Paquito García Cervantes, ¡aquel peón de confianza de Julio Robles

Las inesperadas llamadas de esos amigos a quienes has perdido la pista son siempre un acontecimiento. Esta mañana de invierno ha llamado Paquito García Cervantes, el excelente banderillero alicantino que durante 17 temporadas brilló en la cuadrilla de Julio Robles como peón de confianza. Y la emoción se hizo presente porque volvió a surgir el más puro y apasionado roblismo, con el que uno creció. Porque a la hora de hablar de Julio Robles, el nombre de Paquito García Cervantes es santo y seña de una larga época con el torero charro. Desde aquí me descubro otra vez ante este personaje que escribió sus mejores páginas toreras como peón del maestro, alcanzado máximos honores entre los hombres de plata y cuya relación con Julio Robles, fue más allá de torero y banderillero, sellando un trato familiar entre ambos.

Paquito García Cervantes ayuda a poner el capote de paseo a Julio Robles, junto a su compañero Chicorro (a la derecha).

¡Cuántos recuerdos afloraron! Qué delicia de conversación con Paquito García Cervantes, a quien uno conoció de niño y, desde entonces, empezó a admirarlo gracias a la magnífica brega y las grandes condiciones en el tercio de banderillas que atesoraba este torero, tan completo y tan capaz. El mismo que durante casi dos décadas fue la fiel sombra de Robles, tras llegar a su cuadrilla en 1973, en el comienzo de la segunda temporada de  matador de toros y permaneciendo hasta 1987, cuando Robles ya estaba llevaba varios años sentado en la mesa de las figuras. Cuando ya tenía que esperar la llamada de los empresarios para exigir.

En 1988 con sorpresa general y causas que ahora no vienen al caso, Paquito García Cervantes, emprendió otro camino para enrolarse en las filas de Nimeño II. Marchó después de una etapa tan fructífera para vivir otros horizontes, pero jamás perdió el afecto, amistad y admiración que guardaba a su querido Julio Robles, un hermano para él. Porque cuando llegaba el triunfo, desde la distancia se alegraba y si coincidían en la plaza seguía jaleando sus faenas. Después, tras la tragedia de Beziers siempre estuvo pendiente y fueron numerosas las ocasiones que cogió su coche y atravesó España, desde su Alicante para venia a echar unas horas con Julio en su casa de la finca La Glorieta. Y  hablar de tantos años juntos mientras el diestro crecía hasta ser un torero de época.

Y es que, Paquito García Cervantes marcó historia en esa cuadrilla que, hasta un año, llegó a ser plenamente alicantina, en la época que estuvo integrada por Pablo Sáez Chicorro, Antonio García Rondeño y el propio Paquito García Cervantes. Tiempos donde a caballo marcaban escuela José Luis Cáneva El Rubio de Salamanca (quien cuando colgó el castoreño por jubilación, su lugar fue ocupado por Aurelio García, otro grandioso torero a cabello) y Victoriano García El Legionario.

Fue una gran alegría volver a hablar con Paquito García Cervantes, porque afloró todo el sentimiento hacía el gran Julio Robles en el mismo momento que se cumplían 20 años de su muerte. Y además volvió a florecer ese roblismo con el que uno creció y vivió apasionadamente la carrera del gran Julio Robles.

¡Larga vida a Paquito García Cervantes, quien fue la fiel sombra de Julio Robles!

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

2 comentarios en “Paquito García Cervantes, ¡aquel peón de confianza de Julio Robles

  1. Me ha encantado el artículo dedicado al gran Paquito Cervantes «El Mejicano» y al desaparecido y gran figura del torero J.Robles.

Responder a Estela Diez mendiola Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *