Rosa Valdeón, el verso suelto del PP

De heroína de un pueblo que veía en ella el agua más trasparente que corre por las cañerías de la política a estar en la picota. De mujer que despertaba la admiración pública a estar en la diana del desprecio por un golpe de mala suerte que deja tocado su futuro político. Así es Rosa Valdeón, la vicepresidenta de la Junta de Castilla de León, inmersa en horas difíciles, de angustia y dominadas por un montón de porqués que no encuentran respuestas en su interior; mientras, en las redes sociales que estos días la encumbraron, hoy recibe injista estopa a diestro y siniestro desde que esta mañana saltase la noticia de su incidente de tráfico en la noche de ayer.

Ha sido la peor pesadilla que le podía ocurrir en este final del verano que la lanzó a la pomada tras enfrentarse a la cúpula de su partido a raíz del polémico nombramiento del ex ministro Soria en el cargo de director ejecutivo del Banco Mundial y manifestar, públicamente, lo que piensa la calle. Desde luego que su incidente de tráfico es grave, pero no olvidemos que en algo así puede caer cualquiera. Aunque en este caso me temo que detrás de todo se suma un interés de acabar con ella, tan molesta para muchos que ahora tratan de demonizarla, de segundones apupados al poder. Si, gente del PP, en la que era un particular verso suelto dentro de su organigrama, a la que le entraban dolores de cabeza al escuchar el nombre de estar mujer que aireaba la bandera de la honestidad y sacaba el látigo contra la corrupción. La que ha dimitido en una lección de dignidad.

Aceptado el error que tuvo -insisto de los que nadie está a salvo- y sujetando con temple las riendas de la realidad, el PP regional pierde a una representante de su talla y con su marcha deja las puertas abiertas para que muchos campen a sus anchas. Se pierde a quien se ha enfrentado a las manos sucias que tanto han mellado al partido, a quien ha estado al lado del débil y de aquel necesitado de ayuda, preocupándose por los mas desfavorecidos y dando, durante años, la cara por el grave problema del Sahara, una vez que los continuos gobiernos de España hayan mirado para otro lado.

De momento y aunque está ahí la gravedad de su infracción de trafico –con la que deberá pagar en caso de confirmarse judicialmente-, hay que reconocer la hoja de servicios de quien fue un ejemplo y trabajó incansablemente por el bien del pueblo. La personas que un día dejó importantes cargos en su profesión de médico –ejercida con tanta humanidad- para entrar en política con la finalidad que todo fuera un poco mejor y, al tiempo, acabar convertida en el agua más trasparente que corre por las cañerías de las instituciones públicas que ocupó. La que hoy sobrevive en medio de la tormenta que ha traído un incidente de tráfico y la han demonizado, quizás con muchos intereses añadidos a la causa de acabar con ella, que se ha ido abrazada a la dignidad.

valdeon_2

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

10 thoughts on “Rosa Valdeón, el verso suelto del PP

  1. Leyendo tu comentario y a pesar de la afinidad personal que no poítica sabiendo que estaba en el punto de mira pienso que se tiene que acabar.
    Game over.

  2. Los errores se pagan! Señor Cañamero esta Sra ocupa un cargo público y tiene que dar ejemplo con su conducta….. Va incluido en su sueldo.

  3. Colega Paco: Suscribo tus palabras. Adiós a la frescura, la cordialidad y la buena imagen de una señora valiente y seria que destacaba en este PP burocratizado, triste y gris, sin proyecto.
    Hace falta una profunda regeneración y renovación.

  4. Tienes razon paco,el q este libre q tire la primera piedra.Lo q pasa es q ahora era molesta en el pp.con esta actuacion demuestra su integridad q vaya aprendiendo muchos de esta conducta(psoe,podemos,ciudadanos…)

  5. Si esto le hubiera ocurrido al trepa que tenéis de alcalde en tu pueblo nadie lo hubiéramos lamentado, pero en este caso, siendo ideológicamente opuesto a ella, sí que lo lamento….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *