Aguado no es Frasquito

Los agoreros llevan meses ninguneando a Pablo Aguado, quitándole méritos y reduciendo su carrera a flor de un día, más aún desde su fracaso en las plazas americanas. De todas formas es algo implícito en este mundillo el destruir genios, ningunear a genios y aplaudir a mediocres. Ocurre en los toros y en la vida. Ya dijo el reconocido filósofo Ortega y Gasset que para conocer el estado del país había que asomarse a una plaza de toros.

La Fiesta debe estar de enhorabuena de contar con genio como Pablo Aguado. El grandioso torero sevillano que ya llevaba mucho tiempo anunciando que atesoraba el don de la grandeza y había dejado su tarjeta de visita en muchos lugares -en Valencia por Fallas estuvo sensacional- y el 10 de mayo, en su Sevilla del alma protagonizó la tarde más gloriosa de la pasada temporada –junto a la excepcional de Paco Ureña en las corridas generales de Bilbao-. Y aquella de Sevilla llegó otra mágica en Madrid, frente a un Montalvo al que pinchó tras un sensacional trasteo y varias más, ejemplo de Huelva donde la gente aún torea por la calle para recordarlo. Porque Aguado tiene una interpretación que para los relojes, de lo despacio que torea, del arte que atesora y con ese crujió de los elegidos que sale del alma y debe hacerse esperar, porque si lo repite todos los días entonces se vuelve monótono.

Eso sí, aquella corrida de Jandilla en la Feria de Abril quedará en los anales de la historia y dentro de muchos años se continuará hablando de ella, al igual que otras muchas faenas que ha protagonizado este genio. Un torero que la única cruz que se le acecha a su carrera es que, quizás, le han sobrado ocho o diez festejos, porque al romper a figura la gente ha tenido la sensación que se buscaba hacer caja con rapidez. Pero quitando ese lunar es un genio. Y desde luego que es no Frasquito, ni nada parecido.

El novillero toledano Frasquito, en la novillada de Sevilla que revolucionó el toreo

Y recuerdo a Frasquito por el ninguneo que se ha instalado en contra de Pablo Aguado. Quien que para muchos es algo así como aquel Frasquito que revolucionó su toreó tras un enorme éxito el 17 de abril de 1948 en La Real Maestranza y su estrella se apagó en pocos meses, tras sufrir dos cornadas consecutivas. Aquel toledano llamado Francisco Sánchez y apodado como Frasquito, irrumpió con su estilo amanoletado cuando España aún lloraba la trágica muerte del coloso cordobés. Cuentan de esa tarde que don José Florés Cámara, el apoderado de Manuel Rodríguez Manolete, se encontraba en su casa de Sevilla, sin haber ido a la novillada que se celebraba en Sevilla en señal de luto, cuando al caer la tarde recibió la visita de Pavón, un simpático de mozos de espadas, quien llegaba algo sofocado  y bastante emocionado para decirle nada que se acerca a él: “Don Jozé no ze vaya usté  a moleztá pol lo que le voy a desí, pué ze lo dirán maz. Hoy ha zalio un zhavar que atorea en la mizma línea que Manolete, pero quisá… ¿cómo le diré? … entoavía mejó.

Entonces Cámara, sentado en un sillón orejero y vestido de luto, se limitó a decirle: “Pavón tú zabez de ezto y supongo que debe habe eztao enolme eze muzhazho pa que estéz azin de emocionao… veremoz zi ez capá de zegui toreando como lo ha hezho hoy y termina toreando como Manué”.

Semanas más tarde y con toda España hablando del fenómeno Frasquito fue anunciado en Córdoba, en la vieja plaza de Los Tejares y allí marchó media Sevilla, el todo Madrid taurino, junto a un montón de aficionados que llenaron el coso, quedándose sin poder entrar mucha gente. Esa tarde, la fatalidad se cruzó con Frasquito que sufrió una gravísimo cornada. Pero fue aún la sufrida varias semanas después en Bilbao que lo tuvo al borde de la muerte y varios meses fuera de las plazas. Ahí se acabó Frasquito y marchó a México donde tomó una alternativa, ya sin ningún cartel y se instaló para siempre allí, donde puso en marcha un restaurante en el Distrito Federal que frecuentaban los taurinos españoles y siempre eran recibidos por Frasquito con su generosidad y saber estar. Porque Frasquito siempre fue un hombre muy querido, aunque flor de un día. Y flor de un día no es Pablo Aguado, quien viene a la Fiesta para seguir dando muchos días de grandeza.

 

 

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

5 comentarios en “Aguado no es Frasquito

  1. Querido amigo Paco.
    Le vi de novillero a Pablo Aguado y noté como aficionado viejo, que estaba ante un torero dististo.
    Las 4 orejas de Sevilla, la faena del Montalvo en Madrid, (malograda con la espada) me llevó a confirmar que la Maestranza llevaba 20 años sin novio y por fin está enamorada de un torero que acaricia más que torea y una plaza como la de Sevilla le enamora la caricia, no el trallazo y los 50 pases con grandes dosis de pesadez.
    Dije en el Rincón Taurino:
    La Maestranza vuelve a tener novio.
    Morante lo pretendio y Sevilla aun bebía en el cáliz del recuerdo de Curro, un noviazgo de 42 años no se olvida facilmente.
    Belmonte no lo pudo ser, era trianero y eso no lo superaban los Maestrantes.
    Joselito, El Dios, tampoco pudo ser su novio, se le ocurrio al hijo de la gran Gabriela Ortega, construir una Plaza Monumental a 300 metros de la Maestranza y los Miembros de la Real o lo podian consentir.
    Asi, que Pepe Luís fue su novio, con la brevedad y los altibajos de su caracter.
    Pero su amor eterno fue el que vivió con el Faraón de Camas.
    Estoy de acuerdo contigo, que lo cuiden, que no lo quemen, con toreros de ese corte la Fiesta será Eterna.
    Un fuerte abrazo amigo Paco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *