Archivo por meses: abril 2016

Camino de Hinojosa de Duero

Pocos lugares, si es que hay alguno, encontró el viajero en sus caminos ibéricos con el encanto atesorado de Hinojosa de Duero. Un pueblo con un paisaje de postal abrazado al Duero, sin olvidar a unas gentes que hacen gala de la hospitalidad con aquel que pisa sus calles y respira sus aires para disfrutar de la amenidad de sus vecinos y paladea las exquisiteces de sus productos gastronómicos.

Uno de ellos es el queso, que ha abierto mercados en todos el país gracias a la calidad que lo ha convertido en un manjar. En la más exigente mesa no suele faltar el aperitivo de un queso curado de Hinojosa, que ha logrado ese punto gracias a los magníficos pastos de la zona y el buen clima que lo domina todo el año. Desde siempre las familias de Hinojosa que tenían rebaños de oveja elaboraban queso artesano para empezar el prestigio de un producto que fue tan demandado, con los secretos de elaboración heredados de generación en generación. Hoy, Hinojosa de Duero, cuenta con dos industrias lácteas dedicadas a la producción del queso.

12800103_155714714817271_1212003386315207906_n

Queso Artesano Cynara, el exquisito producto de una familia que ha dado mucho prestigio al queso de Hinojosa con unas elaboraciones elogiadas por quien las paladea.

Fruto del buen nombre de sus quesos, hace años se puso en marcha la Feria Internacional del Queso, convertido desde hace varias ediciones en el evento sectorial más importante de la Comunidad dedicado a un único producto. Un certamen ya muy consolidado en el sector y con amplias puertas al vecino Portugal, país por el que siempre apostó José Francisco Bautista, el alcalde hinojosero, convertido en puente en las dos naciones ibéricas.

13083189_234100523645356_2873412446049639218_n

La feria acerca cada año a miles de personas a esta entrañable localidad, porque además del encanto de visitar casi un centenar de stand dedicados al queso hay elaborado un variado programa de actividades, intenso en las dos jornadas del sábado y el domingo. Un fin de semana en el que bien vale acercarse a este rincón charro y aprovechar para hacer turismo por lo zona, algo que cautivará a los turistas. Un buen recorrido es bajar hasta la presa de Saucelle y descubrir uno de los rincones más hermosos de España. O después atravesar la presa y tomar una carretera que conduce a Barca D’Álba paralela al Duero y que es un lujo en medio de la vegetación mediterránea de los naranjos, vid –en cuidadas terrazas-, olivos… hasta alcanzar Barca, en tierras portuguesas que hacen frontera con España. Allí se descubrirá el encanto de disfrutar de los inmensos barcos que llegan desde Oporto cargados de turistas y lo convierten en el segundo puerto fluvial más importante de la Península Ibérica, tras Sevilla. Y después el regreso otra vez por Hinojosa, que es un lugar en el que jamás se aburre el viajero. Porque descubrir la Feria Internacional del Queso es prendarse de ese rincón y ya apuntar esa fecha para no faltar en las sucesivas ocasiones.

 Será un feria que comenzará el sábado a las 11.30 y le dará el pistoletazo de salida un grande. Grande en su faceta deportiva y humana. Se trata de Jorge D’Alessandro, relevante deportista que fue un mito en la mejor Unión Deportiva Salamanca y estrella de la liga española en el segundo lustro de los 70 y primeros años 80. Entonces su nombre se aupó a los altares y causaba admiración allá donde acudía. Tiempos inolvidables con El Pibe protagonizando paradas imposibles para un club al que le dio tanto que incluso en su defensa perdió un riñón y aquellos días, Jorge D’Alessandro fue noticia nacional con todo el mundo pendiente de su estado, mientras su vida pendía de un hilo. Sufrió múltiples transfusiones y ya desde entonces su sangre fue plenamente salmantina. Se recuperó y al cabo de cinco meses recuperó su puesto en la portería charra para volver a entusiasmar durante varias campañas más con su portento con excelente portero.

Bautista-y-DAlessandro-1-696x392

Jorge D’Alessandro, quien años inaugurará la Feria, junto a José Francisco Bautista, el alcalde de Hinojosa de Duero y un hombre que sabe encontrar la llave de las soluciones a los problemas que afectan al ámbito rural

El día que decide retirarse empieza su carrera de entrenador en el que ha logrado brillo en numerosos equipos. Es el caso del Mérida, al que ascendió a Primera; dos etapas en el Atlético de Madrid, en una de las ellas evitando el descenso, en el Betis, en el Elche, varias veces al Salamanca… en todas ellas dejando su personalidad, su conocimiento del fútbol, su pasión y la humanidad de la que ha hecho gala este caballero del deporte. Señor con mayúsculas, que ahora cada noche dicta lecciones de fútbol en El Chiringuito, siempre con su pasión y sabiendo sujetar las riendas para analizar lo que ocurrió en los campos de fútbol.

Con el variado programa y las cosas bien hechas en esta Feria Internacional del Queso, merece la pena acercarse a este lugar y maravillarse de tantos encantos como lo rodean. Merece la pena.

12936644_216911308697611_9119250261980411012_n

Un respeto a Manuel Díaz ‘El Cordobés’

Manuel Díaz, el rubiales torero de Arganda del Rey, sigue en la pomada y con el personal, ansioso, a la espera del resultado de las pruebas de paternidad. Para hacerle justicia a un hombre luchador y también para ver qué ocurre y cómo reaccionará el viejo Cordobés inmerso ahora en difíciles momentos tras la inesperada separación matrimonial con la francesa Martina.

Revolotea el asunto más allá de la prensa rosa gracias a la valiente decisión del torero, que por fín ha dado el paso adelante para dignificar a su madre y a él mismo en un reconocimiento de paternidad. Aunque existen ocasiones que el ADN no es necesario, como es el caso, porque ambos son dos clones, en el físico y en la manera de estar. Pero la oficialidad la debe rubricar un juez.

Nunca me sentí atraído por la interpretación y formas de Manuel Díaz, a quien por otro lado respeto. Ni tampoco lo vi más allá de las veces que tuve que estar en una plaza por obligaciones periodísticas, pero sí apoyo esa simpatía y carisma popular que lo han convertido en un torero del pueblo, capaz de llenar plazas que nadie lo logra. Y a la vez esa generosidad que siempre ha mostrado con los más desfavorecidos, con la gente discapacitada a la que ha dedicado atenciones y regalado mucho afecto.

Todo un personaje que tiene una mirada vivaracha, pero siempre marcada por esa tristeza que le quedó herrada desde niño con ese padre rico y famoso que no quiso saber nada de él, dando a su hijo natural el más absoluto de los desprecios, lo que ha sido una humillación que llevó escrita en su cara. Sobre todo al quedarse mudo y sin palabras en el momento que sus niños le preguntaba el motivo por el que no conocían al abuelo Benítez. Y ahí Manuel Díaz le contestaba con una sonrisa cuando la realidad es que se tragaba las lágrimas de dolor e impotencia.

Ahora a la espera del resultado escribo esta crónica con respeto al Cordobés chico (como lo llamaba el viejo Zabala), que es un tío majo y simpático, una de las personas más agradables del toreo. Y también de respeto al viejo Benítez para que al fin reaccione y sepa estar a la altura en este toro que le ha tocado bregar. Para que esos niños de Manuel Díaz, sus nietos pueda iluminársele la bombilla de su corazón en el momento que los abrace el abuelo Benítez.

Porque quien tanto ha sufrido y tuvo que luchar contra la marginación de la época al ser hijos de madre soltera merece una dignidad. Y una reposición sentimental a tanto dolor. Con todas las obligaciones y derechos.

cordobes-01

 

 

Los ‘antis’ no se duermen

Sigue el rol de la temporada taurina y ahora, con todos los poderes dormidos en el gozo de los éxitos y envueltos en su particular tran trán (dixit el mesonero charro Pedro Morín), los antis no dejan de laborar para seguir mellando la Tauromaquia. Son como los buitres que pueden aguantar un tiempo sin comer hasta lanzarse sobre el cadáver para mostrar toda su voracidad. Pero a diferencia de los buitres los antis no tienen nobleza y siempre buscan la ratonera para resguardarse, pero sin dejar de pensar en sus labores, para seguir sumando victorias a su palmarés. Las últimas son las de Cáceres –que en 2016 si no hay arreglo de última hora tendrá Feria de San Jorge); Málaga, en la que quieren mutilar las ayudas a la Fiesta. O ahora el caso de San Sebastián, que personalmente es el que más preocupa, porque puede abrir peligrosas vías de agua a corto plazo.

