Emilio Muñoz: el Mourinho de los toros

 Emilio Muñoz, desde su actual puesto de comentarista en el canal televisivo Toros, recuerda al entrenador portugués José Mourinho con su eterna cara de cabreo. Con buscar responsables, siempre lejos de la realidad y estar con la escopeta cargada para atacar a quienes no son de su cuerda. Sobre todo si se trata de la afición de Madrid y más concretamente del Tendido 7, al que detesta más que la monja Sor Lucía Caram a España. Porque, el de Triana, que tantas veces necesita un bozal que silencie sus bobadas,  pregona por el torito anovillado, con los pitones mutilados o el triunfalismo por la proliferación de orejas a cualquier precio. Por eso, con su esa eterna cara de cabreo que tanto recuerda a Mourinho, enseguida salta contra los presidentes, aficionados… O a la escasa prensa decente que queda en estos tiempos donde el periodismo está al servicio del poder y a hacer el cado gordo a toreros y ‘sistema’, en vez de denunciar tantos males como existen en la Fiesta.

Y es que no se puede entender como un torero que jamás encajó en Las Ventas, donde su mayor premio fue una vuelta al ruedo en casi ¡40 tardes! ahora sea la estrella en las retransmisiones taurinas. Es tan inconcebible cómo si, imaginen, el nuevo gobierno le da a Puigdemont la cancillería de Asuntos Exteriores. O a Otegui la Dirección General de la Guardia Civil. Porque para ese puesto, el mismo que ahora degrada Emilio Muñoz, hay infinidad de profesionales que aman y respeta a la plaza de Las Ventas con su afición. Nunca a quien con su cara de cabreo solo sabe que insultar a esa sabia afición y a los presidentes, mientras busca esa Fiesta ligt del triunfalismo y el torito mocho.

 

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *