El orgullo del doctor Ortega

Vaya esta crónica sentimental dedicada al doctor Ortega, a quien admiré desde muchos años antes de ser su amigo y que ahora vive el acontecimiento de ser distinguido con una calle en La Fuente de San Esteban, su pueblo natal.

IMG_0491

Me imagino la emoción que debe sentir el doctor José Manuel Sánchez Ortega estas fechas previas al honor tan hermoso que le espera el sábado en La Fuente de San Esteban. Emoción por el unánime reconocimiento de su paisanaje para distinguirlo con una calle que honre la memoria y guarde perpetuo legado de su hijo más ilustre, que la recibe tantos años después de su infancia, en tiempos de pantalón corto, en los que corriera por esos viales junto a Martín, Ángel, Pepe, Jesús, Ballesteros… para sembrar de orgullo la besana de la amistad. Cuando ni en sueños podría imaginar este momento que llega con el cuaderno de su profesión casi rubricado y en el que queda escrita la leyenda del doctor Ortega. La leyenda de una figura de la cirugía que ha dejado su nombre grabado con letras de oro entre los más inminentes galenos. Los que acaban aupados al pódium e integran las alineaciones con los mejores del mundo en su especialidad.

El doctor Ortega vuelve entre aclamaciones como ocurre con los reyes que regresan del exilio para recuperar el trono. O los generales que regresan del campo de batalla después de la victoria para que le llenen su guerrera de medallas en medio del tributo popular de quien los admira. De quienes, es su caso, hablan con orgullo del coterráneo que abrió nuevos pasos en la cirugía. Para quien desde niño no tuvo otra ilusión que ser médico, algo que colmó de felicidad a su madre. A aquella señora tan luchadora y admirable conocida como Paca ‘la Vicentilla’, que nunca miró el reloj para cesar en sus haceres y poder ofrecer una formación universitaria a sus dos hijos.

Alto y delgado, de aspecto vareado y cierto parecido con el literario personaje de don Quijote, el doctor Ortega, un buen día envolvió sus sueños en una maleta para marchar a Barcelona y poner raíles en sus metas de ser cirujano. Atrás quedaban las encinas de su tierra natal que clavan sus raíces en el fondo de los siglos, sus años de estudiante en Salamanca, el primer destino profesional en el pueblo serrano de Garcibuey y las sustituciones que llevó a cabo en La Fuente de San Esteban a la figura del titular, el histórico don Luis Sánchez-Abarca. Cargado de ilusiones abrazó a esa Barcelona de los años 60 que cada jornada acogía con los brazos abiertos a tantos miles emigrantes, ya fueran andaluces o gallegos, extremeños o castellanos. Era la Barcelona que jueves y domingos llenaba La Monumental para admirar a El Viti, a El Cordobes, a Camino, a Bernadó…; en la misma que un día de julio de 1972 aplaudió con fervor a Julio Robles, un mozo de su pueblo que tomaba la alternativa y además de torero grande fue amigo suyo. Era la Ciudad Condal del Barça inmerso en los tiempos post Kubala y que aún debería esperar la llegada de un astro holandés llamado Johan Cruyff para cambiar la historia de ese club y convertirlo en una fábrica de sueños con la practica del más bello fútbol jamás conocido. La de La Rambla rodeada de sus personajes pintorescos que se confundían entre los soldados de la VI Flota Americana que aprovechaban el ocio del paseo hasta regresar a los barcos atracados en ese puerto, que escoltado por el mirador de Colón, ahora recibe los mejores cruceros del mundo. La que enamoraba con su barrio Gótico y sus calles cargadas de encanto, con su preciosa Catedral y la basílica de Santa María del Mar mucho antes de que el letrado Idelfonso Falcones se inspirase en ella para escribir esa delicia de las letras castellanas llamada ‘La Catedral del Mar’.

En ese ambiente impregnado por la brisa del Mediterráneo un muchacho de La Fuente de San Esteban escribía su gran historia de cirujano de leyenda con sus manos de oro para recuperar la salud de la vida, la alegría perenne en su rostro, la solidaridad en su alma y la sensibilidad en ese corazón que siempre ha bombeado sangre de humanidad. La misma que se alió a él y lo acompañaba cada año en el momento de regresar a su pueblo, junto a su mujer e hijos para disfrutar del Corpus –fiestas que pregonó en lujosa disertación en el año 1987- rodeado de su pandilla de siempre y sin apenas poder caminar por la calle para detenerse a saludar a tanta gente como la que se le acerca para tributarle gratitud y amistad.

Porque el doctor Ortega, José Manuel para sus paisanos, sigue conservando el aura de su humildad y señorío que le supo impregnar su madre en el hogar familiar. El que le ha hecho ser un cirujano referencia. El que ahora regresa a su pueblo rodeado de tantas emociones y sentirá una dicha gemela a la de un rey que regresa del exilio para vivir el acontecimiento de ser protagonista de una calle dedicada en su honor. La misma que le distingue como el hijo más ilustre de La Fuente de San Esteban.

 

IMG_0511 IMG_0545

Las fotos son de Juan José Díez, un joven universitario de La Fuente que estudia en Barcelona y será figura de la comunicación.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

20 comentarios en “El orgullo del doctor Ortega

  1. Sin duda, Paco estamos ante una eminencia de la medicina. Soy amigo suyo y además también resido en Barcelona razón por la que me siento muy identificado con José, el de Paca ‘la Vicentilla’, como bien dices. Espero ver pronto al doctor para darle un abrazo y a ti, Paco, te mando otro. Porque es una delicia leerte y la pasión que tienes siempre para escribir de tu tierra.

  2. LE MANDO MI ENHORABUENA A JOSÉ, AL DOCTOR ORTEGA Y QUE TENGA SALUD MUCHOS AÑOS PARA SEGUIR SIENDO TAN GRANDE. Y TAMBIÉN A CAÑAMERO PORQUE ESE ARTÍCULO ESTÁ A LA ALTURA DE TAN GRAN PERSONAJE.

  3. He sido paciente del Dr. Sánchez Ortega; le debo la vida. Me he emocionado leyendo este artículo. Resido en Barcelona, pero no me perdonaría no asistir a este merecido homenaje para darle un abrazo.

  4. Las palabras nunca serán suficientes para demostrar el nivel de gratitud que siento por por mi «JEFE». No se merece un homenaje, se merece miles!!!!!! Que gran médico y que gran persona!!!!!!

  5. Mi emoción a medida que se acerca el día D va galopando y está a punto de desbocarse.
    Estoy, como dicen en mi pueblo, «afrontadito» y viviendo una especie de sueño, tan maravilloso, que cuesta admitir su realidad.
    Hoy, este sueño, tú, Paco, lo has precipitado y lo has hecho mas alucinante todavía
    Paco, tu ganada profesión de crítico, reconocida en múltiples foros, no la has utilizado en este delicioso escrito y te has dejado ganar por la faceta del amigo y del paisano, al obsequiarme tantos elogios. Me gustaria saber expresar todo mi agradecimiento.
    De todas formas, sacando las emociones, la sola lectura ya es una delicia.
    Si tuviera que condensar el articulo en una sola frase, diría: » Paco ha puesto de manifiesto la fuerza del corazón que lleva dentro».
    Hasta el sábado que podamos darnos un abrazo y desde aquí, te deseo que pronto puedas tener un hijo y cumplir tu último deseo.

  6. Debes de sentir una alegría infinita,que tu hermoso pueblo de Fuentes del que tanto me has hablado,creo muy merecidamente te dedique una calle.¡Qué orgullosa estaría tu madre.¡
    Nosotros Maria y Jose,nos honra ser tus amigos y sabes que os queremos a ti y a toda tu ya larga familia.
    Un abrazo ¡SABIO JOSE¡

  7. Yo también he sido paciente de mi estimadísimo Dr. Sánchez Ortega. A mi también me salvó la vida siendo muy joven y con toda ella por delante. Vivo en Barcelona y les aseguro que el respeto y admiración que despierta es enorme. Lamentablemente no podré asistir a este entrañable acto pero les aseguro que mi corazón estará con él y con todos ustedes. Felicidades por este precioso artículo, gracias por compartirlo y reciban un cordial saludo

  8. Tengo la suerte de ser amigo de ese monstruo de la cirugía y de la humanidad que envuelve todos sus actos. El bisturí en su mano dibuja de un solo trazo, cual paloma de Picasso, lo necesario para solucionar cualquier problema que se le presente. Le conocí como paciente y pronto mi familia y yo le quisimos a él y a la suya como a un amigo de esos que se quieren de verdad. Le dedican una calle en su pueblo. Lo tiene bien merecido. Ha hecho méritos para que sea España la que le rinda un homenaje. José Manuel Sánchez Ortega es una gloria nacional, inexportable, que nos pertenece a todos. Desde aquí vaya nuestro mejor deseo de una larga vida llena de toda la felicidad de la que es merecedor. Un fuerte abrazo de su buen amigo, Rafael Torrella

  9. Eres una muy buena persona y gracias a ti mi hermana y yo estamos bien.no hay palabras suficientes d agradecimiento.gracias Ortega.te mereces una calle a tu nombre y si estuviera en mis manos te ponía un monumento!!mil gracias.

  10. Tu ahijado extremeño está muy orgulloso de su «padrino» y feliz de verte tan ilusionado con el merecido reconocimiento que te hará tu pueblo este fin de semana.

    Mi padre y mi hermana estarán contigo en nombre de los demás que nos quedamos con las ganas de estar allí ese día y seguro que «abuelita» estará también muy cerca acompañándoos en el evento…. tanto que como os descuidéis os dará una reprimenda…

    Recuerda que para nosotros, tienes desde hace mucho tiempo tu nombre grabado en nuestros corazones, aunque no se vea desde fuera como se verá tu nueva placa.

    Un abrazo enorme padrino.

  11. Como discípulo suyo, no puedo mas que hacer mías las palabras del homenaje. Ha sido y sigue siendo mi maestro y referente en la cirugía.
    Lástima no poder asistir, ya que estaré de viaje fuera del pais.
    Un gran abrazo «jefe»

  12. Soy Cirujano. Tengo 66 años y por mor de la ley de la función pública estoy jubilado.
    Sin embargo soy feliz, perdón ahora soy muy feliz, y lo soy porque acabo de conocer que el lugar donde nació José Manuel Sanchez-Ortega le va a dedicar una calle a su nombre. Soy muy feliz porque conozco a José Manuel desde hace treinta años. Ello me permite intuir que el reconocimiento de su Pueblo, le satisface infinítamente más que si hubiera hecho lo mismo Barcelona, Madrid o Nueva York. José Manuel es así porque es buena persona, legal, amigo de sus amigos…y casi de todo el mundo- No le gusta el “paripé”. No le gusta la ostentación.
    Él se conforma con el mejor Cirujano de Cataluña (no quiero herir susceptibilidades) durante los últimos 40 años. Él se conforma con ser una persona admirada y querida a partes iguales por todos los que le hemos conocido. No entiende de dobleces y trapicheos. No me lo puedo imaginar de político. Bueno quizás haría una excepción por las tierra que más ama, es decir por La Fuente de San Esteban. No sería mal Alcalde.
    Se que a lo que lea esto que escribo me va a llamar para decirme : “Ricard, te has pasado un pelo”, pero me da lo mismo porque no estoy escribiendo para él, estoy escribiendo para mí, porque tengo necesidad de decir que ha sido el mejor “JEFE” que un cirujano pueda tener, capaz de enseñarte un arte tan difícil como la cirugía y al mismo tiempo darte continuas enseñanzas como persona. Enseñarte que cuando peor están las cosas es cuando más tranquilo tienes que estar. Si no eres capaz de esto, dedícate a otra cosa
    Sólo lamento no estar presente el dia de la celebración, pero al mismo tiempo esto me ha dado una excusa perfecta para volver a esta hermosa tierra. Lo haré, y tanto que lo haré.
    Un abrazo enorme a José Manuel, un beso a Gloria y a hijos e hijas.
    Me olvidaba. Gracias aSoy Cirujano. Tengo 66 años y por mor de la ley de la función pública estoy jubilado.
    Sin embargo soy feliz, perdón ahora soy muy feliz, y lo soy porque acabo de conocer que el lugar donde nació José Manuel Sanchez-Ortega le va a dedicar una calle a su nombre. Soy muy feliz porque conozco a José Manuel desde hace treinta años. Ello me permite intuir que el reconocimiento de su Pueblo, le satisface infinítamente más que si hubiera hecho lo mismo Barcelona, Madrid o Nueva York. José Manuel es así porque es buena persona, legal, amigo de sus amigos…y casi de todo el mundo- No le gusta el “paripé”. No le gusta la ostentación.
    Él se conforma con el mejor Cirujano de Cataluña (no quiero herir susceptibilidades) durante los últimos 40 años. Él se conforma con ser una persona admirada y querida a partes iguales por todos los que le hemos conocido. No entiende de dobleces y trapicheos. No me lo puedo imaginar de político. Bueno quizás haría una excepción por las tierra que más ama, es decir por La Fuente de San Esteban. No sería mal Alcalde.
    Se que a lo que lea esto que escribo me va a llamar para decirme : “Ricard, te has pasado un pelo”, pero me da lo mismo porque no estoy escribiendo para él, estoy escribiendo para mí, porque tengo necesidad de decir que ha sido el mejor “JEFE” que un cirujano pueda tener, capaz de enseñarte un arte tan difícil como la cirugía y al mismo tiempo darte continuas enseñanzas como persona. Enseñarte que cuando peor están las cosas es cuando más tranquilo tienes que estar. Si no eres capaz de esto, dedícate a otra cosa
    Sólo lamento no estar presente el dia de la celebración, pero al mismo tiempo esto me ha dado una excusa perfecta para volver a esta hermosa tierra. Lo haré, y tanto que lo haré.
    Un abrazo enorme a José Manuel, un beso a Gloria y a hijos e hijas.
    Me olvidava, gracias aSoy Cirujano. Tengo 66 años y por mor de la ley de la función pública estoy jubilado.
    Sin embargo soy feliz, perdón ahora soy muy feliz, y lo soy porque acabo de conocer que el lugar donde nació José Manuel Sanchez-Ortega le va a dedicar una calle a su nombre. Soy muy feliz porque conozco a José Manuel desde hace treinta años. Ello me permite intuir que el reconocimiento de su Pueblo, le satisface infinítamente más que si hubiera hecho lo mismo Barcelona, Madrid o Nueva York. José Manuel es así porque es buena persona, legal, amigo de sus amigos…y casi de todo el mundo- No le gusta el “paripé”. No le gusta la ostentación.
    Él se conforma con el mejor Cirujano de Cataluña (no quiero herir susceptibilidades) durante los últimos 40 años. Él se conforma con ser una persona admirada y querida a partes iguales por todos los que le hemos conocido. No entiende de dobleces y trapicheos. No me lo puedo imaginar de político. Bueno quizás haría una excepción por las tierra que más ama, es decir por La Fuente de San Esteban. No sería mal Alcalde.
    Se que a lo que lea esto que escribo me va a llamar para decirme : “Ricard, te has pasado un pelo”, pero me da lo mismo porque no estoy escribiendo para él, estoy escribiendo para mí, porque tengo necesidad de decir que ha sido el mejor “JEFE” que un cirujano pueda tener, capaz de enseñarte un arte tan difícil como la cirugía y al mismo tiempo darte continuas enseñanzas como persona. Enseñarte que cuando peor están las cosas es cuando más tranquilo tienes que estar. Si no eres capaz de esto, dedícate a otra cosa
    Sólo lamento no estar presente el dia de la celebración, pero al mismo tiempo esto me ha dado una excusa perfecta para volver a esta hermosa tierra. Lo haré, y tanto que lo haré.
    Un abrazo enorme a José Manuel, un beso a Gloria e hijos.
    Me olvidaba, gracias a La Fuente de San Esteban por ser capaz de retornar parte del cariño que alguien tan valioso ha mostrado durante toda su vida por su queridísimo puedo natal.

    1. Soy Cirujano. Tengo 66 años y por mor de la ley de la función pública estoy jubilado.
      Sin embargo soy feliz, perdón ahora soy muy feliz, y lo soy porque acabo de conocer que el lugar donde nació José Manuel Sanchez-Ortega le va a dedicar una calle a su nombre. Soy muy feliz porque conozco a José Manuel desde hace treinta años. Ello me permite intuir que el reconocimiento de su Pueblo, le satisface infinítamente más que si hubiera hecho lo mismo Barcelona, Madrid o Nueva York. José Manuel es así porque es buena persona, legal, amigo de sus amigos…y casi de todo el mundo- No le gusta el “paripé”. No le gusta la ostentación.
      Él se conforma con el mejor Cirujano de Cataluña (no quiero herir susceptibilidades) durante los últimos 40 años. Él se conforma con ser una persona admirada y querida a partes iguales por todos los que le hemos conocido. No entiende de dobleces y trapicheos. No me lo puedo imaginar de político. Bueno quizás haría una excepción por las tierra que más ama, es decir por La Fuente de San Esteban. No sería mal Alcalde.
      Se que a lo que lea esto que escribo me va a llamar para decirme : “Ricard, te has pasado un pelo”, pero me da lo mismo porque no estoy escribiendo para él, estoy escribiendo para mí, porque tengo necesidad de decir que ha sido el mejor “JEFE” que un cirujano pueda tener, capaz de enseñarte un arte tan difícil como la cirugía y al mismo tiempo darte continuas enseñanzas como persona. Enseñarte que cuando peor están las cosas es cuando más tranquilo tienes que estar. Si no eres capaz de esto, dedícate a otra cosa
      Sólo lamento no estar presente el dia de la celebración, pero al mismo tiempo esto me ha dado una excusa perfecta para volver a esta hermosa tierra. Lo haré, y tanto que lo haré.
      Un abrazo enorme a José Manuel, un beso a Gloria y a hijos e hijas.

      Me olvidaba, gracias a La Fuente de San Esteban por ser capaz de retornar parte del cariño que alguien tan valioso ha mostrado durante toda su vida por su queridísimo puedo natal.

  13. Felicito al cirujano MAS GRANDE del mundo mundial
    Un ángel de médico bajado del cielo para curar, aliviar, dar paz ,tranquilidad y sosiego
    Sus manos mágicas son invencibles frente a cualquier mal, lo curan todo
    Su gran capacidad de trabajo, dedicación y tesón con la medicina hacen de el un médico excelente

    José Manuel desprendes una calidad y riqueza humana inigualable
    Siempre con la sonrisa puesta y tu GRAN CORAZON cautivas a la gente
    Eres único
    Gracias por estar a nuestro lado
    Imprescindible en mi vida i en la de los míos

    Como diría Pelayo un “extraterrestre” …. No puede ser de este mundo un ser tan FANTÁSTICO … que reúna todas y cada una de las mas mejores cualidades

    Te felicito por ser el ser humano mas bondadoso y con el corazón más grande del mundo
    Nuestro gran amigo

  14. ¡Hola Dr. Ortega! Soy Pilar López (Administración turno de tarde, ya jubilada), ayer me hicieron llegar la noticia de la distinción que recibirá al ponerle su nombre a una calle de su pueblo. Esa persona me lo comunicó porque sabe cuánto le aprecio, y efectivamente así es.

    Han sido muchos años trabajando en la misma clínica y durante todo ese tiempo usted siempre dispensó un trato muy cordial y cercano al personal de la administración, fuera cual fuera el cargo desempeñado. Siempre fue un caballero, educadísimo y un gran médico pero tengo que decir que mejor persona, si ello es posible.

    Dr. Ortega, recuerdo los años en la clínica con un cariño inmenso, parecíamos tal cual una familia, es más, me atrevería a decir que lo éramos porque yo así lo siento.

    Qué cantidad de estupendos momentos vivimos en la clínica y que usted recordará, la celebración de la fiesta del Primero de Mayo con las Hermanas en el jardín, las cenas de Navidad del personal de la clínica, la celebración conmemorativa de los 25 años de la clínica, las despedidas de solteros, los nacimientos de bebés…

    Y ya que estamos siendo sinceros, permítame decirle que tenía usted una inmejorable imagen a nivel médico y como persona, no sabe la cantidad de comentarios amables y agradecidos que nos hacían llegar los pacientes, el personal, las enfermeras ( y le pongo un ejemplo que siempre me ha parecido muy simpático: «¡cómo se nota cuando opera el Dr. Ortega porque la cicatriz parece un bordado!»), no se merecía usted menos.

    Y lo que recuerdo con emoción fue la cena de despedida por mi jubilación de la clínica que tan amablemente compartió con mis compañeros y mis hijos.

    He de decirle que ha sido un privilegio conocerle y tratarle. Siempre le agradeceré de todo corazón que estuviera al lado de mi familia y mío en unos momentos muy tristes, dándonos todo su apoyo y ánimo.