Valencia y la multitudinaria manifestación taurina de Fallas quedó atrás y al día siguiente las aguas volvieron a su cauce y todos a la comodidad en esa manera de obrar se las gentes del toros de llevárselo cuanto antes. También acabó Sevilla con la emoción de una ‘victorinada’ encaramada en los pilares del recuerdo y ese cobradiezmos que ya ocupa un nombre propio a la altura de los toros más bravos. Junto a los míticos potrico, baratero, serranito, bastonito, belador, clavelero, esclavino… Y esa Sevilla, con España entera, que vibró con el arte de Morante en un faena bellísima, con inicio a cámara lenta y toda ella adornada con el sello de su perfume, al igual que otra de un Paco Ureña, que se abre camino de figura, marcada por la pureza, así como la tarde emociones de Javier Castaño que reapareció en La Maestranza con la de Miura tras poderle al marrajo del cáncer que se cruzó en su camino y presentarse con su tarjeta de visita, escrita con la tinta de un torero grande para decir: Ya estoy aquí, que lo mejor está por hacer.

Son días de optimismo generalizado entre las gentes del toro ya en vísperas de un San Isidro que promete. De un San Isidro que debe ver la realidad del necesario cambio para que definitivamente el escalafón cambie de nombres y abra las puertas de la necesaria renovación y en la sucesivas ferias llegue la frescura que, sumada a la emoción, siempre es el alimento del aficionado. Porque se ha vuelto a demostrar que la mejor defensa de la Fiesta es el toro bravo y el que lleve ese repetida emoción al tendido.

Bahia_de_la_concha_Donostia_San_Sebastin

Sin embargo entre tanto bueno hay otra noticia que se le da de lado y se  oculta -algo muy taurino-, sin darle la importancia que tiene para coger el toro por los cuernos. Se trata de la postura decidida por Eneko Gola, el actual alcalde de San Sebastián de convocar un referéndum sobre toros sí o toros no en el futuro de la Bella Easo después de que una plataforma antitaurina haya reunido las firmas exigidas y posibilite que se pueda llevar a cabo.

San Sebastián es una ciudad con cordura y que ha visto cómo su Semana Grande sin toros quedaba coja, algo ocurrido en los recientes tiempos de Bildu, sabrá estar ante este nuevo atentado. Y ganará el toros sí, fruto de tantos momentos gloriosos vividos por la Fiesta en esa ciudad, la más bonita de cuantas existen en España. Donosti no tendrá problema, pero el verdadero meollo será que surta efecto dominó y el resto de las localidades de tradición taurina tengan que pasar por las urnas para decidir el futuro de los toros. Y ahí quedamos o no se van a perder numerosas plazas, bastantes más de las que creen un gremio taurino que no acaba de encontrar la llave para frenar tantos abusos. O no quieren reconocer que la Fiesta únicamente se levanta con la casta del toro bravo.

¡Tu eres un torero, Castaño!

Rompió en paseíllo de la ‘miurada’ y toda la plaza se puso en pie para ovacionar a Javier Castaño que venía de darle una estocada sin puntilla al marrajo que se le cruzó en el camino. Fue un instante pleno de emoción y gratitud, con sus compañeros y cuadrillas haciéndole corro, a un torerazo que, con la dignidad del silencio, sobrellevó el duro revés de su camino. Solamente con la compañía de Chus, sin perder la dulzura porque sabía que era la mejor terapia y de la pequeña Sabela, a la que miraba su sonrisa, que era la mejor medicina para salir adelante.       

IMG_20160417_190913

De blanco y oro, Javier Castaño volvió a demostrar lo torerazo que es en un lote tan distinto y variado. Su primero lo brindó al doctor Luis Carrasco, en unas palabras llenas de luz y vida, que afloraron las lágrimas en este galeno que tiene unas manos de oro y un corazón gigante. A partir de ahí, Javier toreó con suavidad y gusto en una faena medida, con trazos elegantes e incluso hasta gustándose después de dominar ese toro que parecía un tren. Pichó antes de una gran estocada y la mala suerte que en los Miura que cierran la feria, en la plaza había otro público tan distinto al de la tarde anterior. Un público que en ese instante recordó que Javier era castellano para mostrar la cicatería histórica con los toreros del norte de Despeñaperros y no premiarlo con una oreja que iba a ser la de más peso del ciclo.

Pero ahí quedó Javier y su capacidad, su capacidad para poder al Miura e interpretar una elegante faena de este torero que viene para quedarse y seguir creciendo. Porque lo mejor de Javier está por llegar. Y por llegar estaba el quinto que falló el tópico de estos casos para ser el Miura de su leyenda, con dificultad, pegajoso y sin dejarlo estar; entonces ahí de nuevo Javier supo sacar la carta de lidiador para poderle  con naturalidad, sin tratar de vender lástimas o penas, como debe ser y siempre hecho un tío. Un tío que asombra y que es un torerazo que ha vuelto tras dejar sin puntilla al marrajo que le cruzó en el camino para escribir, a partir de ahora, las mejores páginas de su libro torero.

La prestancia de Vicente del Bosque

Vicente del Bosque se subió al estrado del Aula Magna de la Universidad Pontificia de Salamanca tras ser nombrado doctor ‘Honoris Causa’ y de sus palabras surgió la prestancia de un caballero que pasea por el mundo con un botón charro prendido de su corazón. Palabras que hurgaron en quienes éramos testigos del distinguido nombramiento en esa casa de la sabiduría bajo el encapotado cielo primaveral.

Segundos antes al acceder a la Cátedra, con tan alto honor, acompañado de su padrino de ceremonias, el profesor Salvador Pérez Muñoz –bajo la venia del cardenal Ricardo Blázquez-, el cortejo pasó delante de la bancada en que se encontraba Trinidaad, su esposa, sentada junto a los tres hijos del matrimonio -Vicente, Álvaro y Gema-, instante en el que Trinidad, con discreción y suma elegancia, le deseó suerte con un gesto cómplice al agarrarle suavemente la mano, con amor, cariño y fidelidad, ante ese importante momento del que su marido era protagonista. 

 imagenw-1.php

A continuación, Del Bosque, que era el eje sobre la que giraba una jornada en la que estuvo rodeado de familiares, de amigos llegados de Madrid, otros de Salamanca, junto a autoridades y la ‘Ponti’ en pleno, no pasó de largo por sus orígenes en el barrio de Garrido y Bermejo, que fueron el escenario de su infancia y primera juventud: “Atravesaba la Plaza Mayor camino del Fray Luis…”, “mi madre quería que fuera maestro…”, “abandoné Salamanca a los 17 años y permanecí 36 años en el Real Madrid al que llegué de meritorio y abandoné tras entrenar al primer equipo en un paralelismo semejante a quien entra en un banco de botones y se jubila de director…”.

Los caminos en la vida de Vicente regresan otra vez a Salamanca, la ciudad que creció bajo el calor del hogar que formaban el señor Fermín y la señora Carmen, siempre con la fiel compañía de su hermano Fermín, inseparables ambos, hasta que un día las brillantes condiciones de Vicente lo alejaron de su tierra, pero no del corazón de los suyos. Tiempo después de que se empezase a comentar que Vicente, el hijo del señor Fermín, era un genio del balón, en los partidos que jugaba junto a la Campsa, o al lado de la estación, bajo las potentes bocinas de las locomotoras que iban o venían, en un ambiente en el que se curtía quien llegaría ser una estrella. Pero sobre todo un caballero que bajo su señorío, bonhomía y serenidad supo guiar al fútbol nacional a lo más alto.

Vicente, admirable persona y deportista, disfrutó de las mieles del éxito portando la sencillez como la bandera de su existencia. Y también la de la solidaridad, al alzarse como uno de los fundadores de la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles), o desde hace muchos años tan comprometido con la discapacidad, grupos con los que siempre está pendiente para poder echar una mano y que puedan sonreír, aferrado a la humildad y tesón.

Y siempre estuvo ahí. Ya fuera un evento deportivo, social, humanitario o institucional.  Como el de ayer, porque ya para siempre se recordará la mañana abrileña de cielos encapotados con aquel chaval que, hace casi 50 años, deslumbró a todos con su calidad como jugador y ahora emocionó con la prestancia de sus palabras el recibir el ‘honoris causa’ en la Universidad Pontificia, todo ello gracias a una trayectoria, profesional y humana, en la que supo guiar con su batuta para hacer feliz a un país tan necesitado de alegrías, siempre bajo la prestancia de sus palabras.

imagenw-2.php

‘Cobradiezmos’, un nombre escrito con letras de oro

Embebido por la corrida de Victorino Martín y el memorable triunfo del Atlético de Madrid se fue la tarde del miércoles como el agua entre las manos. Hoy, 14 de abril, aniversario de fastos republicanos y de un viaje real al puerto de Cartagena, que jamás tuvo retorno, despierto y me pellizco la mano para saber que todo es real. Y  la vida, que puede ser tan hermosa, continúa dejando atrás la senda de la existencia por la que no se ha de volver a pisar.

Por Sevilla –rodeada de su magia- siguen de feria y en el escenario las noches caseteras, con fondo ambientado por las alegres ‘sevillanas’ e impregnado del olor a fino y rebujito, en medio de ese entorno de calles llenas de  colorido e identificadas por los nombres de gloriosos toreros, queda el poso de lo ocurrido en su Real Maestranza, hecho para sentir el aroma más puro y artístico del toreo.

La feria había dejado solamente dos toros charros del Pilar y otros dos manchegos de Daniel Ruiz que se fueron sin torear, porque delante tuvieron manos que no justificaron su presencia en los carteles; pero por medio de todo llegaron fracasos sin justificación, algunos impresentables, más que ninguno el de Juan Pedro Domecq –una vez más- y el de Jandilla. victorino1--620x349

Sin embargo llegaron los ‘victorinos’ con su leyenda de bravos y fue la tarde de la reconciliación del público con la emoción. Gracias a esos ‘grises’ que se crían en Las Tiesas por tierras extremeñas de Coria y lograron que La Maestranza vibrara con la clase de sus embestidas, con la emoción de sus galopadas para entrar humillando a las telas y dejar un surco en las arenas en el que sembró la semilla de la grandeza. Tras otro bravísimo toro llegó  ‘Cobradiezmos’ que inmortalizó un fenomenal Manuel Escribano y fue en sí mismo un homenaje a la bravura que levantó de sus asientos al aficionado e hizo rugir a quien seguía la corrida a través de televisión. Ese toro y esa corrida fue el pan que alimentó los tiempos del hambre.

14605812490111

‘Cobradiezmos’, que tenía el morro lleno de arena gracias a sus incansables embestidas, me recordó a un magnífico toro de ese hierro lidiado hace casi 30 años en Valladolid, concretamente el 23 de septiembre de 1988. Esa tarde va a las manos de un jovencísimo Juan Mora un ‘victorino’ que humilla haciendo un surco y maravilla al propio torero, que pone a la gente en pie tras una faena para el recuerdo –a la altura de la histórica Pepe Luis, con el Villagodio en esa plaza castellana-. Al año siguiente, en 1989 Juan Mora mata toda la camada de Victorino Martín gracias a aquel toro que tuvo tanto parecido con el que ayer lidió Manuel Escribano de nombre ‘Cobradiezmos’ y que fue indultado para gloria de la Fiesta.

Hoy, tras tanta felicidad, brindamos por el toreo de verdad. El de la grandeza y el de la emoción que traen los ‘grises’ de Victorino. Como la tarde de ayer en Sevilla que ha quedado escrita para la posteridad con letras de oro.

31

El error de Diego Urdiales

Sevilla sintió el poso torero de Diego Urdiales en su primer Jandilla, aunque supo a muy poco. Fueron unos chispazos brevísimos que forman parte de la tarjeta de identidad artística de este riojano que es un lujo y guarda entre sus alamares el secreto de la torería. Ese Urdiales de las ráfagas de arte que nos regalaba cada año en Madrid, en Bilbao, en Francia o en su Logroño frente al toro que trae emoción. Era aquel Urdiales, anterior a esta temporada, que hizo sentir el poso de su verdad y la elegante torería, con la planta asentada para hacer las cosas despacio, acariciando con su temple para dominar con su pequeña planta de torero grandioso.

El riojano, que se hizo con un sitio en el corazón de los aficionados, que se hicieron seguidores suyos porque guardaba una esencia perdida y era un lujo para el toreo actual, porque traía tanta sinceridad en su interpretación. Lo hizo mientras fue independiente y luchó tanto con Luis Miguel Villalpando, que se rompía la cara en los despachos. Pero sin encontrar la llave que abriera la cerradura del ‘sistema’, por lo que en hasta cierta ocasión cambio de aires tras escuchar los cantos de sirena de Santiago López, en una decisión que no fue más un desastre por la irresponsabilidad del taurino de Granada que era era ‘otro’ delante las cámaras del Plus o los micrófonos de Molés. Desengañado Diego regresó al nido del que voló y comenzó otra etapa con Villalpando, en la que pronto volvió a recuperar su sitio de torero de postín.

mid_Urdiales-Bilbao

Así hasta que este pasado invierno ficha por la FIT mejicana con la condición de que Villalpando sigue a su lado. Y con la FIT -¡horroroso nombre más propio de una compañía eléctrica!-, cumple su ilusión de acartelarse en las ferias en este 2016 en los que se anuncia con corridas que él no veía más que en fotos -Jandilla, Victoriano del Río, Zalduendo…-. Son las llamadas ganaderías comerciales y que, el ejemplo de ayer es una muestra, se estrelló contra un saldo impresentable que tumbó sus ilusiones. Y eso que Sevilla, atan cambiada de unos años para acá, estaba loca por aplaudir su éxito para convertirlo en el torero de sus preferencias desde que Romero cantara su grandeza. Por eso nadie lo tuvo tan fácil en esta Feria de Abril y a sus administradores de la FIT, que únicamente saben de números y no sentimientos, se le fue esa oportunidad para haber negociado una corrida digna para triunfar y no frente a las burras de Jandilla.

Si me gusta verlo en Madrid con la Fuente Ymbro, que tiene casta, pero no con el encierro de Alcurrucén –a pesar del importante éxito del pasado año en Bilbao-. En la gran cita de San Isidro debería haber apostado de nuevo por Adolfo, que tanta gloria la dio en buscar de tomar el camino fácil. Por que este Diego con las ‘comerciales’, aunque mantenga su poso y su torería -como los chispazos de ayer en Sevilla, aunque saben tan poco-, ya no es el torero que busca quien acude a embargarse por la emoción. Y con la FIT, después de lo lamentable que está el ‘sistema’ tendrá más fácil entrar en las ferias, pero también se pierde en parte la esencia con la que Diego Urdiales se hizo torero de culto.

 f620x0-36912_36930_15

Sevilla pierda el glamour

Sevilla es otra feria tocada. Con figuras o sin figuras, es más de lo mismo. Otro ejemplo de una gestión mal hecha, de carteles sin interés y un claro desprecio a una afición que paga dinerales por las entradas. Ha habido incluso tomaduras de pelo que semejan ser un atraco. Sobre todo la corrida de Juan Pedro Domecq, que además frenó a un Roca Rey que venía lanzado y fue atropellado por sus apoderados al acartelarlo esa tarde -ya buscando la facilidad y obviando la emoción-, porque con esos toros no se le da importancia.

Además de mal planteada la feria no puede escapar que hay carteles indignos de esa insigne plaza. Como el de ayer, lunes del pescadito, en el que ni los más viejos del lugar recordarán unos tendidos que no se completaron ni en su mitad. Y lo peor encima es que El Cid y David Mora fracasaron y dejaron pasar una gran oportunidad. Más grave es el caso del Cid, que por segunda vez toca fondo en Sevilla, plaza en la que siguen dando toros a pesar de llevar varios años desaprovechando los magníficos lotes que le corresponden en los sorteos. El Cid pide un descanso, al igual que otros más, caso de Manzanares que no es ni la sombra del que hace varios años enamoró a Sevilla y eso que la plaza está con él y a lo mínimo que hace lo premiarán. Al actual Manzanares lo saca su efectiva espada, pero eso no significa que haga la suerte perfecta. Porque Sevilla anda desnortada, pero no es de ahora, sino de hace varios años. No hay más que ver aplaudir lo que hasta hace poco pitaba o lo que es peor, silenciaba. Que un silencio de La Maestranza es el mayor castigo para un torero o lo era antes que esa plaza cada día puede más el rumbo y ahora ya aplaude hasta un atentado a la pureza de la Tauromaquia, como las estocadas del Juli.

Es indigno lo que ocurre. Y lo mal planificado del actual ciclo, al menos hasta ahora, que sin duda ha restado más que sumado, con el añadido de la corrida de Daniel Ruiz –con toros mejor presentados y rematados que en las ocasiones que las torea El Juli y cía-, con varios de ellos arrastrados con las orejas por la incompetencia de una empresa a la hora de hacer carteles y de seguir apostando por un torero que hace años secó su manantial. Por eso Cid que da pena verlo.

Esperemos cambios en este semana de ‘farolillos’, pero lo que está claro es que las alarmas están pitando. Lo llevan haciendo hace tiempo, pero nadie frena lo que es una caída a los infiernos de Sevilla, la feria que ha sido la del glamour del toreo. Aunque luego si llega una tarde de reventón se intentan tapar todas las goteras pero luego en el inmediato regreso a la normalidad no dejar de mostrar su verdadera gravedad.

CfyvQmfWwAAkt1v