CAPEA-ROBLES. Tras su huella en el toreo

El Niño de la Capea y Julio Robles han vuelto a la pomada esta temporada del 50 aniversario de la alternativa. El primero de ellos, además, honrando al traje de luces ya la Tauromaquia con la histórica tarde de Guijuelo donde volvió a vestir el terno de luces para regalarnos una lección maestra. La del temple el poso y la torería. Una lección que además es el broche de oro de una generación tan auténtica como la de los 70 que escribió tantas páginas gloriosas y donde El Niño de la Capea fue uno de sus iconos. 

Su brillo está presente a lo largo del año, al igual que el de Julio Robles –sin olvidar a Roberto Domínguez, la otra gran figura de esta cosecha-, que acaparan el recuerdo de los aficionados de todo el orbe taurino, tanto europeo como en las naciones taurinas del otro lado del Atlántico.

En recuerdo a tanta grandeza y a los maravillosos años que protagonizaron se escribió el libro CAPEA-ROBLES (50 años de competencia y torería). Se trata de una obra que desde su salida a la luz a nadie ha dejado indiferente y en el corto espacio de cuarenta días han logrado superar la cifra de los ¡2.000 ejemplares vendidos! Sin duda un enorme éxito para un libro taurino, convirtiéndose en el más demandado por todas las aficiones que se impregnan en su lectura para volver a sentir lo ecos de una de las rivalidades más auténticas vividas en el toreo.

A principios de junio, aproximándose la efemérides de las alternativas de los dos protagonistas, la obra ve vio la luz en Madrid, para proseguir después presentaciones en Salamanca, Ávila, Pamplona y Barcelona. Después, en las próximas semanas será llevado ante las aficiones de diferentes puntos de España y Francia, que pueden volver a sentir los latidos de dos colosos. De aquel Niño de la Capea y Julio Robles, que auparon taurinamente a Salamanca a lo más alto, además de ser una de las referencias de la época. Y protagonistas de una época que ha vuelto a la actualidad, además de quedar plasmada en tinta en CAPEA-ROBLES (50 años de competencia y torería), un libro convertido en la principal referencia literaria taurina del presente año.

———————————————————————————————————————

PD: Si alguien está interesado en adquirir la obra y no está en su librería de cabecera, puede hacerlo de las siguientes maneras:

A) Enviando un correo a: capearobles@gmail.com

B) A través de un whatsapp en los teléfonos 606822539.

El precio para Península, Baleares y Canarias es de 23 euros (dedicado y gastos de Correos incluidos)

C) Para Colombia, México, Venezuela y Perú el precio es de 33 euros.

Presentación en Madrid. De izquierda a derecha el coronel de la GC Manuel Sánchez Corbí; el ex Gobernador Civil de Salamanca, Jaime Royo-Villanova; el periodista, Juan Miguel Núñez; Victoriano Valencia, apoderado de Julio Robles; el jurista José Ramón García y el periodista charro Antonio Regalado.
El Niño de la Capea, protagonista de la obra al recibir el primer libro.
El Casino de Salamanca, abarrotado en la presentación charra.
Otro aspecto de la presentación en Salamanca.
El autor, junto a la obra.

Acerca de Paco Cañamero

En tres décadas juntando letras llevo recorrido mucho camino, pero barrunto que lo mejor está por venir. En El Adelanto me enseñaron el oficio; en Tribuna de Salamanca lo puse en práctica y me dejaron opinar y hasta mandar, pero esto último no me gustaba. En ese tiempo aprendí todo lo bueno que sé de esta profesión y todo lo malo. He entrevistado a cientos y cientos de personajes de la más variopinta condición. En ABC escribí obituarios y me asomé a la ventana de El País, además de escribir en otros medios -en Aplausos casi dos décadas- y disertar en conferencias por toda España y Francia. Pendiente siempre de la actualidad, me gustan los toros y el fútbol, enamorado del ferrocarril para un viaje sugerente y sugestivo, y una buena tertulia si puede ser regada con un tinto de Toro. Soy enemigo del ego y de los trepas. Llevo escrito veintisiete libros -dos aún sin publicar- y también he plantado árboles. De momento disfruto lo que puedo y me busco la vida en una profesión inmersa en época de cambios y azotada por los intereses y las nuevas tecnologías. Aunque esa es otra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *