Se nos fue Padilla

Se fue Juan José Padilla con el respeto que se supo ganar, con la dignidad para vencer la adversidad y con la ambición para saber sobreponerse a un terrible percance. En paz consigo mismo y con una Fiesta a la que dio hasta casi su vida y donde supo regresar de los infiernos para vivir unos años en los que tanto ha disfrutado. Aunque cierto es que ya la última parte de la pasada temporada ya se hizo muy cuesta arriba y la afición seguía con el corazón encogido sus faenas, tras sufrir serias volteretas y hasta un feo percance en Arévalo. Pero Padilla era todo entrega y ardor al toreo y por eso se ganó a los  públicos, junto al resto de coreografía que lo adornó, bandera de pirata incluida.

Desde entonces recibió el cariño de toda España y Francia, más aún de sus plazas donde fue un ídolo, ejemplos de Pamplona o Santander. Y tras el adiós a esa Zaragoza donde volvió a nacer llegó el último paso en América para cortarse definitivamente a coleta anoche en La México. Sin embargo con ese fervor popular que supo ganarse, su apoderado –Antonio Matilla- no fue capaz de diseñarle una corrida para su definitiva retirada con la categoría del torero jerezano. Porque Padilla no merecía irse en una plaza semivacía, por más que fuera La México, donde la afición hace unos años le dio la espalda, excepto en acontecimientos puntuales.

Porque si quería irse en La México, donde ha triunfado, Antonio Matilla debió buscarle una fecha apropiada y una ganadería más digna. Haber toreado, por ejemplo, en la Guadalupana o en los carteles tan rematados que se programar para celebrar del aniversario de la plaza. No un domingo cualquiera, donde ya se sabe que esa gigantesca plaza no cubro ni un octavo de su aforo y por tanto ver esos tendidos vacíos es la imagen más triste para una despedida; además de acartelarlo con una corrida que sobre el papel no ofrecía garantía alguna y así ocurrió al tener un comportamiento tan descastado y complicado, muy bronco, junto a un cartel que, con todo respeto a los actuantes, no era el digno para el adiós de quien supo hacerse tan grande.

 

Y esa corrida jamás debía haberse anunciado para una ocasión tan especial. Vamos que hasta recordó aquella limpieza de corrales que le hizo Manolo Chopera a Antoñete en su despedida madrileña de 1985. Aquel fue un garbanzo negro del desaparecido empresario vasco en la gestión de Las Ventas al echar literalmente a los leones a un maestro que apoderó y fue símbolo de esa plaza, con el agravante de estar la plaza abarrotada y las taquillas llenas de millones.

Ahora, Antonio Matilla no se ha preocupado de Padilla en su última tarde, cuando debía estar más mimado que nunca y haber dicho adiós en Lima, con tanto prestigio o en Bogotá. O si lo hace en México que sea una fecha con garantías. Porque seguro que a Padilla le quedará el resquemor de esa última tarde donde no lo supieron cuidar con el tacto que lo hicieron desde que reapareció en Olivenza tras la horrorosa cogida de Zaragoza. Ahora ya que el jerezano Juan José Padilla es un ciudadano civil, con la coleta enmarcada como gloria de su paso por los ruedos,  ya siente la cálida luz de la paz tras haber sido mucho más de lo que él mismo imaginó y poder disfrutar de su estupenda familia. Por eso le arrojo mi gorrilla charra a este torero con tanta admiración como la que él se supo ganar.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

3 comentarios en “Se nos fue Padilla

  1. Muy bien el comentario de Paco Cañamero sobre Padilla. Estoy totalmente de acuerdo con el. Padilla ja dido un torero honrado. Que tomem ejemplo de el un monton de toreros sin verguenza y oportunistas que con sus actitudes se estan cargando La Fiesta.

  2. Son gentes sin escrúpulos que como ya no les va a dejar beneficio pues ni se molestan en su despedida, cuanto más barata mejor para su bolsillo. Matilla ahora, antes Chopera y suma y sigue.

  3. La crónica de Paco Cañamero, es elocuente y certera, soy aficionado mexicano, y lo visto ayer en la México, para despedir a un grande, simplemente es reprobable. Aunado a lo descrito por el citado periodista, imaginen la decadencia que vive la fiesta de toros en México, que la propia empresa que mal administra la plaza México, en su pagina de Facebook, horas antes de la corrida, cándidamente anunció que la corrida no sería televisada, pues en su lugar se trasmitió un partido de futbol. Así , la afición taurina de los empresarios y de respeto al público que pagamos por la tele de paga para ver la corrida en vivo, ya ni que decir.

Responder a Monteserin Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *