¡Las garitas abandonadas!

Llega el invierno, se pliegan los capotes y todo el mundo se olvida que la Tauromaquia está herida y precisada de cuidados. Sin demora necesita una atención para cambiar sus estructuras y adaptarlas al tiempo actual, algo que se debería realizar estos meses, los ideales para fortalecerla. No deberían ser solamente algarabías de premios, distinciones, cenas y más cenas, no, que lo que ahora llena los portales en la mayoría de los casos. Lo que hace falta es ser realistas con la situación en vez de mirar para otro lado, que es lo que se hace y desde luego lo que más le gusta al ‘sistema’ tan obsoleto que manipula al toreo, convirtiéndolo en el único arte que ni mima, ni tampoco respeta a sus clientes, al aficionado. Por eso, el maltratado aficionado, que no tiene ni voz ni voto, ha desertado en tan alto número de las plazas.
M‡laga, 13.Ago.01.- El diestro Finito de C—rdoba ha salido a hombros tras cortarle las dos orejas a su segundo toro despues de una gran faena en la corrida de abono de la feria taurina de M‡laga en la que comparti— cartel con, JosŽ Miguel Arroyo "Joselito", y Julian L—pez "El Juli" y lid’aron toros de la ganaderia de Salvador Domecq. EFE/Rafael D’az

Sin embargo de vez en cuando hay noticias que alivian y son cómo bálsamo contra el dolor. Ahora acaba de ser Finito de Córdoba quien ha denunciado las vergüenzas del ‘sistema’. Más vale tarde que nunca, porque tuvo muchos años para dar un golpe en la mesa, pero claro entonces lo protegía la poderosa Casa Matilla y tragó con todo, que ahí nadie levanta la voz. Y también se calló en el momento que decidió poner punto y final a su apoderamiento con Simón Casas al presenciar una humillante liquidación y tener que tragarse las bilis callándose. Aunque fue ‘voz populi’ en el toreo que era otra víctima del francés que gestiona Las Ventas. Por ese se aplauden sus recientes declaraciones y ojalá todos los toreros maltratados, que son la mayoría se unan para romper las barreras del miedo. Que es esa libertad.

Hay demasiado miedo en el toreo y bastantes amenazas para quien se salta el cercado para poner los puntos sobre las íes a un ‘sistema’ caduco y anticuado. Mismamente lo viví hace dos años al publicar ‘Mi Verdad del Toreo’ y tener una catarata de amenazas de juzgados, de impedir que se me acreditase en plazas donde fui a trabajar o de sentir a presión del ‘sistema’, pero más aún de sus pelotilleros, que esos una metástasis de este cáncer. Por eso valoro tanto la actitud de Finito de Córdoba, en su momento de Leandro, que prefirió irse antes de seguir entre tanta injusticia. O de todos aquellos que dan un puñetazo para defender la razón. ¡Que ese es un camino de engrandecer la Tauromaquia!

Desde hace tiempo lo vengo escribiendo. O esto pega un cambio radical, o en muy poco el toreo queda reducido a unas cuantas plazas, por más que los acólitos se feliciten cuando ven una plaza llena –cada vez menos- o escriban la enorme sandez que hoy se toreo mejor que nunca. ¿Por qué? Por una sencilla razón, nos están echando de las plazas. A unos por aburrimiento, a otros por desidia y a otros por no ser cómplices de este ‘sistema’, que además en la mayoría de los casos está capitaneado por gente que no sabe tratar a las personas. Y lo hemos visto desde la gran empresa, con el ejemplo de Madrid donde en los últimos años tuvo poder, voz y mando alguien jamás supo que es la educación. Me refiero a José Luis Blanco, que tanto daño a hecho a la Fiesta, tan mal hablado, sin escuchar jamás y que miraba a casi todo el mundo por encima del hombro, porque peloteaba al poderoso y humillaba a quien estaba por debajo de él, que eran caso todos. Blanco, que llegó al toreo desde la hostelería y sin apenas ser conocido por nadie ha hecho mucho daño, más aún porque sustituyó en el cargo a todo un señor y caballero como fue Roberto Espinosa. Sí, ese Roberto Espinosa, catalán y señor, que ha sido uno de los mejores taurinos de las últimas décadas.

Y en estas estamos que el invierno pasa de largo, el ‘sistema’ labora en sus cuevas de poder el 2017 con los mismos nombres de siempre y olvidándose del futuro, de las novilladas, de buscar una bajada de precios, de fomento en la juventud, de la variedad de encastes e integridad del toro… Pero no olvidemos tampoco que los antis y los enemigos de la Fiesta no dejan de trabajar para seguir lanzando sus dardos envenenados contra la Fiesta. Si, contra la Fiesta y contra un ‘sistema’ tan valiente para callar voces que los juzgan y tan cobarde contra los antis. Por eso, no debemos abandonar las garitas y es que el toreo debe necesita atención permanente.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

5 comentarios en “¡Las garitas abandonadas!

  1. Es verdad.
    Lo que pasa es que muchos callan cuando tienen que hablar y no dejar pasar el tiempo.
    Y los que no callan se están aprovechando , pero después viene lo que viene.
    Qué pena,!!
    Me gusta la Fiesta, me gusta el Toro y me gustan los toreros que dicen la verdad con el capote y la muleta.
    Y en con estas artes, veríamos los dedpschis??

  2. Bien tirao Paco, pero o cambia mucho esto o la fiesta quedará en un recuerdo para el aficionado. Nadie mejor que quien maneja los hilos para darle otro rumbo, los aficionados como tal, somos meros consumidores de un producto que al fin y al cabo enriquece a quien vive de ello, si el producto no es bueno se dejará de consumir, así de fácil. Y entre todos la matamos y ella sola se murió. Una pena.

  3. Como todo sistema mafioso, el silencio es la salvación y en este caso sigue unas pausas parecidas, si bien no hay ajusticiamientos físicos. Duele mucha tener que hablar así de lo que amas tanto y se ha convertido en toda una forma de vida, porque la mía gira alrededor de la tauromaquia.
    Pero uno tiene que olvidar su amor, pasión y sentimiento por y para la fiesta cuando ves que los que manejan el dinero y por lo tanto el poder de este arte no tienen escrúpulos por nada ni por nadie y ni se les ocurre enderezar la torcida línea que trazan a su paso.
    Lo mas preocupante es la realidad que se puede contemplar en los pequeños cosos en los que no se puede dar ni una simple novillada por el disparatado coste de producción de este espectáculo y en su caso el alto precio de las entradas, si se da el festejo y en estas circunstancias podemos observar todas las plazas y ferias de España-
    Yo no tengo la solución, por supuesto. Puedo defender, como así hago, la fiesta en movilizaciones y manifestaciones de apoyo. Pero las grandes soluciones tienen que venir de los que tienen el poder. Verdad señor Casas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *