‘Jesús Marcos e Hijos’, 90 años de un símbolo del Campo Charro

El nombre de ‘Embutidos Jesús Marcos’ está arraigado a la calidad cárnica de una firma representativa de la provincia charra. De un icono industrial del Campo Charro que, en este 2020, celebra su noventa aniversario y deja atrás una larga senda de nueve décadas marcadas por el trabajo bien hecho. Tres generaciones de la familia Marcos lo han hecho posible y ellos son un ejemplo de creación de empleo y riqueza en la Salamanca rural.

Todo comenzó en 1930 cuando José Marcos Corredera, un avispado joven natural de Espeja, traza los primeros pilares de la que acabará siendo una empresa modélica. Entonces, José Marcos, llega a La Fuente de San Esteban para trabajar de escribiente en la fábrica de harinas ‘Bernardo Olivera’,  situada en la estación del ferrocarril de esa localidad y puntera en el sector.

Allí, los horizontes comerciales de José Marcos -quien el año anterior ha regresado de Argentina, tierra a la que emigra siendo aún menor de edad- se amplían. Su inquietud natural pronto lo lleva a compartir su trabajo en la oficina de la harinera con los inicios en el mundo de las cárnicas de porcino. Entonces, en el escenario de aquel 1930 inicia en un local de su propiedad las primeras matanzas. Y a la par empieza las ventas de tocino, de carne y también comienza a fabricar los primeros embutidos con las recetas caseras. Es la primera piedra de lo que acabará siendo una destacada industria.

Poco a poco la apuesta personal de un hombre emprendedor comienza a crecer gracias a la calidad de sus productos y la enorme visión comercial le amplía horizontes; primero en La Fuente de San Esteban y a la par en los pueblos de comarca, a pesar de los convulsos años que llegan para España y desembocan en la Guerra Civil, época que se mantiene con plena actividad. Finalizada la contienda llega la expansión y en 1943 abre las puertas la primera fábrica, ya con licencia de matadero y en vigor su primer registro sanitario. Son los años cuarenta y el nombre de ‘Marcos’ es sinónimo de calidad, con su fundador, a quien se conoce por el señor Pepe, al frente del timón y trabajando de sol de sol. Pronto acceden a nuevos mercados y en 1950 inaugura una nueva fábrica, a la par que también una tienda al lado de la Plaza Mayor de La Fuente de San Esteban. Por esa época, el señor Pepe encuentra la fundamental ayuda de su hijo Jesús, quien se incorpora a la empresa y, desde ese instante, ambos conforman un tándem que dará alas nacionales a esta firma enraizada y asentada, entonces, en La Fuente de San Esteban.

A la derecha, José Marcos Corredera, fundador de la empresa; a la derecha su hijo, Jesús Marcos Entisne.

Transcurre el tiempo  con la calidad siendo la mejor garantía de una firma que crece y cada año requiere mayor número de mano de obra, a la par que se hace necesaria la ampliación de las instalaciones. Entonces, en 1979 se construye la nueva fábrica, de cuatro plantas dotadas con la mejor tecnología de la época, modernos secaderos y una flota propia de camiones para repartir el género que es distribuido en toda España, desde la totalidad de Levante, Andalucía, Madrid, la cornisa cantábrica, Cataluña… Son tiempos de esplendor, de referencia sectorial y solamente tres años después llega otra importante ampliación de las instalaciones.

Instantáneas tomadas en los primeros años e la pasada década de los 70, en tiempos de plena expansión.

Fallecido el señor Pepe en 1985, la responsabilidad de la firma queda en manos de su hijo Jesús en el escenario de una época brillante, con el nombre herrado por el sello de la distinción y presente prácticamente en todo el país. Pocos años más tarde  se abre el telón a la nueva generación familiar con la llegada, en 1989, de Jesús Mari, quien actualmente ostenta la dirección general; más tarde, en 1993, accede Luis Alberto y en 2004 lo hace Carlos, mientras que José Pedro llega en 2008.

Vista de una zona de secaderos de la nueva fábrica, ubicada en el polígono industrial de Martín de Yeltes.

Con la tercera generación al frente, este ejemplo de empresa familiar vive otro momento histórico al construir en 2009 -pocos años más tarde fallece Jesús Marcos- una nueva fábrica en el polígono de la localidad de Martín de Yeltes, a tres kilómetros de las antiguas instalaciones. La nueva factoría de 5.000 metros cuadrados repartidos en una planta es otro modelo de las industrias cárnicas. También, fieles a su filosofía, está dotada con la mejor tecnología de la actualidad y cuenta con un censo que supera la veintena de trabajadores, todos ellos procedentes de municipios de la zona.

Mientras tanto, sus exquisitos productos ibéricos (chorizo, salchichón, jamón, lomo…) con la especialidad que demandan los tiempos, siguen siendo un símbolo de calidad. Porque esta firma es un orgullo gracias a estas tres generaciones de la familia Marcos que lo han hecho posible y son un ejemplo de creación de empleo y riqueza del Campo Charro.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

8 comentarios en “‘Jesús Marcos e Hijos’, 90 años de un símbolo del Campo Charro

  1. Enhorabuena familia, todo un ejemplo y un orgullo para La Fuente de San Esteban.
    Adelante.
    Bien , Paco por estar siempre al tanto de las cosas importantes de nuestro pueblo y ponerlas en valor.

    1. Enhorabuena Paco.
      Una familia, como si fuese de nuestra familia y de todas las familias se la zona de La Fuente, profesionales y con una dedicación plena a su trabajo y a sus trabajadores. Buenas personas.

  2. Enhorabuena Paco.
    Una familia, como si fuese de nuestra familia y de todas las familias se la zona de La Fuente, profesionales y con una dedicación plena a su trabajo y a sus trabajadores. Buenas personas.

  3. Esta empresa familiar bin se merece ya un reconocimiento por parte de las instituciones , en especial por el Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban, muchas son las familias que han dependido y dependen de esta empresa, ejemplo de superación y buen hacer en todos los sentidos.
    Animo, y a seguir siendo un referente en el sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *