa todavía cobraba por escribir bien?

Sí, el ‘sobre’, que era como se llamaba funcionaba mucho.

¿Y usted pagó mucho dinero en ‘sobres’?

Yo tuve suerte porque el señor Isidro Ortuño tenía especial dote para espantarlos. Me acuerdo un día en Sevilla, de novillero, que fueron por lo menos veinte y pedían dos entradas y mil duros. Como puedes suponer era imposible mantener aquello.

¿La mejor crónica que le escribieron?

De esa novillada en Sevilla.

¡Anda que si encima paga!

Sí. También tengo otra de mi debut en Bilbao preciosa. ¡Ah! y una más en la radio, aunque por las circunstancias no la escuché. Fue el día de mi cornalón en el cuello cuando Rafael Campos de España hizo llorar a todo el mundo mientras relataba el percance.

Y si le recuerdan la cornada, ¿qué dice?

Son cosas de la vida que están ahí. Por desgracia me quitó del toreo y me dejo inútil para la vida.

¿De quién era el toro?

De Pío Halcón y me cogío de tal forma que me dejó colgado como una chaqueta de una percha.

¿Recuerda algo?

No, pero días después, el doctor Jiménez Guinea me dijo que fue la cornada más grave que ha habido en Madrid. Que lo normal era que hubiera muerto, pues me seccionó la carótida y la yugular perdiendo en unos metros más de tres litros y medio de sangre.

¿Cuándo reapareció?

A las tres semanas. Jiménez Guinea me dijo que torearía enseguida. Luego toreé unas 35 corridas más, hasta que tuve la hemiplejia fruto de la cornada, porque el cerebro estaba mal regado, debido a un estrechamiento de la carótida y la yugular al estar ligadas. Desde entonces ya casi no me valía para hacer vida normal.

¿Fue contraproducente reaparecer tan pronto?

No. Pensé que ya estaba y recuerdo que vine a Salamanca con un tremendo apósito en el cuello.

Cuando debe dejar de torear, ¿cómo se portó el mundo del toro con usted?

Llamándome por teléfono todos, pero ahí se acabó. El que mejor se portó de todos fue El Viti, también su familia. Ah, ¿sabes quién fue el único que no me llamó?

No, ¿quién?

Tu paisano Paco Pallarés, que además es muy amigo mío y muy buena gente. Pero esos días no se acordó de mí.

¿En qué pensaba al estar delante de la cara del toro?

En que aquello no le costara nada a mi padre, y en llevar dinero a casa.

¿Ganó mucho dinero?

Estaba ganando entonces, pero si sigo un poco más, me hago rico. A mí no se me hubiera ido.

¿Su tarde más brillante?

La de mi desgracia. Pero a ese toro lo cuajé perfectamente.

¿Su fuerte como torero?

La espada. A mí no se me iba uno.

¿Y su cruz?

El capote. Tardé mucho en cogerle el aire.

¿Qué le parece El Juli?

Mucha vulgaridad, aunque va mejorando. Con la espada un insulto.

¿César Rincón?

Gran torero, aunque imitador de Antoñete, pero sin la clase de Antonio.

¿José Tomás?

El único que trajo emoción.

¿Juan Mora?

La clase y la verdad, aunque nunca le han echado cuentas. Es una injusticia lo mal que se ha portado con ese muchacho, del que fue muy amigo de su padre, Pepe Mirabeleño.

chanito 1 hqdefault

¿Y de los nuevos?

Que se arrimen, hagan gestas y den la cara. Después de llevar unos años de matador ya los juzgaremos. Pero como no se rivalice poco podemos esperar, sobre todo porque están cortados por el mismo patrón e impera mucho la vulgaridad.

¿Qué espera de la vida?

Disfrutar de la familia y tener salud.

Claro que sí, muchas gracias por todo amigo Sebastián y que viva muchos años, amigo Sebastián.

Gracias a ti, Paco.

El Campo Charro se rinde ante su ídolo

9

Caía a plomo el sol agosteño poco después del mediodía sobre la Plaza Mayor de La Fuente de San Esteban y a la hora anunciada llegó Álvaro de Arriba acompañado de sus padres –Avelino y Ascen- y su hermano Jaime. Con gestor risueño y elegancia natural fue recibiendo saludos y abrazos en medio de una larga ovación tributada por fentes de La Sagrada, de Cabrillas, de Boada, de Retortillo, de San Muñoz, de Tamames, de Martín de Yeltes, de Aldehuela de la Bóveda… que abarrotaban La fuente en una mañana histórica. De las que se recordará para siempre en el lugar que se rindió a quien llevó tan lejos el Campo Charro e hizo que el nombre de esa comarca, junto al de sus pueblos de La Sagrada y La Fuente de San Esteban llegase a todos los confines del mundo.

Con una camiseta de Nike estampada y saludando a todo el mundo sin perder nunca la sonrisa, Álvaro se dio un baño de multitudes entre la gente que lo admira y lo quiere. La misma que lo vio crecer yendo cada mañana al instituto y después empezó el runrún de su agilidad al verlo entrenar cada tarde por los caminos existentes alrededor de La Fuente

Rodeado de numerosos familiares y la mayoría de los amigos de la infancia, Álvaro vivió una mañana de reconocimiento a su esfuerzo. Lo hizo al lado de Juan Carlos Fuentes, su entrenador y quien fue capaz de valorar desde el primer día su potencial; de la leyenda de José Luis Sánchez Paraíso, su ídolo y quien acudió a La Fuente para decirle unas palabras llenas de sentimiento; también de personalidades que quisieron estar presentes, caso de Vicente del Bosque, a quien Álvaro siempre ha guardado tanto admiración y que esta mañana escuchó los consejos recibidos por el ex seleccionador con unas frases de afecto a quien está llamado a ser un grandioso atleta. Lo mismo ocurrió con el paraolímpico Enrique Sánchez Guijo, amigo particular de Álvaro y quien alabó sus virtudes deportivas y humanas.

2

Junto a Juan Carlos Fuentes, su entrenador y José Luis Sánchez Paraíso.

En la ocasión el Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban oficializó la declaración de hijo adoptivo de manera unánime y se le entregó el reconocimiento en un bonito pergamino. Todo en una ceremonia donde no faltaron palabras del novillero Alejandro Marcos, íntimos amigos desde la infancia y una carta del doctor José Sánchez Ortega, referencia internacional de la cirugía e hijo de La Fuente.

Con los sones de la gaita y el tamboril charro de Jaime ‘el de Boadilla’ el personal se entusiasmó más aún de la humildad de este Álvaro de Arriba que ha logrado ser profeta en su tierra, como bien manifestó el presentador del acto, Juan José Díez, que lo hizo de lujo, al igual que también hay que agradecer el buen hacer de Fran Zaera, de la asociación juvenil ‘El Aeroplano’, quien tanto trabajó para que se hiciera realidad el reconocimiento.

Finalizó el acto, con el sol cayendo a plomo, el nombre de Álvaro ya está en los altares de la admiración formando parte del exclusivo club de ídolos de nuestra tierra. Porque es un símbolo del Campo Charro.

8

A pesar de los más de 35 grados, el personal siguió al detalle el precioso acto.

5

Sus padres, Avelino y Ascen, emocionados durante el acto.

Álvaro, el orgullo de una tierra

14045713_1138343132905525_3144364651151290920_n

Álvaro de Arriba ya es un símbolo del Campo Charro. Un ejemplo de admiración al lograr acariciar el éxito después de tanto esfuerzo. Él ha sido capaz de paralizar a una comarca para auparlo en su carrera y hacer latir los corazones en esos maravillosos sprint que lo han llevado a los cielos de la admiración. Lo ha hecho a su corta edad -solamente tiene 21 año- y con todo el futuro por delante, con toda la gloria por disfrutar y ser acaparador de la admiración mundial desde el podios. Ya soñando con ese Tokio-2020 que suena tan bonito y es la meta para que su nombre ya sea una leyenda.

Ha sido el primer olímpico del Campo Charro, quien ha abierto una barrera que parecía infranqueable en una zona que nunca se caracterizó por ser cuna de atletas. Y menos en el ámbito de Álvaro, quien corre por las pistas del mundo con los valores de la sencillez y la humildad, sabedor que la gloria únicamente llega tras mucho sacrificio.

Su mérito es enorme. Porque basta decir que nunca lo tuvo fácil en esos inicios que se planteaba ser atleta y ya corría más que un galgo. Una fe ciega en sus posibilidades y contar con una persona de la categoría de Juan Carlos Fuentes, su entrenador, obraron el milagro después de miles de horas de entrenamiento. Pero por su cuenta, entrenando por libre, pagándose ellos la ropa y sin ninguna ayuda oficial hasta que ya su nombre sonó con fuerza en el panorama del atletismo.

De entonces lo recuerdo corriendo muchas tardes por los alrededores de La Fuente de San Esteban, pueblo al que llegó su familia cuando él era un niño desde la cercana villa de La Sagrada -su pueblo natal-. Entonces quién iba a decir que las zancadas de aquel chaval rubio e incansable era n las primeras luces de quien ahora es nuestro orgullo.  Del mayor embajador de la charrería y que ha llevado el nombre de este rincón, tradicionalmente tan olvidado y con un grave problema de despoblación, por todo los rincones del mundo.

Fruto de la admiración y de tanto como le debemos, este mediodía -a partir de las 13 horas- tendrá su merecido reconocimiento popular en la Plaza Mayor de La Fuente de San Esteban. Se trata de un acto público y donde también el Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban lo nombrará Hijo Adoptivo de la Localidad. Recién llegado de los JJOO de Río será agasajado desde la sencillez y el afecto con el mismo orgullo que se tiene a los generales en el regreso triunfal del campo de batalla para llenarle de medallas su guerrera.

Bienvenido Álvaro a tu casa y gracias por darnos tanto.

 

Un ‘No a la Mina’, claro y rotundo

El gravísimo atentado medioambiental y contra la salud proyectado en la provincia de Salamanca por las minas -asesinas- que Berkeley pretende explotar en Retortillo y Villavieja comienzan a tener una contundente respuesta social. Esta mañana cientos de personas -de toda condición y significado- han cortado la Nacional 620 a la altura del Cruce y posteriormente, en marcha pacífica, se han dirigido a La Fuente de San Esteban para continuar la protesta.

14037736_10208797320842327_1941686345_o

Hoy está un poco más cerca de acabar con esta locura. De la locura que ha traído Berkeley,  quien para silenciar bocas a comprado voluntades a cambio de dinero, medios de comunicación y políticos afines que miran para otro lado sin ser capaces de frenar las barbaridades de cada día.

14045350_10208797383243887_1789686056_o

En este día ha vuelto a renacer el espíritu de Julián Sánchez ‘El Charro’ para frenar los abusos y tropelías. Y ahora solo falta que la justicia de la razón al que de verdad la tiene y se puede echar de esta tierra a la mafia de Berkeley y a quienes con ella laboran. Para ponerle también cara a todos los corruptos que se han vendido a ella traicionando a su tierra.

14060418_10208797319402291_110354987_o

En las próximas semanas continuarán los movimientos para explicar a cada persona y explicarle estira triste expidió que oculta tan gravísimos intereses de especulación y viene para herir de muerte a una de las comarcas más hermosas del país, el Campo Charro

 

14045287_10208797318282263_1424640240_o 14060329_10208797320602321_1949814645_o 14074618_10208797324242412_1473358323_o14087514_10208797384683923_1471702108_o

14060307_10208797319522294_381228616_o

Todos contra la mafia de Berkeley


13939602_1070732356344298_2323246130183916433_n

La minera Berkeley ha llegado al Campo Charro con la guadaña traidora de la mentira. Dispuesta a destrozar uno de los rincones más hermosos de la provincia y a cambiar la vida por la muerte. El aire puro por la contaminación. La paz de un balneario por el expolio ambiental. La tranquilidad de varios pueblos por la semilla del odio que han sembrado entre sus gentes. Lo hace con su política de silencio, de confidencialidad en cualquiera de sus datos e informes y de espaldas a una población que vive en el alambre ante un futuro roto.
foto-slide-fichero_122552_20160805.jpg,670,446,1IMG_2878

Ha comprado por mucho dinero a quien le interesó callar y fuera su portavoz, quienes son unos Judas charros vendidos por unas monedas a cuenta de traicionar el tesoro de su tierra. Tristísimo todo lo que ocurre alrededor de esta mina de la muerte y ya se pueden presenciar sus horribles efectos. Porque en su política mafiosa, Berkeley, que aún no tiene completada la venta de los terrenos, ha iniciado la sobras de la nueva carretera del balneario. Por su cuenta y riesgo en otra nueva tropelía cometida tras arrancar encinas milenarias y dejando desertizado lo que antes era vida.

Aún tenemos tiempo de plantar definitivamente cara a estos especuladores de la mentira y echarlos de aquí con la verdad y las manos limpias. A esa empresa carente de sentimiento que compró voluntades a golpe de talonario para llevar la muerte al rincón más hermoso de la charrería. Aun es tiempo de  parar la siniestra obra y que los Tribunales den la razón a la verdad al descubrir sus tropelías.

Para conocer un poco más la realidad, esta noche, a partir de las 22 horas, el hogar del jubilado de La Fuente de San Esteban acogerá una charla para dar a conocer las últimas actividades de la mina asesina. Y mañana, sábado, a las 13 horas, en El Cruce se cortará el tráfico en la vieja Nacional 620. Todo será poco contra la guarrada de Berkeley, pero la victoria se alzará más pronto que tarde con la razón y la defensa del Campo Charro y el medio ambiente. Que el dinero de Berkeley es la golosina ensenada de quienes no tienen escrúpulos y no son más que unos Judas.

¡¡Esta noche todos a La Fuente y mañana sábado a cortar la carretera!! ¡¡Es la defensa de los nuestro!!

IMG_2903

 

Eugenio de Mora, el poso de un torero

Cp9_49vXEAAwL_E.jpg-large

El día de la Virgen, la tradicional fecha más taurina del año, siempre es una buena ocasión para ir a Madrid y disfrutar con su corrida en honor a la Virgen de La Paloma. Ya es una fecha clásica apuntada en el calendario. Y además, un placer disfrutar Madrid en el ecuador de agosto sin atascos, ni algarabías. Lejos de las prisas tan habituales, aunque eso sí el intenso calor de la meseta allí sube dos o tres grados más. Pero aun así tiene su encanto.

Pero las verdaderos encantos son los de disfrutar una tarde de toros en Las Ventas. Uno de los últimos reductos que conservan la Fiesta plena y verdad, con su integridad imperante en el coso de la calle de Alcalá el triunfo es legítimo y nunca regalado –lejos del triunfalismo con el que pretende tapar las goteras el ‘sistema’-. Ahora, que en provincias las corridas ya son de ‘toreros’ –hemos visto hasta algún cartel que no anuncian la ganadería- y el final la salida apoteósica en hombros de la terna y del mayoral, sin faltar que incluso hasta puede haber algún indulto –por cierto, a Dios Gracias, este año hay menos fiebre- Madrid ofrece la autenticidad de la tarde de toros. Es la diferencia y por eso es un lujo disfrutar en el precioso coso de la capital.

Y más en una tarde como la de ayer, tradicional del abono madrileño con un primor disfrutar con Eugenio de Mora, con tanto poso,  ritmo y sentido clásico sobre la diestra. No es nuevo que Las Ventas se entregue a Eugenio de Mora en esta etapa, ya veterano y alejado del circuito de las ferias, con escasos contratos firmados, pero cuando mejor interpretación tiene de su larga carrera, con ese mencionado poso, el temple, los conocimientos y la torería. Y la mejor prueba es que ha encontrado su sitio en Las Ventas y nada es casualidad cuando ya lleva cortadas cuatro orejas en dos años. Aunque de poco le han servido porque los que antes ponía a un torero a circular –incluso con una vuelta al ruedo en Madrid se daba una vuelta a España- ahora no consiga más que para volver otro domingo cuando ya tiene atesorados méritos para Otoño. ¡So pena de ‘sistema’!

Ojalá cambie, porque este tipo de toreros son un privilegio. Son toreros de aficionados. Y la prueba importantísima faena de ayer a su segundo, teniendo que tragar hasta someterlo por ese pitón derecho para lograr dos series cargadas de torería. Dos series enlazando muletazos entre olés y con remates por abajo muy solemnes, de crujío. La oreja fue de ley y la paseo en medio de una vuelta al ruedo que le debió saber a gloria.

foto7

El vacío que no merece Álvaro de Arriba

El atleta Álvaro de Arriba, llamado a ser una leyenda del deporte en un breve espacio de tiempo, enamoró ayer al mundo al protagonizar un espectacular sprint. Fue capaz de hacer vibrar los corazones y dejar la tarjeta de su identidad, la de un corredor llamado a escribir una leyenda. Su actuación supuso dejar de ser una promesa y convertirse en una viva realidad para que su legado quede escrito en los libros de historia.

Ir a una Olimpiada es algo solamente posible para los más grandes y las estrellas de cada especialidad. Para los mejores del mundo y que además han debido superar un montón de barreras y de ‘mínimos’. Para que entiendan nuestros representantes, en esta vergüenza que estamos viviendo, no es una carrera popular alrededor de un pueblo. Ni un evento convocado para sacarse foto los oportunistas políticos. Ni una paellada al uso para llenar buches y que traigan votos. Es lo máximo, lo que engrandece a la localidad del protagonista y a la comarca de residencia. Lo que es milagro y ha ocurrido por primera vez gracias a Álvaro de Arriba

Es triste que haya pasado inadvertido en el ámbito oficial de La Fuente de San Esteban. No en el popular, porque ayer a la hora de su carrera se llenaron los bares y detrás de cada televisor la gente gritaba para animar a Álvaro y fueron muchas las lágrimas de emoción en su asombroso sprint. Y no se hablaba de otra cosa por la noche que del orgullo a la figura de Álvaro. A quien desde el Ayuntamiento -tanto gobierno como oposición- han olvidado en un episodio sin justificación.

Con sus laureles el Ayuntamiento de su padrón y en el pueblo que paga sus impuestos no hizo nada. Ni colgó una pancarta en el Ayuntamiento -lo habitual en estos casos- para sentir orgullo de su hijo más famoso, ni un comunicado para mostrar públicamente la admiración, ni han sido capaces de bautizar con su nombre el nuevo polideportivo municipal en una tropelía histórica. Y eso ha sido incapaz de hacerlo el grupo de gobierno y el de la oposición –a quien se le dijo en reiteradas ocasiones desde diferentes sectores- para hacer oídos sordos a este portento de muchacho. A quien hace grande a nuestro Campo Charro y ha logrado ser Olímpico, algo que no entienden las mentalidades montaraces.

Ahora lo normal es que el día que regrese se convoque una manifestación popular de bienvenida y la gente, de forma espontánea, abarrote la Plaza Mayor en el recibimiento histórico que merece. Ese día todos debemos salir a la calle para felicitarlo y decir públicamente que Álvaro de Arriba es un orgullo, pese el ninguneo oficial en una página escrita con la tinta de la vergüenza.