    Enhorabuena por esta distinción, ¡qué acertada!, disfrútela al máximo. Dr. Ortega, hágalo extensible a Gloria y a sus hijos. Un abrazo muy, muy cordial mío y de mis hijos, Begoña y Álex.

    Pilar López

    ¡Hola Dr. Ortega! Soy Begoña, me alegro muchísimo de que le distingan con este reconocimiento en su pueblo. Se merece esto y mucho más. Pude conocerle en la clínica mientras mi madre trabajaba en la administración y concuerdo punto por punto con lo que ella le ha dicho. Disfrute del momento que no es para menos, ha de ser súper emocionante ver que tanta gente le quiere y le respeta, eso se gana con los años y con el buen hacer hacia las personas. Un placer conocerle, es usted todo un caballero. ¡Olé, Dr. Ortega!

    Begoña

  15. Como discípulo suyo y cirujano de su servicio durante muchos años, le profeso una grandísima admiración y un agradecimiento infinito, ha sido un grandisimo privilegio tenerte como maestro, amigo y jefe, gracias a tí he aprendido a ser cirujano, mejor persona y ha amar esta profesión.
    Muchas gracias «JEFE»

  16. Por razones burocráticas que no biológicas, como dice un compañero en un comentario anterior, me vi en la tesitura de relevar en la jefatura del Servicio de Cirugía del Hospital del Mar al Prof. Sánchez-Ortega. Un Servicio al que se incorporó, desde el Hospital de la Esperanza, y antes del Hospital de Bellvitge y antes del Hospital de Sant Pau, y en el que se encontró con serias dificultades que, sólo con su personalidad y bien hacer quirúrgico pudo capear. Unos años que han marcado la forma de hacer y entender la cirugía en el hospital. Su compromiso con la “comunidad quirúrgica” se ha extendido más allá de la práctica de la cirugía, ocupando cargos relevantes en las sociedades científicas. Las dos cosas han hecho que haya recibido múltiples galardones (entre ellos el Premio Virgili de la Sociedad Catalana de Cirugía, acto en el que fueron tomadas las fotos que ilustran el artículo).
    Desde el punto de vista profesional, relevar a una figura como el Prof. Sánchez-Ortega, no era nada fácil, más si se viene de otro centro hospitalario y con otra “cultura” quirúrgica. Pero no fue así. Todo fue sencillo, extremadamente sencillo, todo fueron facilidades, todo se convirtió en un “Como tú quieras”; “Qué quieres que haga”; “En que puedo ayudar”, … aun sabiendo que algunas cosas podían modificar de forma sustancial la línea (su línea) seguida en los últimos años. Su generosidad es comparable a su bien hacer quirúrgico. Es un orgullo poder seguir contando con su presencia (y sus comentarios) en el Servicio.
    Desde el punto de vista personal, he ganado un amigo, al que me hubiera gustado descubrir mucho antes.
    No es difícil, con estos antecedentes personales y profesionales, entender el homenaje de sus paisanos, dedicándole una calle en su lugar de nacimiento. TODOS LOS CIRUJANOS (y especialmente los del Hospital de Mar y de la Universitat Autònoma de Barcelona) ESTAREMOS CONTIGO DURANTE LA EFEMÉRIDE (aunque desgraciadamente solo unos pocos podrán hacerlo de forma física).

  17. Como Digestologo, Jefe de servicio de Digestivo, Como actual Director del Hospital del Mar y sobre todo como amigo no puedo estar mas de acuerdo con este homenaje y añadir que hay pocas personas que yo haya conocido tan unanimemente apreciadas como médico, cirujano y persona que Jose Manuel Sanchez Ortega. me uno al homenaje de su pueblo natal, y añado el mío propio y el de todos los de nuestro hospital.
    Felipe Bory

  18. Dr. Sánchez-Ortega:

    Casi todo está dicho sobre usted; yo añado un adjetivo: ¡¡¡ENTRAÑABLE!!!

    Echo en falta su saludo, su sonrisa y el «¿cómo estás?» siempre que nos cruzábamos…

    La Fuente de San Esteban está orgulloso de usted; yo, de haberlo conocido.

    Un abrazo,

    Blanca García

Responder a JULIAN GARCÍA Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *