El ridículo de Mundotoro

Vivimos en una época marcada por el triunfalismo. En vez de mirar de frente los problemas de la Fiesta para solucionarlos se ha impuesto el todo  bueno y bonito. En fín… un montón de incongruencias a los que colabora una parte de la prensa subvencionada por el ‘sistema’ y que escribe a su dictado. Una especie de amanuenses al servicio de la causa despreocupados, tan siquiera, de conocer la historia y saber que más allá de estos días –en los que no se cansan de repetir la barbaridad de ¡se torea mejor que nunca!- hay una rica historia.

Lo que hay detrás lo ignoran muchos de los que se ganan –o pretenden- la vida escribiendo de toros y han conducido al mundo del periodismo taurino a unos bajos fondos jamás imaginados para cantar el triunfalismo y mirar para otro lado ante el fraude y ante la proliferación de injusticias. Olvidándose de algo tan taurino como la bronca para convertirla en silencio o ‘leves pitos’, al igual que los avisos y tantas otras cosas. Porque hasta son magos para ocultar la realidad y los tercios de entrada los convierten en medias. Las medias en casi lleno. Y así.

En medio de ese charco de tropelías ahora llega ese portal llamado Mundotoro -en el que todo es tan bonito- y hacen un reportaje sobre los toreros de Salamanca para acabar provocando un atropello histórico del que hay que salir al paso. No solemos perder el tiempo en ellos, pero en este caso alzamos la voz ante la patada a la historia y el ninguneo realizado a grandes toreros charros a los que olvidan.

Omiten al gran Emilio Ortuño ‘Jumillano’, la primera figura charra, nacido en San Miguel de Valero y criado en Martín de Yeltes. Jumillano, torero importantísimo en los años 50, fue además el espejo del Viti y un hombre que gozó del estatus de figura siempre con el nombre de su Salamanca de aliada.

Se olvidan de ese torero tan elegante llamado Victoriano Posada, que fue coetáneo de Jumillano. Figura de novilleros y que dejó de matador brillantes faenas en su cortísima carrera frenada por el cornalón de un toro de Arturo Sánchez Cobaleda en Zaragoza. Posada merece mejor trato.

Obvian a Antonio de Jesús, rival novilleril del Viti y un torero poderoso y a la vez elegante malogrado por una cornada en Calahorra en su segundo año de matador de toros.

También a José Luis Barrero, un digno matador , al que faltó suerte y que al final se hizo banderillero.

Lo mismo que a Flores Blázquez, que impactó de novillero y alcanzó relieve de matador haciéndose banderillero, pero ha sido de los toreros más elegantes de esta tierra.

En tiempos recientes hay muchos más que han olvidados y están ahí. Pero a esos cinco citados dejarlos fuera es una blasfemia. Y por eso hay que salir al paso para frenar las tropelías de Mundotoro cuando patean a la historia e ignoran a quien dio tanta grandeza a los toros.

Allá ellos, porque tanto colaboran para que la prensa taurina viva la actual época de desprestigio, pero jamás se le perdonará que entierren la grandeza de una época. Eso, jamás.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

6 comentarios en “El ridículo de Mundotoro

  1. Buenas Paco, la última imagen supongo que será de la década de los 60 en la que nadie quería perderse lo que pasa en nuestro coso de La Glorieta… Pero también se puede interpretar en el año 2015 (y casi seguro en el 2016) en la que la gente huye de la plaza al ver tanta monotonía y tan poca emoción. ¡Asi está la Fiesta de los Toros!
    Un abrazo Paco

  2. Durante veinte temporadas ejercí. de forma altruista, la información taurina en diversos medios de comunicación cordobeses como Diario Córdoba, Antena 3 de radio, La Montera, Localia TV, Radio Córdoba y, aunque esporadicamente, en la revista El Ruedo. Esa circunstancia hace que tenga conocimientos suficientes para saber como esta el «gremio» de la información taurina, lo que me permite afirmar que en el mundo del toro pocos son los comentaristas que miran de frente con la intención de formar e informar.
    Gran parte de ese «colectivo» escribe al dictado del «todo es bueno» y si digo lo contrario ni salgo en la foto ni soy persona grata para las empresas, los apoderados, los toreros y, puede que, hasta para algunos ganaderos.
    Los informadores taurinos están para, desde su perspectiva, analizar los aconteceres que se desarrollan en las plazas de toros. Sin embargo muchas más veces de las que el aficionado desea se convierten en «agradaores» afines al sistema. Una pena, pero una realidad. Lamentable.

  3. Es curioso este mundo de los toros que desde siempre, desde que existen crónicas al menos, ha tenido que sufrir a este grupo de «aficionados» que se aburren y desprecian las tauromaquias de su tiempo y sueñan con otras ya pasadas que a su vez fueron denostadas por sus homólogos de entonces. No resultaría graciosa la actitud de estos «criptoanimalistas» si tuvieran un argumento nuevo o al menos una frase no reseñada mil veces en los anales apocalípticos de la crónica taurina.

  4. Estos panfletos a medias que viven acuenta del dinero del pago de algunos toreros y de otros que no pueden…… y si no pueden ,no les sacan ni una línea . Estos nuevos medios son los «Trincones del siglo XXI » qué pena del mundo del toro estar en estas manos.

  5. En fin…que la fiesta Nacional entre unos y otros se la cargan es cuestión de tiempo. Hoy manda lo que manda. Es decir el pecunio, osea, don dinero o millones. La realidad de todo lo que está pasando la tienen esos avispados toreros, empresarios, y medio de, que de una forma u otra, satisfacen su afán de enriquecimiento sin importar le un bledo quien venga detrás. Como dijo pilato, me lavo las manos y vosotros sois quien queréis mandar al justo a la cruz.
    Esto no tiene remedio vuelvo a repetir, mientras figuras del toreo se bajan a los suburbios del toreo en pueblos que no hace mucho estaba destinado a ser criba de toreros para los que se querían enfrentar a los líderes del escalafón, a éstos les da igual, y manda don pecunio, porque como dijo aquel, el que venga detrás que arree.
    Y mientras vosotros ganaderos de amor al arte y catedráticos de afiliación, a aguantar y aguantar, que nadie se acuerda de vosotros solo cuando el figura quiere tentar.

Responder a Antonio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *