Un ‘No a la Mina’, claro y rotundo

El gravísimo atentado medioambiental y contra la salud proyectado en la provincia de Salamanca por las minas -asesinas- que Berkeley pretende explotar en Retortillo y Villavieja comienzan a tener una contundente respuesta social. Esta mañana cientos de personas -de toda condición y significado- han cortado la Nacional 620 a la altura del Cruce y posteriormente, en marcha pacífica, se han dirigido a La Fuente de San Esteban para continuar la protesta.

14037736_10208797320842327_1941686345_o

Hoy está un poco más cerca de acabar con esta locura. De la locura que ha traído Berkeley,  quien para silenciar bocas a comprado voluntades a cambio de dinero, medios de comunicación y políticos afines que miran para otro lado sin ser capaces de frenar las barbaridades de cada día.

14045350_10208797383243887_1789686056_o

En este día ha vuelto a renacer el espíritu de Julián Sánchez ‘El Charro’ para frenar los abusos y tropelías. Y ahora solo falta que la justicia de la razón al que de verdad la tiene y se puede echar de esta tierra a la mafia de Berkeley y a quienes con ella laboran. Para ponerle también cara a todos los corruptos que se han vendido a ella traicionando a su tierra.

14060418_10208797319402291_110354987_o

En las próximas semanas continuarán los movimientos para explicar a cada persona y explicarle estira triste expidió que oculta tan gravísimos intereses de especulación y viene para herir de muerte a una de las comarcas más hermosas del país, el Campo Charro

 

14045287_10208797318282263_1424640240_o 14060329_10208797320602321_1949814645_o 14074618_10208797324242412_1473358323_o14087514_10208797384683923_1471702108_o

14060307_10208797319522294_381228616_o

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *