Heli, el de ‘Casaserra’, en el adiós de un personaje

Heli, el del Casaserra, se fue cuando ya se escucha el canto del cuco y la primavera ha llenado de color y vida los campos de Aldehuela de Yeltes, su querido pueblo que vive protegido por el Cristo de la Laguna del que era tan devoto y al que tantas veces le pidió que llegase la deseada luz verde de la normalidad. Se fue y aunque desde hace meses su salud de hierro se había rendido, todos esperábamos ilusionados en volver a verlo, con ese vitalidad única y siempre tan activo. Con sus ganas de vivir, con esa sonrisa que recibía al cliente y amigo antes de darle un abrazo.

Heli deja el inmenso vacío de sus hijos –a los que adoraba-, de su Ramoni, su mujer; de tantos amigos huérfanos de él, porque era un personaje que nunca pasó inadvertido y cada mañana se levantaba para comerse la vida y hacer de su trabajo, al frente del restaurante Casaserra, donde fructificaron todos sus sueños y al que aupó para convertirlo en uno de los mejores de Salamanca.

Porque Heli aprendió el oficio de hostelero con un maestro de excepción, con su tío Pedro Fraile, que en Aldehuela de Yeltes puso en marcha la cafetería Las Torres y fue uno de los mejores de la comarca, siempre con el señor Pedro convertido en un barman de máximo nivel y de cuyas fuentes bebió Heli desde que era un niño. Y de allí salió con oficio y la profesionalidad bien aprendido hasta llegar a Salamanca, donde tras estar en varios establecimientos por fin vio hecho realidad su sueño de tener su propio restaurante, el Casaserra, que montó en sociedad con su cuñado Esmeraldo Serradilla en una antigua casa de comidas del Arrabal que en poco tiempo convirtieron en un templo del mejor comer. Y lugar de cita de gente variopinto de la ciudad, de ganaderos, de toreros, de futbolistas… que acudían en busca de sus ricos manjares y también para disfrutar con la amenidad de Heli, personaje inmenso y que sabía desbordar alegría y generosidad. 

Fueron muchas las horas disfrutadas a su vera, en especial en los tiempos del desaparecido diario Tribuna de Salamanca, cuando a la salida de la redacción quedábamos allí con otros amigos y compañeros, porque Heli sabía llevarse a la gente. 

Fiel seguir de la Unión Deportiva Salamanca, a la que jaleó en cientos de partidos, también era un apasionado del Real Madrid y le encantaba disfrutar con el juego de su equipo.; entre las gentes del deporte siempre fue un fiel admirador de Vicente del Bosque y Jorge D’Alessandro. También era un gran taurino que siguió por las plazas al Niño de la Capea y más tarde a David Luguillano, de quien era íntimo amigo y ahora en los últimos tiempos el novillero Manuel Diosleguarde era su pasión, junto a otro muchos toreros y ganaderos, entre ellos los hermanos Fraile y el desaparecido Toño Peláez. Porque su casa fue otro templo de las gentes de este gremio.

Hoy, cuando la primavera ha llenado de vida los campos de Aldehuela de Yeltes, el dolor nos embarga ante su adiós y solo queda desearle que la tierra le sea leve. Aunque eso sí, Heli, ¡la que debes estar liando allí arriba tiene que ser de época! 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

20 comentarios en “Heli, el de ‘Casaserra’, en el adiós de un personaje

  1. Hemos perdido una gran persona, derrochaba amabilidad y cariño a todos los que le conocimos. Sobretodo amigo de sus amigos. Le echaremos en falta.
    D.E.P.

  2. No sabía nada!
    – No te has comido un rodaballo mejor en tu puta vida- me dijo la primera vez que comí en su casa, tan cerca de la mía y era verdad.

  3. Descansa en paz amigo , fueron muchos años de amistad cuando un grupo de amigos teníamos abono para comer en el Montecarlo, que tiempos Heli eres, eras, un buen profesional mejor persona . Siempre habrá un momento para recordar tus atenciones , en el Casaserra no sólo se comía, se come, muy bien es que además a tu lado se compartían vivencias ..recuerdos…risas ..ya no será lo mismo…ahora ocupas el lugar de los recuerdos ésos que quedan para siempre en el corazón. Adiós amigo que la tierra te sea leve .

  4. Paco, era así como lo conocimos, amigo de sus amigos, y siempre con Aldehuela en su boca, DEP y un abrazo y mucho ánimo y fuerza a su familia, a su madre, a su hermana y a todos mucha fuerza

  5. ¡Qué tristeza me queda al haber perdido a un gran amigo y no haberme podido despedir de tan magnifica persona! Siempre recordaré su sonrisa y el cariño con el que siempre me ha tratado. Te echaremos mucho de menos. DEP.

  6. Gracias por tanto cariño hacia mi Padre, estoy seguro que estaría muy agradecido por todo vuestro cariño. Desde la familia CasaSerra, Muchas Gracias a todos. Y a ti Cañamero, gracia de corazón, no hay muñeca mejor que describa lo que el era. Gracias de Corazón

Responder a Ángel Domínguez Hidalgo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *